Comisión de Salud de Diputados despachó a la Sala proyecto que crea la ley de endometriosis

Establecer una norma marco que no solo reconozca la enfermedad de la endometriosis, sino que, además, promueva y garantice el cuidado integral de niñas y mujeres, fijando sus derechos, tales como acceder a un diagnóstico y atención oportunos, es el objetivo del proyecto que crea la Ley de endometriosis, aprobado por la Comisión de Salud.

En votación unánime, se respaldó la propuesta y las indicaciones presentadas por el diputado Ricardo Celis (IND-PPD), su principal promotor. Con ello, quedó lista para ser analizada por la Sala de la Cámara.

Se estima que, en Chile, una de cada diez mujeres en edad reproductiva sufre endometriosis. Ello afecta su salud sexual y reproductiva, su calidad de vida y bienestar. Además, entre las mujeres que presentan infertilidad, el 40% se asocia a este trastorno.

La enfermedad se caracteriza por la presencia de tejido similar al endometrio (el revestimiento del útero), pero fuera de este. Esto provoca una reacción inflamatoria crónica y puede provocar la formación de tejido cicatricial dentro de la pelvis o en otras partes del cuerpo.

En nuestro país y el mundo su detección es difícil y se tarda cerca de 10 años antes de encontrar una solución. Además, algunas mujeres presentan dolor crónico e invalidante. El tratamiento, en tanto, es con analgésicos, terapia hormonal o cirugía.

Por ello, esta normativa promueve un acceso a un diagnóstico temprano y a un tratamiento eficaz.

Detalle de la norma

Su objetivo central es promover y garantizar la atención médica y el cuidado integral de la salud de las niñas y mujeres que presenten o pudiesen presentar endometriosis y mejorar su calidad de vida.

Entre los derechos se incluye el optar a un diagnóstico temprano a través de una evaluación médica precisa y accesible. Además, se consagran los cuidados necesarios para el resguardo de la salud mental y física.

El Estado propiciará esta atención a través de la red de los centros de atención primaria u otros pertenecientes a la red pública o, también, mediante convenios con instituciones de salud privada. Asimismo, el acceso a la información, medicamentos, terapias, medicinas complementarias y ayudas técnicas, de manera oportuna y eficaz, considerando la edad y diagnóstico de la persona.

La paciente podrá ser derivada a centros para el tratamiento de endometriosis. En tal caso, se priorizarán las alternativas de convenios de apoyo con universidades u otras organizaciones afines, incorporando áreas de investigación básica o clínica. El Estado deberá definir los centros de referencia de cirugía de alta complejidad para casos más complicados.

Un reglamento del Ministerio de Salud determinará qué establecimientos de salud podrán tener dicha categorización y que zonas geográficas quedarán cubiertas por cada uno de ellos.

Por otra parte, el Estado apoyará tratamientos de criopreservación de ovocitos para preservar la fertilidad u otros tratamientos que persigan proteger la salud sexual y reproductiva de las niñas y mujeres.

Protección laboral e invalidez

La norma se hace cargo del pago oportuno de las licencias médicas que se otorguen por esta razón. En el caso de pacientes con endometriosis incapacitante, que se ven impedidas de trabajar, el Estado las apoyará en la tramitación de pensiones de invalidez.

El Ministerio de Salud estará a cargo de la elaboración de protocolos y orientaciones médicas para dar cumplimiento a la ley. Además, se promueve la participación ciudadana y de organizaciones, en especial, las que agrupen a pacientes de endometriosis.

También se contempla la creación de un Consejo Consultivo que asesore a la cartera en formulación de políticas, investigación científica y prácticas de prevención, entre otros aspectos.

Igualmente, incluye la incorporación de datos estadísticos para generar políticas públicas, incentiva la investigación y promueve medidas de educación sobre la enfermedad.

Por último, se determina que la endometriosis no será causa de discriminación en ningún ámbito y fija sanciones para quienes incumplan la ley.

 

Compartir este artículo

Artículos relacionados

Muchos han planteado la hipótesis de que las bacterias y otros microorganismos vivos "amigables" consumidos a través de la dieta pueden desempeñar un papel importante en la salud. Es probable que la reducción en el consumo de microbios en la dieta haya contribuido a una microbiota intestinal "empobrecida", lo que puede conducir a un desarrollo inadecuado del sistema inmunitario y a un aumento de las enfermedades crónicas, entre otros resultados negativos para la salud. Un grupo de científicos completó la primera estimación a gran escala de cuántos microbios vivos consumen diariamente los estadounidenses. Los resultados se publican en el Journal of Nutrition.
Las personas que responden mucho a los alimentos perdieron más peso y, lo que es más importante, tuvieron más éxito en mantener las libras usando una nueva intervención alternativa para bajar de peso que tiene como objetivo mejorar la respuesta de una persona a las señales internas de hambre y su capacidad para resistir los alimentos, informó un equipo dirigido por expertos de la Universidad de California en San Diego en la edición en línea del 18 de mayo de 2022 de JAMA Network Open.
La investigación, dirigida por el Murdoch Children's Research Institute (MCRI) y publicada en el Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, encontró que el parto por cesárea, ya sea con o sin trabajo de parto, electivo o de emergencia, en comparación con el parto vaginal no tiene impacto en la probabilidad de alergia alimentaria a los 12 meses de edad. El estudio señaló que, del 30 por ciento nacido por cesárea, el 12,7 por ciento tenía alergia alimentaria en comparación con el 13,2 por ciento nacido por vía vaginal.
La monitorización de fármacos terapéuticos (TDM) se refiere al principio de utilizar concentraciones sanguíneas de productos biofarmacéuticos para guiar las decisiones terapéuticas. EULAR, la Alianza Europea de Asociaciones de Reumatología, ha desarrollado un conjunto de nuevos "puntos a considerar" para apoyar la TDM en personas con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas inflamatorias.