Prohíben uso e importación de efedrina y sus derivados

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Desde que en marzo de 2009 se incautaron en el país 1.187 kilos de efedrina que iban a ser enviados a México para ser utilizados como precursores químicos para la fabricación de drogas ilícitas como la metanfetamina, tanto la efedrina como la pseudoefedrina se instalaron en el ojo del Ministerio de Salud como compuestos que debían ser regulados.

Pese a la dura reacción la autoridad de salud de entonces, el ministro Alvaro Erazo, el tema pasó a segundo plano hasta que el actual secretario de la cartera, Jaime Mañalich, anunció el desarrollo de un proyecto de reglamento que prohibirá la comercialización de medicamentos que contengan efedrina o el resto de sus derivados como la pseudoefedrina y norefedrina.

La decisión de la autoridad se basa en un estudio de la fundación Paz Ciudadana que estableció un alto consumo de metanfetaminas entre delincuentes. Según datos del  Instituto de Salud Pública (ISP), este tipo de principios activos se encuentran presentes 322 variedades de medicamentos entre los que destacan los descongestionantes nasales, antialérgicos e inhaladores bronquiales.

Según informó el ministro Mañalich, el Ministerio de Salud emitió un decreto que prohíbe la importación y comercialización de la efedrina, seudoefedrina y norefedrina como principio activo para la formulación de estos fármacos lo que en la práctica implica que a partir de seis meses estos medicamentos no podrán comercializarse en el país.

“Hemos enviado el decreto a trámite. Y hemos dado tiempo para que la industria farmacéutica se adapte a que este medicamento no va a estar disponible, por lo tanto, va a tener que producir descongestionantes o antigripales que no contengan seudoefedrina, sino otra formulación”, explicó Mañalich.

De acuerdo a lo señalado desde el ministerio de Salud, la industria farmacéutica tendrá un plazo de seis meses para buscar un sustituto a estos principios activos a partir de la entrada en vigencia del  decreto, normativa que actualmente se encuentra en la etapa de toma de razón por parte de la Contraloría General de la República. “En el proyecto hemos estimado un plazo de seis meses, para que progresivamente muchos medicamentos que tienen este compuesto puedan ir reemplazándolo, suspendiéndolo y permitir un paso suave hasta esta situación de prohibición”, explicó Mañalich.

El ministro de Salud declaró que a través de esta medida disminuirá el consumo de estos remedios, que se utilizan para tratar gripes comunes, pero además para aumentar el metabolismo, lo que lo convierte en una de las drogas más potentes y adictivas.

Molestia en la industria

La regulación de la efedrina y sus derivados es un tema que complica a una parte de la industria farmaceútica. La Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos (Asilfa), a través de su vicepresidente ejecutiva,  María Angélica Sánchez, señaló que la medida atenta contra la salud de la población, opinión similar a la expresada a principios de 2009 a Ciencia y Salud, tras conocerse el decomiso de efedrina.

Sobre el decreto que actualmente emitió el Ministerio, Sánchez explicó que “si la autoridad sanitaria decide formalmente prohibir la fabricación y comercialización de medicamentos con pseudoefedrina, no hay otro principio activo que reúna las mismas características de eficacia y seguridad, lo que dejará a la población sin un medicamento probadamente seguro y eficaz”.

De acuerdo a la representante de Asilfa, los decomisos realizados a la fecha corresponden a materia prima pura y no de la síntesis de los medicamentos que contienen este compuesto. “Para poder extraer la seudoefedrina de los comprimidos y jarabes se requieren equipos y técnica y miles de comprimidos para tener la droga pura y utilizarla como precursor de drogas ilícitas”, señaló Sánchez.

Sin embargo este argumentó fue desestimado por el senador Jaime Orpis (UDI), quien a través de su labor legislativa y por medio de la Corporación La Esperanza ha sido uno de los grandes impulsores para la regulación de este tipo de compuestos. Orpis señaló que, según un estudio realizado por la Drug Enforcement Administration de Estados Unidos (DEA), las cantidades recuperadas de pseudoefedrina de los comprimidos variaron entre un 40% a 75%.

“La relativa facilidad de su extracción indica que esto podría ser una fuente fácilmente accesible de material precursor para la síntesis de la metanfetamina”, explicó Orpis, opinión coincidente con lo expresado a Ciencia y Salud el 2009. Por otra parte, la secretaria ejecutiva del Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes (Conace), Francisca Florenzano, señaló que esta medida que se viene trabajando desde el 2009, corresponde con lo que se está realizando en el mundo en esta materia afirmando que “sí hay sustitutos. Efectivamente estas sustancias han sido prohibidas en otros países, como Estados Unidos”.

Artículos relacionados