“Las lesiones acneiformes pueden dejar cicatrices permanentes que marcan tanto física como psicológicamente a los pacientes”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El acné es una inflamación crónica de la unidad pilosebácea de la cara y de la parte superior del tórax. Se estima que el acné afecta al 85% de los jóvenes chilenos, cifra que lo ubica sin lugar a dudas como la enfermedad a la piel más prevalente, justificando su importancia como un tema de salud pública al que hay que prestar atención. El Dr. Mauricio Vera Recabarren, Coordinador del Servicio de Dermatología de la Clínica Indisa, conversó con Ciencia y Salud sobre cuál es el real impacto que tiene esta patología y cuáles son los aspectos más importantes de su tratamiento.

¿Cuál es la prevalencia del acné y en qué edad se presenta con mayor frecuencia?

El acné es más prevalente en los jóvenes entre los 14 y los 19 años. Posteriormente, el proceso tiende a remitir. Sin embargo, cerca del 5% de las mujeres y un 1% de los varones pueden todavía presentar cierta actividad a los 40 años de edad. Esto hace que sea la enfermedad de la piel más frecuente y estas cifras son muy similares en el resto del mundo.

¿Cuál es la patogenia del acné y por qué se presenta?

Los andrógenos inducen una producción de sebo excesiva. El sebo por hidrólisis, produce ácidos grasos libres que irritan el folículo pilosebáceo induciendo hiperqueratinización folicular. El sebo y la hiperqueratinización obstruyen finalmente el folículo. La proliferación intracomedón de la bacteria Propionibacterium acnes, con su actividad lipolítica e inflamatoria, produce nuevos comedones e inflamación con pápulas y pústulas.

¿Cómo afecta el acné a los jóvenes?

El acné afecta al 85% de los jóvenes chilenos. Esta enfermedad tiene importantes repercusiones sobre la calidad de vida de los personas afectadas. A  los jóvenes les produce una importante disminución  en su autoestima, que incluso les dificulta su accionar diario y su relación con el sexo opuesto. En estudios realizados en España, se encontró que el 12% de los adolescentes con acné moderado o grave ha dejado de salir de su casa alguna vez por esta afección, el 40% se siente acomplejado, el 16% siente que el acné repercute en el resultado de sus estudios, el 30% tiene problemas con sus compañeros y al 49% de los afectados les cuesta relacionarse con personas del sexo opuesto.

¿Cómo afecta el acné a los adultos?

Está demostrado que, en igualdad de condiciones, al paciente con acné le resulta más difícil encontrar trabajo que al que no lo padece. Además, las lesiones acneiformes pueden dejar cicatrices permanentes que marcan tanto física como psicológicamente a los pacientes.

¿Qué tipo de lesiones puede originar?

El comedón es la lesión más característica del acné. Este puede ser cerrado o abierto.  La pápula es una lesión evolutiva del comedón cerrado. El comedón abierto no suele dar lugar a lesiones inflamatorias, a no ser que se manipule inadecuadamente. Cuando el comedón enrojece y aumenta de tamaño puede involucionar o dar lugar a una lesión pustulosa. Otras lesiones más severas son los nódulos y los quistes. Las cicatrices son lesiones residuales que se producen como consecuencia de la destrucción de la piel, que puede ser atrófica, hipertrófica o queloide.

¿Cómo se va clasificando el grado de acné para ir definiendo tratamientos?

En el acné hay varias clasificaciones. Se puede hacer en función del tipo de lesiones predominantes (cualitativa) o del número de éstas (cuantitativa) en leve, moderado y grave. Esta última tiene utilidad a la hora de establecer el pronóstico y el tratamiento.

Actualmente,  ¿en qué consiste el tratamiento del acné?

