Cuantificando los microbios vivos en tu plato

Muchos han planteado la hipótesis de que las bacterias y otros microorganismos vivos «amigables» consumidos a través de la dieta pueden desempeñar un papel importante en la salud. Es probable que la reducción en el consumo de microbios en la dieta haya contribuido a una microbiota intestinal «empobrecida», lo que puede conducir a un desarrollo inadecuado del sistema inmunitario y a un aumento de las enfermedades crónicas, entre otros resultados negativos para la salud. Pero uno de los primeros pasos para comprender el papel de los microbios dietéticos en la salud es cuantificar la cantidad de microorganismos vivos que consumimos hoy en nuestras dietas, a través de alimentos y suplementos probióticos.

Un grupo de científicos completó la primera estimación a gran escala de cuántos microbios vivos consumen diariamente los estadounidenses. Los resultados se publican en el Journal of Nutrition.

Para crear la estimación, los científicos recurrieron a una base de datos dietética y de salud bien establecida de EE. UU., la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES). Si bien esta base de datos contiene amplia información sobre los alimentos consumidos diariamente por los estadounidenses, carece de información sobre cuántos microbios vivos contienen esos alimentos.

Como primer paso, los expertos en ciencia de los alimentos y fermentación asignaron a cada alimento de la base de datos un rango estimado de microbios vivos por gramo, creando categorías de alimentos con niveles bajos, medios y altos de microbios vivos. Los alimentos en la categoría «alta» (más de 10 7unidades formadoras de colonias por gramo, o ufc/g) eran principalmente alimentos lácteos fermentados como el yogur, los encurtidos fermentados o el kimchi. Las frutas y verduras frescas y sin cocer también fueron buenas fuentes de microorganismos vivos, representados en la categoría «media» (10 4 a 10 7 ufc/g).

Usando los datos de NHANES de 2001 a 2018 para casi 75 000 niños y adultos, los científicos encontraron que alrededor del 20 % de los niños y el 26 % de los adultos consumían alimentos con altos niveles de microorganismos vivos en su dieta. Tanto niños como adultos aumentaron su consumo de estos alimentos durante el período de estudio de 18 años.

El análisis de NHANES fue financiado por una subvención de la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (ISAPP) y la idea fue una extensión de un grupo de discusión de expertos realizado en la reunión anual de ISAPP de 2019. Una publicación anterior de un subconjunto de estos mismos autores describe la hipótesis detrás de esta idea.

La directora científica ejecutiva de ISAPP, la Dra. Mary Ellen Sanders, señaló que la publicación es parte de un esfuerzo global más grande entre los científicos para determinar cómo los microbios dietéticos vivos pueden contribuir a la salud.

Sanders explicó que los microorganismos cuantificados en este estudio no son necesariamente probióticos.

«Por definición, un probiótico debe estar bien definido y tener un beneficio para la salud demostrado en una dosis cuantificada. Sin embargo, los microbios vivos asociados con los alimentos como categoría, generalmente no cumplen con los criterios de un probiótico”, afirmó.

Según el coautor, el Prof. Colin Hill, del APC Microbiome y de la University of College Cork, de Irlanda, no hay duda de que los microbios que comemos afectan nuestra salud.

“Cuando pensamos en microbios en nuestros alimentos, a menudo pensamos en patógenos transmitidos por los alimentos que causan enfermedades o probióticos que brindan un beneficio para la salud documentado. Pero también es importante explorar los microbios dietéticos que consumimos en alimentos fermentados y crudos. Es muy oportuno estimar la ingesta diaria de microbios por parte de las personas en la sociedad moderna como un primer paso hacia una evaluación científica de la importancia de los microbios dietéticos en la salud y el bienestar humanos», señaló el autor.

Los próximos pasos para este grupo son determinar la asociación de microbios dietéticos vivos con puntos finales de salud recopilados en la base de datos NHANES.

 

 

 

 

 

Compartir este artículo

Artículos relacionados

Los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, han creado un nuevo modelo de tejido hepático que permite seguir los pasos de la regeneración del hígado con más precisión de lo que era posible hasta ahora. Con ello, esperan aprovechar la capacidad regenerativa del hígado para tratar enfermedades crónicas, según publican en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.