Día mundial sin tabaco 2010: Buscando la protección de las mujeres

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Como tema central para celebrar el Día Mundial Sin Tabaco 2010, este 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) escogió «Género y tabaco: la promoción del tabaco dirigida a las mujeres». Según informa la OMS, anualmente la industria tabacalera dirige campañas de publicidad extremadamente costosas hacia las mujeres a través de anuncios que explotan estereotipos de género y vinculan falsamente el consumo de tabaco con conceptos de belleza, prestigio y libertad.

El Día Mundial Sin Tabaco 2010 se centra en el daño que la promoción del tabaco y el tabaquismo causan a las mujeres. Una parte importante de cualquier estrategia integral de control del tabaco consiste en luchar contra la epidemia de tabaquismo en las mujeres. De acuerdo al organismo internacional, el Día Mundial Sin Tabaco 2010 se consagrará a poner de relieve los efectos nocivos de la promoción del tabaco dirigida a las mujeres y las niñas. También subrayará la necesidad de que las casi 170 Partes del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco prohíban toda publicidad, promoción y patrocinio con arreglo a su constitución o sus principios constitucionales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) denunció las “agresivas estrategias” de publicidad y marketing de las compañías tabacaleras para incitar a las mujeres a fumar y conseguir que este hábito sea adquirido a edades cada vez más tempranas. En una declaración, la institución señaló que “fumar es desagradable, mortal y adictivo” y no “un signo de independencia, de poder o de sofisticación”, como intenta mostrar la industria.

El director de Iniciativa Libre de Tabaco de la OMS, Douglas Bettcher, reveló que los últimos datos indican que, comparada con la de hombres (40 por ciento), la tasa de mujeres fumadoras todavía es baja (nueve por ciento). Bettcher alertó que es al grupo de países de ingresos medios y bajos al apuntan principalmente las “estrategias predadoras” de la tabaqueras para “mantener su motor de rentabilidad”.

Un reciente estudio efectuado en 151 países entre adolescentes de 13 a 15 años reveló otro dato extremadamente alarmante: en la mitad de esos países la proporción de niñas que fuman es mayor que la de niños.

El deseo de las jóvenes de participar en las tendencias “a la moda”, la idea de que fumar equivale a ser una mujer “liberada” y de que disminuye el apetito, lo que favorecería las siluetas delgadas, son algunas de las razones que se argumentan.

Las oportunidades en ese segmento son amplias para la industria si se considera que en India y China -los dos países con mayores niveles de tabaquismo- el 60 por ciento de hombres fuma, frente a entre el tres y cinco por ciento de mujeres.

La industria del tabaco, “principalmente Philip Morris y British American Tobacco, también tiene una clara estrategia” para conquistar al mercado femenino en América Latina, lo que está consiguiendo, según se deduce del hecho de que en Chile, Colombia, México, Uruguay, Argentina y Brasil las adolescentes que fuman son más que sus pares masculinos, sostuvo Bettcher.

Estos porcentajes se concretan en que de 1.000 millones de personas que fuman en el mundo, 200 millones son mujeres, una diferencia que los fabricantes de tabaco ven como una gran oportunidad para expandir su mercado.

La diferencia se reduce cuando se trata de los muertos causados por el tabaco, que son cinco millones cada año, de los que 1,5 millones son mujeres, aunque, sin medidas más drásticas para limitar el tabaquismo, la OMS estima que las víctimas mortales llegarán a ocho millones en 2030, la mayoría en países en desarrollo.

De los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo, el 20% son mujeres; sin embargo, esta cifra va en camino de aumentar. Las tasas de tabaquismo de los hombres han alcanzado su punto más alto, mientras que las de las mujeres siguen aumentando. Las mujeres constituyen un importante blanco de oportunidad para la industria tabacalera, que necesita captar nuevos consumidores para remplazar a casi la mitad de los consumidores actuales, que morirán prematuramente por enfermedades relacionadas con el tabaco.

Resulta especialmente perturbadora la prevalencia cada vez mayor de consumo de tabaco entre las niñas. En un informe reciente, Las mujeres y la salud: los datos de hoy, la agenda de mañana, se aportan pruebas de que la publicidad del tabaco se concentra cada vez más en las niñas. Los datos de 151 países indican que alrededor del 70% de las adolescentes fuman cigarrillos, frente al 12% de los chicos de la misma edad.