El tratamiento del acné está orientado a corregir los factores etiológicos que contribuyen a su desarrollo, esto es: regular la secreción sebácea, evitar la obstrucción del folículo y la formación de comedones, además de disminuir la población de Pronibacterium acnes. La cantidad e intensidad de las medidas terapéuticas estará en relación a la gravedad del cuadro clínico. En la mayoría de los casos, será suficiente realizar un tratamiento tópico, ya sea con retinoides, antimicrobianos y/o antibióticos. Sin embargo, en otros casos será necesario algún tratamiento sistémico con antibióticos orales o el uso de isotretinoína.

¿Cuál es el mejor momento para que la persona consulte?

Idealmente cuando aparecen los comedones, que son los puntos negros y  blancos,  y  las espinillas. Esto debido a que el tratamiento precoz tiene muy buenos resultados, evitando así la producción de cicatrices, que va a afectar la calidad de vida de los pacientes.. Sin embargo, si la persona consulta en estado tardío cuando ya hay nódulos o  quistes, la posibilidad de presentar cicatrices como secuela es mucho más alta. Por eso la importancia que los pacientes consulten en forma precoz y oportuna al especialista. En los casos de acné leve, habitualmente se utilizan preparados tópicos como retinoides, antimicrobianos o antibióticos que producen una muy buena respuesta en el paciente.

¿Qué ocurre en el caso de que las lesiones sean mayores?

En primer lugar es muy importante evaluar al paciente con una completa historia clínica y examen físico. En algunos casos será necesario realizar algún estudio hormonal para descartar hiperandrogenismo o el Síndrome del Ovario Poliquístico. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes, los niveles de las hormonas son normales. En los pacientes con acné inflamatorio moderado se puede agregar antibióticos sistémicos derivados de las tetraciclinas, al tratamiento tópico, tratando de no mezclar antibióticos tópicos con sistémicos para evitar crear resistencia. En los casos recidivantes y severos, la isotretinoína es una muy buena alternativa, que requerirá realizar estudios de análisis sanguíneos  previo y durante el tratamiento.

¿Cuál es la importancia de una consulta temprana para un buen tratamiento del acné?

Como ya lo mencioné anteriormente en esta conversación, lo más importante es la  consulta precoz y el tratamiento indicado por un especialista, esto no solo en los  adolescentes sino que también en personas adultas. Lo otro importante a tener en cuenta, es que algunas personas que presentan lesiones acneiformes, podrían tener una enfermedad sistémica de base, que es necesario descartar. Por eso es importante la pesquisa precoz, porque en esos casos se solicitan exámenes específicos, pudiéndose derivar en forma oportuna a otros especialistas como endocrinólogos o ginecólogos para su tratamiento. En este tipo de casos el manejo es multidisciplinario.

¿Qué ocurre por ejemplo con todas las cremas y productos que se ofrecen a los jóvenes como una solución para el acné?

El gran problema que tenemos en Chile es la automedicación. Somos muy buenos para automedicarnos y le hacemos caso a todo el mundo, a la vecina, a los familiares y a los amigos. Cuando no resulta nada, entonces recién consultamos al especialista. Es muy importante que la atención  sea hecha por el especialista y no por personas que no entienden sobre el tema.

Existe además mucha mitología que ronda al tema y que es bueno aclarar. ¿Influye la comida en la aparición del acné?

Existe controversia en la literatura médica con respecto al rol de los alimentos y el posterior desarrollo de acné. Sin embargo, estudios recientes sugieren que existen algunos factores de la dieta occidental, como el elevado consumo de hidratos de carbono refinados, grasas saturadas, productos lácteos y ácidos grasos omega-6, que podrían aumentar la secreción sebácea y los andrógenos  a nivel de la glándula sebácea, favoreciendo el desarrollo de acné. Por lo tanto, es conveniente llevar una dieta equilibrada y disminuir en lo posible el consumo de alimentos con alta carga glicémica, especialmente en aquellos pacientes que presentan algún trastorno endocrino.

¿Influye el estrés en la aparición de acné?

El estrés aumenta la excreción de esteroides suprarrenales que influyen sobre las glándulas sebáceas pudiendo empeorar, de esta forma, las lesiones de acné.

Artículos relacionados