La terapia antirretroviral reduce en un 92% el riesgo de transmisión del VIH

Sólo con recibir un tratamiento adecuado, una persona seropositiva reduce hasta en un 92% el riesgo de transmitirle el VIH a su pareja por vía heterosexual. Este número era un porcentaje desconocido hasta ahora y corresponde a los resultados de un estudio que publica “The Lancet” y que fue efectuado por un grupo de  investigadores de distintas instituciones de EEUU y África. Según los autores, las conclusiones constituyen una prueba más de la importancia de extender el tratamiento antirretroviral a todos aquellos que lo necesiten.

Tanto la cantidad de VIH en la sangre de la persona infectada y la cantidad de células defensivas para hacerle frente con que cuente, son dos factores fundamentales que influyen en la capacidad del paciente para transmitir el virus a otro individuo. Y este sobre estos dos aspectos en los que se centra principalmente la terapia antirretroviral actúa: disminuye la carga viral en sangre y aumenta los CD4 (las defensas) a los seis meses de iniciado el tratamiento. Esta información era manejada desde el inicio de la mezcla de fármacos para combatir el sida, sin embargo a la fecha se desconocía en qué grado este tratamiento disminuía el riesgo de transmisión.

Para identificar el porcentaje, el grupo de investigadores siguió durante 24 meses a 3.381 parejas heterosexuales de siete países africanos -Botsuana, Kenia, Ruanda, Sudáfrica, Tanzania, Uganda y Zambia. Uno de los miembros de cada pareja tenía el VIH y todos presentaban menos de 250 copias de linfocitos CD4,  niveles para los cuales está indicado comenzar con medicamentos. De los participantes seropositivos del trabajo, 349 (10%) iniciaron la terapia antirretroviral durante el estudio.

Al concluir la etapa de investigación 103 personas se habían infectado a través de sus parejas, pero tan sólo una de ellas pertenecía al grupo que se tomaba los fármacos. “Esto indica una reducción del 92% en el riesgo de transmisión”, concluyen los autores, quienes verificaron que tras comenzar la terapia, las parejas redujeron sus comportamientos sexuales de riesgo y empezaron a utilizar más el preservativo, lo que también influye en los resultados.

De la misma forma, los autores señalan que entre los infectados que no recibían tratamiento, “los que más posibilidades tienen de transmitir el VIH a sus parejas son los que presentan menos de 200 CD4”, por lo que la terapia es especialmente importante para estos pacientes. Sin embargo, tal y como recoge el trabajo, menos del 50% de los seropositivos en el mundo que ya han alcanzado este bajo nivel defensivo está actualmente recibiendo las medicinas.

En un comentario que acompaña al estudio, François Dabis, del Instituto de Salud Pública, Epidemiología y Desarrollo de la Universidad Victor Segalen de Burdeos (Francia), destaca que “durante el tiempo que se tarda en leer el estudio, menos de una hora, 300 nuevas infecciones por VIH se habrán registrado en África. No deberíamos seguir esperando por los resultados de más estudios observacionales ni de futuros modelos de investigación para extender un tratamiento que sabemos que es eficaz”.

Revise el trabajo publicado en “The Lancet”

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

De acuerdo al registro semanal de secuenciaciones que publica el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) en las últimas dos semanas epidemiológicas (SE 35 y SE 36) correspondientes a las dos primeras semanas de septiembre, la distribución de las variantes ha cambiado mostrando un claro retroceso para las variantes Gamma y Lambda y un evidente aumento de la presencia de las variantes Delta y Mu.
En el marco de la tercera jornada del 59° Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el ministro de Salud, Enrique Paris, intervino en la 73° sesión del Comité Regional de la OMS para las Américas en la presentación “Una respuesta integral para enfrentar la prolongación de la crisis como resultado de la Pandemia por COVID-19: la vinculación estratégica entre la salud y la economía”.