En el informe, la Directora General de la OMS, doctora Margaret Chan, afirma que proteger y promover la salud de las mujeres es decisivo para la salud y el desarrollo, no solo de las generaciones presentes sino también de las generaciones futuras.

El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, que entró en vigor en 2005, manifiesta alarma «por el incremento del número de fumadoras y de consumidoras de tabaco en otras formas entre las mujeres y las niñas en el mundo entero».

Aunque la campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2010 se centrará en la mercadotecnia del tabaco dirigido a las mujeres, también tendrá en cuenta la necesidad de proteger a los niños y los hombres de las tácticas de las empresas tabacaleras. Como afirma la OMS en su reporte sobre tabaco y género, publicado en 2007, las medidas generales de control del tabaco tal vez no tengan la misma o parecida eficacia en los dos sexos, por ello se debe incluir la perspectiva de género. Por consiguiente, es importante que en las políticas de control del tabaco se reconozcan y tengan en cuenta las normas, diferencias y respuestas de género con respecto al tabaco a fin de reducir el consumo de tabaco y mejorar la salud de hombres y mujeres en todo el mundo.

En otro informe de 2007, Sifting the evidence: gender and tobacco control, (Revisión de la evidencia: género y control del tabaco) la OMS afirmó que tanto los hombres como las mujeres necesitan tener información completa acerca de los efectos del consumo de tabaco que son específicos de uno y otro sexo, y recibir igual protección de la publicidad y la mercadotecnia ideadas en función del género y del desarrollo de productos de tabaco específicos para cada sexo por las empresas tabacaleras trasnacionales. Asimismo, unos y otras necesitan información que tenga en cuenta la perspectiva de género acerca de la protección frente al humo de tabaco ajeno y la exposición ocupacional al tabaco o la nicotina, así como la manera de protegerse de ellos.

En el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco se reconoce «la necesidad de estrategias de control del tabaco específicas en función del género», así como «de una plena participación de la mujer en todos los niveles de la formulación» de políticas y la aplicación de medidas de control del tabaco.

En el Día Mundial Sin Tabaco 2010 y a lo largo del año siguiente, la OMS alentará a los gobiernos a que presten particular atención a proteger a las mujeres de las tentativas de las empresas tabacaleras de atraerlas a un estilo de vida dependiente de la nicotina. Al responder al llamamiento de la OMS, los gobiernos pueden reducir la carga de ataques cardiacos mortales o incapacitantes, accidentes cerebrovasculares, cánceres y enfermedades respiratorias que son cada vez más frecuentes en las mujeres.

A lo largo del siglo XXI, el consumo de tabaco podría matar a más de 1 000 millones de personas. En consecuencia, reconocer la importancia de reducir el consumo de tabaco de las mujeres y actuar en consecuencia salvaría muchas vidas.

De los 1000 millones de fumadores que hay en el mundo, aproximadamente 200 millones son mujeres. La industria tabacalera apunta vigorosamente a las mujeres para ensanchar su base de consumidores y remplazar a los que dejan de fumar o mueren prematuramente por cáncer, ataques cardíacos, accidentes vasculares cerebrales, enfisema pulmonar u otras enfermedades relacionadas con el tabaco.

Son diferentes los motivos que inducen a fumar a los chicos y a las chicas; asimismo, el consumo de tabaco daña de modo diferente a hombres y mujeres. Aproximadamente, cada año mueren en el mundo 1,5 millones de mujeres como consecuencia del consumo de tabaco. Entender y controlar la epidemia de tabaquismo en las mujeres es una parte importante de cualquier estrategia de control del tabaquismo.

El Día Mundial Sin Tabaco 2010 se centra en el daño que la promoción del tabaco y el tabaquismo causan a las mujeres. Al mismo tiempo, pretende que los hombres cobren más conciencia de su responsabilidad de abstenerse de fumar cuando están cerca de las mujeres con quienes viven y trabajan

En la celebración del Día Mundial  sin tabaco 2o10, la OMS entrega 1o datos exactos sobre el tabaquismo y las mujeres:

1) De los 1000 millones de fumadores que hay en el mundo, aproximadamente 200 millones son mujeres.

El número de mujeres que fuman es mucho menor que el de hombres. En todo el mundo, alrededor de un 40% de los hombres fuman, por comparación con un 9% de las mujeres. Aun así, la epidemia de consumo de tabaco por las mujeres va en aumento en algunos países. Hay que realizar más investigaciones para entender las tendencias del consumo de tabaco en las mujeres

2) Hoy en día, en algunos países el número de chicas que fuman es igual al de chicos que fuman.

