Alto índice de infección asintomática por COVID-19 entre los trabajadores de las tiendas de alimentación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

De acuerdo a un estudio publicado en la revista Occupational & Environmental Medicine, los trabajadores de supermercados o tiendas de alimentación, especialmente aquellos que se desempeñan de cara al cliente, tienen cinco veces más probabilidades de dar positivo para Covid-19.

Además, entre los que dieron positivos, tres de cada cuatro no presentaron síntomas, lo que sugiere que estos trabajadores clave podrían ser un importante reservorio de infección, señalaron los investigadores.

Actualmente la mayor parte de las investigaciones publicadas para analizar riesgo de contagio se han centrado principalmente en trabajadores de la salud. Para intentar determinar el riesgo en otro tipo de puestos considerados esenciales, los autores estudiaron a 104 empleados de una tienda de comestibles en Boston, Massachusetts.

A cada empleado se le hizo en mayo de este año una prueba de SARS-CoV-2, el virus responsable de la infección por COVID-19. Antes de entregar la muestra, los participantes del estudio completaron cuestionarios detallados sobre: ??su estilo de vida; historial médico; historial de empleo; patrones de trabajo y rol en la tienda; ir y venir del trabajo; y las medidas de protección que pudieron tomar contra las infecciones en el trabajo.

También se les pidió que proporcionaran información sobre COVID-19, incluidos los síntomas y la exposición a cualquier persona con SARS-CoV-2 confirmado durante los últimos 14 días. La información sobre salud mental se obtuvo de dos cuestionarios validados para la depresión y la ansiedad: PHQ-9 y GAD-7.

Uno de cada cinco (21 de 104) trabajadores dio positivo por SARS-CoV-2, lo que indica una prevalencia del 20% en ese momento. Esto fue significativamente mayor que la prevalencia de la infección en la comunidad local en ese momento: 0,9-1,3%.

Tres de cada cuatro de los que dieron positivo (76%) no tenían síntomas. Y de los que dieron positivo, la mayoría (91%) tuvo un rol de cara al cliente en comparación con el 59% de los que dieron negativo.

Los trabajadores en roles de atención al cliente tenían cinco veces más probabilidades de dar positivo en la prueba que sus colegas en otros tipos de roles, después de tener en cuenta factores potencialmente influyentes, como la prevalencia del SARS-CoV-2 donde vivían. Aquellos en funciones de supervisión tenían seis veces más probabilidades de hacerlo.

Noventa y nueve empleados completaron los cuestionarios de salud mental: 24 trabajadores informaron al menos una ansiedad leve. Solo la mitad (46%) de ellos dijeron que podían practicar el distanciamiento social de manera constante en el trabajo, mientras que la mayoría (76%) de los que no estaban ansiosos pudieron hacerlo.

Se consideró que ocho empleados estaban levemente deprimidos por las respuestas al cuestionario. Eran menos propensos a practicar el distanciamiento social de manera constante en el trabajo y más propensos a viajar hacia y desde el trabajo en transporte público o en viajes compartidos en comparación con aquellos que no estaban deprimidos.

Aquellos que podían viajar a pie, en bicicleta o en su propio automóvil tenían un 90% menos de probabilidades de informar síntomas depresivos.

Este es un pequeño estudio observacional de trabajadores en una tienda en una ciudad en un momento dado, que se basó en informes subjetivos y, como tal, no puede establecer la causa, advierten los investigadores.

Sin embargo, dicen: “Este es el primer estudio que demuestra la significativa tasa de infección asintomática, los riesgos de exposición y la angustia psicológica asociada de los trabajadores esenciales del comercio minorista durante la pandemia”.

Y señalan: “Una vez que los trabajadores esenciales se infectan con el SARS-CoV-2, pueden convertirse en una fuente de transmisión importante para la comunidad a la que sirven”.

A juicio de los autores, estos hallazgos están en línea con “las recomendaciones de políticas de que los empleadores y los funcionarios gubernamentales deben tomar medidas para implementar estrategias preventivas y arreglos administrativos, como métodos para reducir el contacto interpersonal, pruebas repetidas y de rutina de los empleados del SARS-CoV-2, para garantizar la salud y seguridad de los trabajadores esenciales “.

Y añaden: “Nuestro importante hallazgo de salud mental requiere acción para brindar servicios integrales de asistencia a los empleados para ayudar a los trabajadores esenciales a enfrentar la angustia psicológica durante la pandemia COVID-19”.

 

 

Artículos relacionados

La decisión se adoptó luego de que en el más reciente informe ICovid se informara que el R efectivo de la Región Metropolitana (la velocidad de propagación del virus) se había elevado a 1,15, es decir, a un nivel similar al que existía a mediados de mayo, en la antesala de la primera ola de la pandemia.