“Los pacientes que aún no han recibido el tratamiento están en su justo derecho de quejarse y el gobierno debe responder”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Dr. Carlos Pérez, Infectólogo y Director de la Red de Salud UC, conversó con Ciencia y Salud para evaluar el estado del tratamiento actual que reciben los pacientes con VIH, analizando además las dificultades que existen en la aplicación de las nuevas guías clínicas de la patología.

El viernes 11 de junio, la organización Vivo Positivo emitió un comunicado en el que expresan su malestar por el presente actuar de CONASIDA, entidad que estaría funcionando a media máquina desde que se les disminuyeron sus recursos en el año 2008 y esta situación, de acuerdo a Vivo Positivo, estaría repercutiendo en la acumulación de trabajo y retrasos en el cumplimiento de las obligaciones de este organismo, perjudicando a los usuarios VIH Sida de los programas públicos.

En la actualidad, en Chile hay aproximadamente 13 mil pacientes diagnosticados con VIH y la gran mayoría de ellos está recibiendo el tratamiento disponible en el sistema de salud público y privado. No obstante, un centenar de pacientes denunció hace algunos días que el Comité Científico Asesor de la Comisión Nacional del Sida aún está tramitando la aprobación de las solicitudes de Terapia Antirretroviral enviadas por los médicos tratantes el mes de enero pasado, vulnerando las garantías de salud que establecen que todos los pacientes tienen derecho a un tratamiento oportuno.

El doctor Carlos Pérez, Infectólogo y Director de Red Salud UC,  reconoce que la agilidad al acceso a las Terapias Antirretrovirales es uno de los puntos a mejorar por las autoridades de salud con respecto al tema del VIH Sida, enfermedad que de acuerdo a las proyecciones hechas por los especialistas podría estar presente en 40 mil chilenos que, en su mayoría, desconocen que tienen la enfermedad.

¿En base a qué criterios se realiza la proyección que establece que en Chile podría haber casi el triple de personas contagiadas, en comparación a las ya diagnosticadas?

En base a estudios que se han hecho por muestras y a donantes de sangre, se estima que entre el 0,3 a 0,4 por ciento podría estar infectado con VIH, por lo que creemos que hay un número importante de personas que están enfermas y aún no están diagnosticadas. Por eso es tan necesario que en Chile se realicen más diagnósticos al respecto, ya sea en personas que estuvieron en riesgo de exposición o simplemente en chequeos de rutina. Nosotros, como especialistas, hemos sugerido esto a las autoridades de salud, y esto se ha ido acogiendo progresivamente, cabe recordar que en el pasado era bastante más restrictivo este tema, en cambio ahora se ha ido ampliando la oferta, como ocurre ahora en que se realiza el examen a la mayoría de las embarazadas. La verdad es que hay muchas enfermedades que se pueden asociar al VIH, por lo que la realización del examen puede llegar a ser hasta rutinario. No obstante, lo que proponemos es que cualquier persona que vaya a ser hospitalizada aproveche su paso por el centro de salud y se realice el examen.

Cómo especialistas, ¿qué medidas están proponiendo al gobierno para que se pueda incentivar a las personas a realizarse el examen?

En mi opinión, es importante que se pueda ampliar la oferta en todos los sistemas de salud, públicos o privados, para que las personas se puedan realizar el examen sin mayor dificultad. Existen organizaciones no gubernamentales donde se puede hacer  el diagnóstico de forma confidencial, pero lo único que nos preocupa al respecto es que esto se haga en laboratorios que tengan controles de calidad y se haga un seguimiento al paciente.

En Chile hay muchos pacientes que se han quejado públicamente porque a pesar de haber sido diagnosticados con VIH hace meses, aún no reciben el tratamiento adecuado. ¿Por qué se da esta lentitud a la hora de acceder a las terapias?

Sé que existen retrasos en la autorización de las terapias y la llegada de los pacientes, pero ese es un problema administrativo que el Ministerio de salud tiene que resolver. El tratamiento del VIH está garantizado por ley, ya que el Auge establece garantías de acceso y oportunidad para recibir las terapias. Sin embargo, hay que señalar que después del terremoto se hizo una excepción en el AUGE en el tema de las garantías de oportunidades, debido a las urgencias que se suscitaron. Aún así, creo que no podemos perder todo lo que hemos ganado en este tema durante tantos años, en el entendido de que hay muchos pacientes que han recibido lo que se requiere a tiempo. En ese sentido, creo que los pacientes que aún no han recibido el tratamiento adecuado aún están en su justo derecho de quejarse y el gobierno debe responder.

Por el aún bajo porcentaje de enfermos de VIH en Chile, en comparación a la realidad que enfrentan otros países, ¿podemos decir que en nuestro país este mal aún no se manifiesta como pandemia?

Afortunadamente, las tasas de pacientes con VIH en el país son bastante bajas. Sin embargo, el número de casos sigue aumentando y se van acumulando. En este momento, la cantidad de mujeres infectadas en Chile está en un 17 a 20 por ciento, pero es una cifra que aumentó con el tiempo, pues en el pasado eran mucho más hombres los que tenían la enfermedad. A nivel mundial, el 50 por ciento de los enfermos son hombres y el otro 50 son mujeres, y en Latinoamérica, como promedio, el 70 por ciento son hombres y el 30 por ciento son mujeres, por lo que seguramente como país nos vamos a acercar al porcentaje latinoamericano, donde el grueso de los hombres infectados corresponden a homosexuales o bisexuales, pero cabe destacar que en el mundo la mayoría de las transmisiones de VIH ocurren en relaciones heterosexuales y por eso la educación debe ser amplia.

¿Cuáles son los métodos más efectivos para prevenir el Sida en la actualidad?

La abstinencia o el retraso en el inicio de la actividad sexual, lo que se ha comprobado en países de Africa, por ejemplo, que funciona muy bien debido a que a muy temprana edad, en general, los jóvenes tienen más parejas y toman menos precauciones. Ahora, cuando una persona ya tiene actividad sexual, se recomienda la pareja única para los dos lados y la utilización de las barreras mecánicas.

A su juicio, ¿en qué puntos nuestro país está “al debe” en lo que respecta al VIH Sida?

El tema de la prevención es un problema en todo el mundo, no sólo en Chile. Creo que tenemos que avanzar en la educación respecto a esta enfermedad y las campañas amplias de prevención. Siempre he pensado que no se trata de sacar un comercial en televisión una vez al año, si no que hay que educar de forma permanente respecto al Sida y cómo prevenirlo en los colegios, en las universidades, en el trabajo, en los regimientos…¡en todas partes! En lo que se refiere al diagnóstico, debemos aumentar la oferta del test y darle mayores facilidades a las personas para que se efectúen el examen, y desde el punto de vista del tratamiento tenemos las terapias necesarias y estamos tratando a  los pacientes con los mismos estándares en que se trata esta enfermedad en cualquier parte del mundo, pero el proceso administrativo que permite que una persona reciba el tratamiento está un poco lento y eso lo deben mejorar las autoridades sanitarias.

Artículos relacionados