Chile tiene uno de los peores menús infantiles del mundo en patios de comidas

Una investigación realizada en cinco países de Latinoamérica y Europa analizó los menús infantiles en patios de comidas. El Dr. Samuel Durán, académico de la Universidad San Sebastián y quien desarrolló el estudio en Chile, explica los factores que sitúan al país como el peor en cuanto a su oferta poco saludable.

La nutrición infantil es un desafío para la salud pública a nivel internacional, con una prevalencia de obesidad que alcanza el 29,5%, entre los alumnos de Kinder en Chile, según cifras de la JUNAEB. Por eso, investigadores de Brasil, Chile, Croacia, Hungría y Portugal analizaron 192 menús infantiles en patios de comidas de sus capitales, para saber qué están comiendo los niños cuando van al mall.

El estudio, liderado por la Universidad de Oporto (Portugal) y que en Chile estuvo a cargo de la Universidad San Sebastián, concluye que en ninguno de los países existe hoy una oferta saludable de alimentos para los niños.

Los datos son alarmantes: más del 75% de los restaurantes ofrecen menús compuestos principalmente por alimentos procesados, frituras y azúcares.

Samuel Durán, doctor en Nutrición y director del Magíster en Nutrición en Salud Pública USS, ejecutó la investigación en Chile con el análisis de los menús infantiles disponibles en 66 restaurantes de distintos malls de la capital, tanto de comida rápida como “no tan rápida”, referida a restaurantes italianos y asiáticos.

Chile, no saludable

En términos generales, Chile y Hungría ofrecen los menús infantiles menos saludables entre los países estudiados.

Sin embargo, explica el Dr. Durán, “en Hungría, al menos, existen alternativas un poco más saludables, mientras que en Chile, el restaurant que alcanzó el mayor nivel llega solo a 2,5 puntos”, en una escala donde recién a los 5 puntos se puede considerar como “un poco saludable”.

Es decir, todo lo que se entrega en Chile para niños, es no saludable”, enfatiza.

Entre los ítems analizados, Chile figura con cero oferta de legumbres y sopas, versus otros países que las ofrecen dentro de sus menús. Tampoco contamos con opciones para niños con alergias alimentarias, ni con información nutricional disponible, algo que sí tienen los demás países del estudio.

Dentro de los alimentos que con más frecuencia aparecen en los menús están las carnes rojas (94%), que si bien son una buena fuente de proteína, hierro y vitamina B12, en exceso puede traer consecuencias negativas, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, y otras patologías crónicas.

Con respecto a los postres, no contamos con opciones de fruta (0%), y tenemos el segundo lugar como el país con mayor oferta de dulces altos en azúcares (levemente debajo de Portugal, que lidera con un 39%, frente a un 36% de Chile).

Lo mismo pasa con los bebestibles, donde nada más que un 5% de los locales tienen opción de agua, siendo las bebidas azucaradas el principal líquido que se entrega a los niños. “El consumo de bebidas azucaradas incrementa las caries dentales, aumenta el riesgo de obesidad y otros problemas de salud asociados”, dice Durán.

El académico advierte que las frituras -el contenido más disponible en los menús infantiles chilenos- aportan gran cantidad de lípidos y grasas saturadas que alteran el organismo de forma negativa, por lo tanto, hay que reducir su consumo. “Los niños no deben estar expuestos a grandes cantidades de frituras, ni consumir de manera tan frecuente como ocurre ahora”, señala el académico.

Lo único bueno de los resultados en Chile, asegura el Dr. Durán, es que aquí no existen juguetes de regalo con las comidas chatarra, gracias a la Ley de Etiquetado de Alimentos.

Recomendaciones para mejorar

Durán asegura que, “si bien la Ley de Etiquetado ha ayudado, no se hace cargo de incentivar a ofrecer alimentos más saludables a los niños, por lo que es urgente una actualización de la ley. Se necesitan cambios normativos exigibles, como en otras partes del mundo”.

La investigación apunta a la necesidad de mejorar la disponibilidad de alimentos, con el objetivo de promover hábitos saludables entre niños y niñas. Por ejemplo, dentro de las proteínas, se recomienda una mayor disponibilidad de pescados.

En acompañamientos, sugiere opciones de palitos de verduras en vez de papas fritas, o que se ponga mitad de papas fritas y mitad de palitos de zanahoria, apio o pepino. “Se pueden buscar opciones para que esta comida ocasional sea más consciente y lo menos dañina posible”, señala el académico y ex Presidente del Colegio de Nutricionistas.

Durán también advierte que los restaurantes deberían disponer de agua libre para los niños, para reducir su ingesta de bebidas azucaradas. Y respecto de los postres, entregar fruta picada (no entera) para incentivar a los niños más pequeños a elegirlas.

Finalmente, señala que es fundamental mejorar la calidad de educación en torno a la alimentación, principalmente desde el hogar. “Cada vez más, las familias comen fuera, en lugares de comida chatarra o piden a través de aplicaciones de delivery. Entonces, incorporan estos hábitos a los niños desde muy pequeños, y no se logra una educación nutricional adecuada”, asegura.

 

Fuente:https://www.uss.cl/

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) añadió la duración del sueño a su lista de verificación de salud cardiovascular. Esto es parte del cuestionario "Life's Essential 8" (Los ocho esenciales de la vida) que mide ocho áreas clave para determinar la salud cardiovascular de una persona.
Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19. Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19.