Especialistas alertan sobre la incidencia de gastroenteritis infantiles en verano y entregan consejos para prevenirla

La gastroenteritis se presenta con cólicos, fiebre, diarrea y malestar general, afectando principalmente a niños y niñas en la época de verano, lo que se complejiza en el caso de quienes asisten a jardines infantiles y salas cunas. Los virus que generan esta enfermedad pueden transmitirse, a través de superficies y por contacto físico, por lo que su prevención resulta compleja en el caso de menores de dos años.

La pediatra de Clínica Los Carrera, Dra. Elisa Rojas, explicó que independiente del tipo de virus, ya sea, rotavirus, norovirus adenovirus entérico o hepatitis A, este “se transmiten rápidamente, y tienen una duración aproximada entre 3 a 7 días”, por esto, la profesional afirmó que el lavado de frutas, verduras y otros alimentos, en especial los que puedan sufrir alteraciones a causa de las altas temperaturas, es fundamental para prevenir la enfermedad. También destacó que en esta época del año es muy importante beber sólo agua potable. Si no se dispone de ella, primero debe hervirse.

Según la especialista de Clínica Los Carrera, por su carácter viral, se debe prestar atención a los síntomas que genera esta inflamación de la mucosa del tracto gastrointestinal, a fin de evitar focos de contagios. Entre los síntomas de la gastroenteritis se destacan cólicos intestinales, fiebre, diarrea y malestar general, los que en el caso de los niños será necesario tratar con una adecuada hidratación mediante el consumo de agua potable, agua embotellada sin gas, o sales hidrantes indicadas por el pediatra.

Dra. Rojas también recomendó disminuir la fiebre quitando capas de ropa o utilizando paños tibios, y suministrando antipiréticos, pues afirma que “existe una preocupación habitual entre las mamás que es la diarrea. Sin embargo, no es posible dar medicamentos para evitarla, puesto que es parte del mecanismo para eliminar el virus” aclaró.

La profesional afirmó que estas infecciones virales pueden generarse por temporadas, y que de hecho, existe un alza de infecciones de rotavirus y norovirus durante los meses de invierno, mientras que durante el verano suelen responder al aumento del consumo de alimentos crudos, los cuales generan más diarreas de causa bacteriana, en la mayoría de los casos por intoxicación alimentaria. Por lo cual, la pediatra entrega algunas recomendaciones y precauciones para evitar el riesgo de contagios entre los niños:

  • Mantener un buen aseo, en especial en verano.
  • Limpiar objetos que utilicen los niños o niñas.
  • Lavado frecuente de manos con agua y jabón.
  • Utilizar artículos personales de manera absolutamente individual.
  • Desinfectar las superficies duras.
  • En el caso de viajes a lugares donde cambie la composición del agua, se recomienda consumir sólo agua embotellada.
  • Evitar el consumo de alimentos crudos.

La Dra. Elisa Rojas recalcó la importancia de mantener una adecuada hidratación y agregó que el vómito exacerba la deshidratación, por lo que “debemos estar atentos a síntomas como boca y lengua seca, no mojar pañales o disminución de orina, fontanela hundida entre otros”.

Finalmente, indicó que “si hay fiebre y los padres no pueden manejarla, si el niño o niña se encuentra decaído o tiene vómitos a repetición, dolor abdominal intenso, diarrea frecuente o con sangre, deben acudir a un servicio de urgencias para que sean atendidos a la brevedad”.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La demanda de hígados de donantes para pacientes trasplantados supera la oferta, y más del 15% de los pacientes en lista de espera mueren al cabo de un año. Un nuevo estudio internacional ofrece apoyo para aumentar el uso del trasplante de hígado de donante vivo (THDV) en los países occidentales y reducir el desequilibrio entre la oferta y la demanda de órganos, según publican sus autores en el 'Journal of Hepatology', la revista oficial de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado.