Los impactos del terremoto en la salud gastrointestinal de los chilenos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Sin lugar a dudas el terremoto del pasado 27 de febrero afectó la vida de los chilenos en muchos ámbitos y la salud no es excepción. El Dr. René Albán, gastroenterólogo de Integramédica, conversó con Ciencia y Salud sobre cómo el terremoto impactó en la salud gastrointestinal de los chilenos y cuáles son los desafíos de la especialidad para dar respuesta a estos problemas.

¿Cuáles son los motivos de consulta más frecuentes?

Dentro de la especialidad existen varias patologías, algunas dependientes de la estación del año y de las fechas, usualmente temporadas festivas y otras que presentan un número importante de pacientes durante todo el año. En este primer grupo, esta es la temporada de las  diarreas y tenemos desde el norte hasta el sur varios focos donde se han presentado brotes diarreicos, pero acá en Santiago usualmente durante todo el año la principal de las manifestaciones son las enfermedades de tipo inflamatorio del estómago y del colon.

¿Qué caracteriza a estas complicaciones?

Dentro de las gástricas una gran parte de ellas se ven asociadas a una bacteria que se llama Helicobacter pylori, que anteriormente era desconocida, pero que hoy en día se ha podido investigar y se sabe que hay algunos serotipos de los cuales uno potencialmente se asocia a la producción de cáncer de estómago. Es la única bacteria reconocida que puede provocar cáncer de estómago.

En los problemas  colónicos una de las principales  manifestaciones, independientemente de la edad, es la constipación o estreñimiento, usualmente como manifestación de otras enfermedades o como una enfermedad propiamente tal. Resulta que esto, dependiendo de los diversos grupos etarios, se suma otras patologías que complican los cuadros, por ejemplo a partir de los 45 a 50 años sobre todo en mujeres, encontramos problemas con divertículos, hemorroides, fisuras, etc. En menores de edad, encontramos enfermedades infecciosas, inflamatorias,  pólipos o  problemas de carácter inmunológico.

¿El terremoto ha tenido algún impacto en la salud gastrointestinal de los chilenos?

Han aumentado las patologías de componentes nerviosos. A modo de ejemplo, nosotros tenemos que tratar a pacientes que vienen con patologías realmente importantes o severas, como es el caso de las constipaciones o estreñimiento, recibimos pacientes que no vienen por dos o tres días de estitiquez, vienen por semanas o aun meses con problemas de dificultad para la evacuación.

¿Cómo enfrentan a este tipo de pacientes?

Primero hay que descartar una serie de patologías orgánicas, porque una cosa es la parte orgánica donde hay lesiones propiamente tales inflamatorias, erosivas, tumorales, ulcerales y otra cosa es  la parte funcional…si lo comparáramos burda y toscamente con un auto, una cosa es que me pegue un choque y otra cosa es quedarse sin bencina.

En el caso de las constipaciones funcionales, muchas veces tienen un fuerte componente psicogénico y resulta que en esa circunstancia, una de las principales recomendaciones es tratar de entrar al baño en tranquilidad, sin embargo  nos han tocado pacientes que no pueden entrar al baño porque tienen el temor a que se pueda repetir el movimiento telúrico y entran en verdaderas crisis de pánico. Tengo pacientes que luego de haber estado varios meses bien, casi sin medicación, haciendo las indicaciones higiénico-dietéticas que recomendamos, ahora literalmente vienen y hay que darles una sobrecarga de laxantes.

¿Qué ocurre respecto al síndrome de intestino irritable?

Respecto a los síndromes del intestino irritable, también hay varios tipos donde predomina o la variedad constipación-estreñimiento, o la variedad con diarrea. Definitivamente hemos tenido un alza en el número de diarreas de carácter funcional o psicogénicas, porque el internista o el médico general ya no sabe que más hacer con esos pacientes, porque les hace todos los exámenes correspondientes y son problemas ocasionados por diferentes factores que ha traído a colación el terremoto, problemas  económicos o personas que no pueden dormir, y eso también es parte del tubo digestivo.

El estado emocional es clave entonces

Todo es parte del tubo digestivo. El segundo gran órgano del cuerpo que tiene más cantidad de células nerviosas es el tubo digestivo, incluso es considerado como el segundo cerebro y en estas circunstancias también se ve bastante afectado.

Cuáles son los desafíos que presentan estos pacientes en relación al manejo clínico

Es importante analizar el desafío desde varios puntos de vista. El fármaco que se vende en la farmacia no trae soluciones, simplemente es algo que nos ayuda a que el paciente pueda lograr coordinar sus problemas hacia una solución a pequeño, mediano o largo plazo. El hecho de recetar algún ansiolítico o algún medicamento neuroléptico que me ayuden con la parte química del cerebro, no significa que le voy a resolver el problema. Existen otros problemas que lamentablemente no podemos cambiar, por ejemplo uno no puede prometer al paciente que no va a haber otro movimiento sísmico.

El entregarle al paciente distintos tipos de técnicas conductistas en la parte psicológica se complementa con la parte farmacológica, pero no lo es todo. También tenemos un desafío en llenar esa parte que nosotros mismos, como personas, no podemos decirle a alguien que no va a suceder más.

Cuándo es necesario acudir a una consulta

No existe un parámetro exacto para la consulta, pero sí existe lo que denominamos signos de alarma. Si en la parte superior del estómago, persistentemente durante un tiempo más allá de lo prudente que puede ser dos semanas o un mes, puedo reconocer un grupo de alimentos que si los consumo me van a generar una serie de síntomas como hinchazón, distensión, acidez, reflujo, etc, eso no se va  arreglar solo. Si adicionado a esto hay problemas de pérdida de peso importante, más de dos o tres kilos en un mes, sin hacer régimen o trabajo físico de acondicionamiento, sangrado de deposiciones, náuseas, vómitos, afectación del estado general significa que esos son signos de alarma por problemas del tubo digestivo que no se van a arreglar solos.

Adicionalmente, antecedentes de ciertos tipos de enfermedades, problemas ambientales como el  trabajo en labores determinadas que potencialmente tienen riesgos físicos, químicos, radioactivos o presentan riesgo para el cuerpo en general. Es una suma de eventos que van a llevar a consultar al especialista para minimizar el impacto o arreglar los daños que hayan.

 

Artículos relacionados