FDA rechazó ‘viagra femenina’

La Food and Drugs Administration (FDA por sus siglas en inglés) rechazó la denominado viagra feminina, un fármaco orientado a solucionar los problemas de deseo sexual en las mujeres y que pretendía comercializarse en Estados Unidos. La decisión la adoptó  un comité de expertos independientes reunidos por el organismo regulador norteamericano, que acordó no aconsejar la autorización de este medicamento. Aunque los veredictos de este consejo no son vinculantes, la FDA suele seguir casi literalmente sus recomendaciones.

El fármaco que contiene flibanserina y es desarrollado por Boehringer Ingelheim, pretende ser la versión femenina de la famosa pastilla azul, aunque la decisión del organismo no fue muy sorpresiva ya que varios trabajos previos habían alertado la duda sobre la seguridad y la eficacia del producto.

Según los datos de estos ensayos, pese a que las mujeres tratadas con el fármaco conseguían mantener más encuentros sexuales tras recibir el medicamento, también las participantes que tomaron un placebo aumentaron su actividad sexual, lo que cuestionaba la efectividad final de flibanserina, que previamente se había probado como antidepresivo.

En los últimos tiempos también varios especialistas habían puesto en cuarentena el fármaco advirtiendo que el deseo sexual femenino es mucho más complejo que el masculino y que, para tratarlo, no sólo hay que tener en cuenta factores físicos y médicos, sino también psicosociales.

En Europa, está aprobado un tratamiento para resolver esta disfunción sexual –un parche de testosterona conocido como Intrinsa-, pero, hasta el momento, no ha tenido mucho éxito de ventas.

Según los especialistas, entre el 30% y el 50% de las mujeres padece algún problema que le provoca disfunción sexual, un escenario que suele aumentar con la edad (aunque los porcentajes que se manejan son algo más bajos en Estados Unidos, donde podría estar afectada entre el 9% y el 26% de la población femenina).

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.