Una encuesta de las tendencias del tabaquismo en los jóvenes efectuada por la OMS reveló que en la mitad de los 151 países estudiados el número de chicas fumadoras era semejante al de chicos fumadores. Hay indicios de que la mayoría de estas muchachas seguirán fumando cuando sean adultas. Las prohibiciones de la publicidad del tabaco, como está previsto en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, podrían ayudar a detener el aumento del consumo de tabaco entre las chicas.

3)      Los niños y las niñas tienen diferentes motivos para empezar a fumar.
Muchas más chicas que chicos fuman porque creen, erróneamente, que ello es una buena forma de controlar su peso. La poca autoestima está asociada con el tabaquismo de las muchachas, y estudios efectuados en algunos países desarrollados indican que ellas tienen una autoestima más baja que los muchachos. Las estrategias de control del tabaquismo deben tener en cuenta que las decisiones de uno y otro sexo para empezar a consumir tabaco son influidas por diferentes factores culturales, psicosociales y socioeconómicos.

4) Cada año, 1,5 millones de mujeres mueren a causa del consumo de tabaco

Cada año, el consumo de tabaco mata a más de 5 millones de personas en el mundo, y aproximadamente 1,5 millones de estas son mujeres. La mayoría de ellas (el 75%) viven en países de ingresos bajos y medianos. Si no se toman medidas urgentes, el consumo de tabaco podría matar a casi 8 millones de personas cada año de aquí a 2030, y 2,5 millones de ellas serían mujeres.

5) Las mujeres constituyen uno de los objetivos más grandes de la industria tabacalera

La industria tabacalera dirige campañas de publicidad muy costosas hacia las mujeres mediante anuncios que explotan estereotipos de género y vinculan falsamente el consumo de tabaco con conceptos de belleza, prestigio y libertad. La industria se concentra activamente en las mujeres porque son relativamente pocas las que por ahora consumen tabaco, y cada vez tienen más poder adquisitivo para comprar tabaco.

6) Las mujeres fuman más cigarrillos de tipo «light» que los hombres

Las estrategias de mercadeo atraen a los consumidores utilizando categorías falsas como «light» o «bajo en alquitrán»: Más mujeres que hombres (63% frente a 46%) fuman cigarrillos «light» porque creen erróneamente que esto significa «más seguro». A decir verdad, las personas que fuman cigarrillos «light» suelen compensar inhalando más profunda y frecuentemente para absorber la cantidad deseada de nicotina.

7) El consumo de tabaco daña a las mujeres de manera diferente que a los hombres

Por comparación con las mujeres que no fuman, las fumadoras tienen más probabilidades de sufrir esterilidad y problemas para concebir. Fumar durante el embarazo aumenta los riesgos de parto prematuro, mortinato y muerte del recién nacido, y puede disminuir la producción de leche materna. El tabaquismo aumenta el riesgo de muchos cánceres de la mujer, en particular el del cuello uterino.

8)      El 64% de las muertes causadas por el humo de tabaco en el ambiente corresponde a las mujeres.
En todo el mundo, el humo de tabaco en el ambiente causa más de 600 000 muertes al año y el 64% de estas corresponden a mujeres. En algunos países, el humo ajeno representa una amenaza mayor para las mujeres que la posibilidad de que estas pudieran empezar a fumar. Más del 90% de la población del mundo aún no está cubierta por leyes nacionales integrales sobre la prohibición de fumar en determinados lugares.

9) Los fumadores deben evitar exponer al humo de tabaco en el ambiente a las personas con las que viven y trabajan

Es frecuente que mujeres y niños carezcan del poder para conseguir que haya lugares donde no se fume, en particular en sus propios hogares, centros de trabajo y otros lugares públicos. Toda persona, con independencia de su edad o sexo, debería estar protegida del humo del tabaco en el ambiente.

10) Controlar el consumo de tabaco por las mujeres es una parte importante de cualquier estrategia de control del tabaquismo

Los programas de prevención del tabaquismo y abandono del hábito de fumar deberían integrarse en los servicios de salud maternoinfantil y reproductiva. Las advertencias sobre los efectos nocivos del tabaco deben tener en cuenta que la tasa de analfabetismo es más alta en las mujeres, por tal motivo, hay que utilizar imágenes claras para lograr que quienes no saben leer puedan entender los riesgos para la salud relacionados con el consumo de tabaco.

Artículos relacionados