Un estudio encuentra que un ‘supergen’ es prometedor para prevenir la obesidad

Casi tres décadas después de descubrir por primera vez el «súper gen» Par-4 supresor de tumores que ha demostrado matar las células cancerosas, un equipo de investigadores del Centro Oncológico Markey de la Universidad de Kentucky ahora está aprendiendo sobre su papel en la prevención de la obesidad, una enfermedad que afecta a más de 1.900 millones de personas en todo el mundo.

Vivek Rangnekar, Ph.D., director asociado del Markey Cancer Center del Reino Unido y de la Cátedra Alfred Cohen de Investigación Oncológica, descubrió por primera vez el Par-4 y su papel en la muerte celular en el tejido de la próstata en 1993. Desde entonces, estudios posteriores revelaron que el Par -4 -4 es un supresor de tumores y que el aumento de la expresión de Par-4 previene el crecimiento tumoral. Rangnekar y su equipo también encontraron que los «súper ratones» modificados genéticamente para sobreexpresar Par-4 eran resistentes al cáncer.

Además del papel del Par-4 en la supresión del cáncer, una investigación reciente publicada por el equipo de Rangnekar en Frontiers in Oncology ha descubierto un nuevo papel para el Par-4 como predictor de la futura obesidad en hombres y mujeres. El estudio muestra que la falta de Par-4 en ratones condujo a una mayor absorción de grasa y acumulación de grasa en las células de almacenamiento de grasa (adipocitos), lo que resultó en el desarrollo de obesidad. Estos ratones también tenían problemas de salud secundarios, como hígado graso y resistencia a la insulina, que comúnmente se asocian con la obesidad. Sin embargo, restaurar genéticamente el gen Par-4 faltante revirtió la obesidad, haciendo que los ratones se inclinaran nuevamente.

Curiosamente, los ratones con la misma dieta y actividad física que los ratones normales, pero que carecían de Par-4, aún se volvieron obesos.

«Este hallazgo recuerda a las personas a las que les resulta difícil controlar su peso incluso cuando controlan su dieta o realizan suficiente ejercicio», dijo Rangnekar.

«En tales situaciones, nuestra investigación indica que puede haber una explicación genética», sostuvo.

Además, el estudio muestra que la pérdida de Par-4 puede servir como predictor para las personas que podrían estar en riesgo de desarrollar obesidad más adelante en la vida. En colaboración con el Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales del Reino Unido (CCTS) y la Universidad de Lund en Suecia, estos investigadores también encontraron que una expresión más baja de Par-4 estaba asociada con la obesidad en hombres y mujeres.

«El riesgo de desarrollar obesidad es significativamente mayor en individuos que tienen niveles bajos de Par-4 en comparación con aquellos que tienen niveles altos de Par-4», dijo Rangnekar.

«Nuestro trabajo revela una función novedosa del supresor de tumores Par-4 en la regulación de la obesidad y avanza significativamente en los campos de la biología, fisiología y metabolismo de los adipocitos», comentó el investigador.

La investigación futura está analizando estrategias de tratamiento que pueden ser útiles para superar la obesidad e inhibir el cáncer asociado a la obesidad, incluido un ensayo clínico en curso en el Markey Cancer Center del Reino Unido que usa un medicamento para elevar el Par-4 en pacientes con cáncer.

«La misión del Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales del Reino Unido (CCTS) es reunir a médicos, investigadores y comunidades para acelerar la traducción de los descubrimientos de la ciencia básica en mejoras tangibles en la salud», dijo Philip A. Kern, director del CCTS del Reino Unido.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La convocatoria incluye a todas las personas desde los 60 años de edad, al personal de salud, las personas inmunocomprometidas y pacientes crónicos desde los 12 años de edad, y para la próxima semana que inicia el lunes 5 de diciembre están convocadas las personas priorizadas que hayan recibido al menos una dosis de refuerzo hasta el 19 de junio de este año.