El ejercicio regular y una dieta saludable podrían mejorar las probabilidades de sobrevivir al cáncer y reducir el riesgo de recurrencia

Participar en actividad física regular y seguir una dieta saludable podría ayudar a los sobrevivientes de cáncer a aumentar su probabilidad de supervivencia a largo plazo y reducir las probabilidades de que su cáncer regrese, según las pautas recientemente publicadas por la Sociedad Estadounidense del Cáncer para sobrevivientes de cáncer.

«Desde la perspectiva de un paciente con cáncer, estas son las cosas que puede hacer por sí mismo, para ayudarse a sí mismo», dijo Kerry Courneya, investigadora del cáncer y profesora en la Facultad de Kinesiología, Deporte y Recreación.

Courneya es el único coautor no estadounidense de las pautas, que fueron compiladas por un comité de expertos en nutrición, oncología, actividad física, salud comunitaria y disparidades en la salud.

Las nuevas pautas son una actualización de las recomendaciones de salud anteriores publicadas en 2006 y 2012. La última edición recopila datos y evidencia de una década que identifican la actividad física regular y una dieta saludable como dos de los factores modificables más importantes en la salud a largo plazo para sobrevivientes de cáncer.

Según Courneya, mientras que las ediciones anteriores se centraron en las mejoras en la salud y la calidad de vida, las directrices más recientes se centran en la recurrencia y la supervivencia del cáncer, y los factores del estilo de vida que pueden estar relacionados con estos resultados.

«Esas son probablemente las mayores preocupaciones de cualquier persona diagnosticada con cáncer», comentó.

Las pautas sugieren que, idealmente, la evaluación y el asesoramiento nutricional y de actividad física deberían comenzar lo antes posible después del diagnóstico y continuar durante todo el tratamiento y la supervivencia.

«Si está interesado en mejorar sus probabilidades con cosas que puede hacer usted mismo, los datos muestran que el ejercicio, la nutrición y el estilo de vida pueden mejorar sus posibilidades de supervivencia», enfatizó.

Información específica para cánceres específicos

La información presentada en las pautas está segmentada por tipo de cáncer, lo que permite a los proveedores de atención médica y a los sobrevivientes de cáncer informarse sobre recomendaciones nutricionales o de actividad física basadas en evidencia para su tipo particular de cáncer, en muchos casos.

«Así es como piensan los oncólogos, así es como piensan la mayoría de los pacientes con cáncer. Un paciente con cáncer de mama quiere saber qué dieta ayudará con el cáncer de mama, qué ejercicio ayudará con el cáncer de mama. Los oncólogos quieren ver la evidencia para el grupo de pacientes en particular que están tratando», dijo Courneya.

El vínculo entre el ejercicio y mejores resultados para los pacientes con cáncer no está establecido para todos los tipos de cáncer. Sin embargo, las pautas destacan que el ejercicio conduce a un menor riesgo de recurrencia y una mayor probabilidad de supervivencia para tres tipos comunes de cáncer: cáncer de mama, próstata y colon.

El ejercicio tiene el potencial de reducir el riesgo de recurrencia del cáncer a través de una variedad de mecanismos, explicó Courneya, quien ocupa una Cátedra de Investigación de Canadá en Actividad Física y Cáncer y es miembro del Instituto de Investigación del Cáncer del norte de Alberta. Estos mecanismos incluyen estimular el sistema inmunitario para activar y atacar las células cancerosas, reducir la inflamación general del cuerpo y reducir los riesgos relacionados con las hormonas sexuales.

«Sabemos que el estrógeno está relacionado con el crecimiento del cáncer de mama y la testosterona está relacionada con el crecimiento del cáncer de próstata. El ejercicio puede tener un impacto en este tipo de hormonas sexuales», explicó.

Los datos que informaron las directrices se basan principalmente en estudios observacionales, puntualizó Courneya, por lo que los próximos pasos incluirán ensayos controlados aleatorios a gran escala.

“Estos son los estudios experimentales que dan una respuesta definitiva a si adoptar o no estos cambios después de un diagnóstico de cáncer provoca una mejora en la supervivencia y el riesgo de recurrencia”, dijo.

Courneya apuntó que las personas acuden a la Sociedad Estadounidense del Cáncer para obtener información precisa sobre todo lo relacionado con el cáncer, por lo que «que publiquen pautas que digan que creemos que la actividad física y la nutrición son importantes, eso influirá en muchos sobrevivientes de cáncer».

Agregó que también puede resultar influyente para las organizaciones de cáncer y los centros de tratamiento, alentándolos a incorporar componentes de estilo de vida en su programación.

«Creo que esa es la esperanza, asegurarme de que esto reciba mucha más atención entre las organizaciones cuyo mandato es ayudar a los sobrevivientes de cáncer, además de informarles a los sobrevivientes de cáncer que estos son comportamientos importantes que deben realizar además de los tratamientos médicos que salvan vidas”, concluyó.

Las pautas se publicaron en CA: A Cancer Journal for Clinicians.

 

 

 

Compartir este artículo

Artículos relacionados

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) realizó una investigación sobre la sostenibilidad de la dieta chilena, arrojando que la alimentación de cada persona produce diariamente 4,67 kg CO2eq y un consumo de 4.177 litros de agua. Estos valores estarían por sobre las medias mundiales por persona/día (780 litros).