Estudio muestra que un IMC excesivamente alto también está asociado con la diabetes tipo 1

Una nueva investigación publicada en Diabetología y presentada en la reunión anual de 2022 de la Asociación Estadounidense de Diabetes en Nueva Orleans, Luisiana (Estados Unidos), muestra que un índice de masa corporal (IMC) excesivamente alto en adolescentes está relacionado con el desarrollo de diabetes tipo 1 (la forma más asociada con complicaciones autoinmunes), y no solo la tipo 2 generalmente asociada con exceso de peso.

El estudio es realizado por el profesor Gilad Twig, Centro Médico Sheba, Israel y colegas.

La diabetes tipo 1 se conoce tradicionalmente como diabetes infantil y ocurre en niños de cualquier edad y peso, aunque también puede desarrollarse en la adolescencia y hasta bien entrada la edad adulta. Sin embargo, la epidemia de diabetes que crece rápidamente en casi todos los países hoy en día consiste principalmente en casos de diabetes tipo 2, vinculados a factores de riesgo como la obesidad / sobrepeso, baja actividad física y aumento del comportamiento sedentario.

Los autores comentan que existe reciente evidencia de un vínculo entre la obesidad y varias enfermedades autoinmunes. Una posible explicación es que los niveles elevados de adipocinas y citocinas inflamatorias asociadas con la obesidad disminuyen la autotolerancia al promover procesos proinflamatorios que conducen a la diabetes.

«Factores adicionales asociados con la obesidad pueden contribuir al desarrollo de la autoinmunidad, incluida la deficiencia de vitamina D, el consumo de una dieta rica en grasas y la modulación de la microbiota intestinal. Dado que hubo una asociación entre adolescentes la obesidad y la diabetes tipo 1, incluso cuando se excluyen aquellos con condiciones autoinmunes preexistentes, factores adicionales pueden vincular la obesidad específicamente con la diabetes tipo 1», resaltan.

Explican que se han sugerido varios mecanismos biológicos para explicar la asociación entre la obesidad y la diabetes tipo 1.

La hipótesis del «acelerador» sugiere que tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 son causadas por la resistencia a la insulina en contraste con varios antecedentes genéticos que afectan la tasa de pérdida de las células beta productoras de insulina en el páncreas y, por lo tanto, finalmente dan como resultado la presentación clínica de la diabetes.

Según esta hipótesis, la creciente demanda de insulina hace que las células beta sean más «antigénicas» (propensas a la autodestrucción) y, por lo tanto, acelera su pérdida a través de lesiones autoinmunes.

«Proyecciones terribles»

Los autores concluyen: «Nuestros hallazgos tienen implicaciones para la salud pública. La prevalencia de la obesidad adolescente está aumentando en todo el mundo a un ritmo alarmante, con proyecciones terribles para el futuro cercano. Actualmente se estima que casi el 60% de los jóvenes estadounidenses de hoy (rango de edad, 2 -19 años) desarrollará obesidad a la edad de 35 años, la mayoría de ellos en la adolescencia, y la mitad progresará a obesidad severa».

El estudio actual proyecta que alrededor de 1 de cada 8 (12.8%) de los casos recién diagnosticados de tipo 1 pueden atribuirse a un peso anormalmente excesivo en la adolescencia. Por lo tanto, con el aumento de los niveles de obesidad, especialmente de la forma grave, podemos esperar que el aumento anual actual en los casos de tipo 1 (que oscila entre +2% y +4% en la mayoría de los casos altos) será aún más pronunciada.

«Nuestro estudio se suma a la creciente evidencia sobre los peligros para la salud asociados con la obesidad adolescente. La obesidad adolescente no sólo se correlaciona con la aparición de diabetes tipo 2 en adultos, como se informó anteriormente, sino también con la diabetes tipo 1. Es necesario seguir trabajando para desentrañar esto«, finalizan.

Compartir este artículo

Artículos relacionados