Avances en el tratamiento y resolución de la presbicia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La presbicia es una condición que presenta una disminución paulatina de la visión de cerca y que se inicia generalmente en la cuarta década de la vida. El Dr. Claudio Assadi, oftalmólogo y Director Médico del Centro Europeo de Oftalmología, especialista en problemas de la visión, conversó con Ciencia y Salud sobre los aspectos más importantes y el tratamiento actual para la presbicia.

¿Cómo se define la presbicia?

La presbicia es un fenómeno normal del envejecimiento del ojo que afecta en teoría al 100% de las personas a partir de los 45-50 años de edad. Está causado por un envejecimiento de la unidad cristalino – cuerpo ciliar, que son responsables de la acomodación en el ojo que es el mecanismo que nos permite cambiar el foco de la visión de lejos a la de cerca,  mediante el cambio de la forma del cristalino. Con la edad empieza a disminuir esa capacidad hasta que no es posible producir esa acomodación y se genera la presbicia. Esto se traduce básicamente en la pérdida de la capacidad de la lectura de cerca.

¿Qué define la edad de aparición de la presbicia?

La edad de aparición de la presbicia es variable según las costumbres de cada persona. Por ejemplo, una persona que es un gran lector o que trabaja permanentemente en un computador, probablemente se va a ver afectado más precozmente de su presbicia que una persona que no utiliza mucho su visión cercana. Hay factores que “retardan” la aparición de la presbicia, como por ejemplo la miopía. La gente miope tiende a compensar la presbicia y ésta le aparece mucho más tarde. La persona se va dando cuenta que tiene problemas con la visión de cerca y en forma espontánea empieza a alejar los objetos o la lectura hasta una distancia que le permita mayor nitidez.

¿Cuándo es importante consultar?

Llega un momento en que los brazos ya no alcanzan y la solución pasan a ser los anteojos de presbicia, que es la primera etapa en la compensación de este fenómeno. Probablemente todos en algún momento de nuestras vidas vamos a tener anteojos para ver de cerca.

¿Cómo ha evolucionado en el tiempo la resolución quirúrgica de este problema?

Hasta hace ocho o diez años no había ninguna solución para la presbicia salvo los anteojos o los medios ópticos habituales. Desde hace aproximadamente seis o siete años, se ha estado trabajando y han aparecido una serie de técnicas quirúrgicas que han ido permitiendo cada vez compensar mejor, en forma más duradera y predecible la presbicia.  Uno de los primeros métodos que comenzaron, en forma tímida, fue la cirugía de la presbicia con láser la cual hoy se sigue realizando y ha ido mejorando, sobre todo en su exactitud y predictibilidad. Al principio los resultados no eran muy buenos porque se estropeaba mucho la visión de lejos y el resultado era a muy corto plazo. Hoy los protocolos de este tipo de cirugía con láser han ido evolucionando, convirtiéndola en una herramienta válida en el abanico de posibilidades quirúrgicas que les podemos ofrecer a los pacientes.

¿Todos los pacientes son candidatos a esta cirugía?

No todas las personas son candidatas a la cirugía de presbicia a través de láser porque hay una serie de requisitos que se deben cumplir. Por de pronto, todos los requisitos básicos de cualquier cirugía lasik: espesor de la córnea, forma de la córnea, ausencia de otras enfermedades a nivel de ojo, etc. Pero sobre todo, hay algunos otros factores como saber si la presbicia está en una fase de estabilización o está en una fase inestable, que no nos permita realizar una cirugía que sea duradera en el largo plazo.

¿Qué otro tipo de procedimientos se pueden realizar?

La primera cirugía que se hizo para la presbicia y que hoy se sigue haciendo, porque es una solución muy buena en algunos pacientes, es la cirugía con monovisión, donde se deja un ojo viendo de lejos y el otro de cerca, de tal forma de que la persona cuando funciona con sus dos ojos abiertos compensa esta diferencia de visión. Esta técnica se realiza desde hace 10 años, ha probado ser eficiente y predecible en el tiempo, pero no todos pueden adaptarse a esta cirugía, porque hay personas que por ejemplo  no tienen un buen sistema de compensación, su sistema binocular no es muy potente, lo que produce alteración en la calidad de la visión.

¿Y en los últimos años qué técnicas han surgido?

Las otras técnicas más modernas, también dentro del dominio de la cirugía láser, es lo que se denomina como presbilasik,  que son cirugías que buscan básicamente producir una suerte de multifocalidad en la córnea que permita ver de lejos y de cerca con el mismo ojo. En esta técnica se trabaja actualmente a paso acelerado, no está cien por ciento madura y todavía hay algunos puntos que resolver al respecto para que sea aceptada en su totalidad por los médicos, pero en algunos pacientes bien seleccionados es una técnica válida

¿Qué factores determinan la selección de pacientes?

Se parte de la base de que tiene que ser un ojo sano que cumpla los requisitos de cualquier cirugía láser. No debe ser una persona muy exigente o con expectativas altas, porque como mencionaba, esta cirugía produce alteraciones en la visión de lejos. El precio que se paga por recuperar gran parte de la visión de cerca es una disminución marginal de la calidad de la visión de lejos.

¿Cómo se manejan las expectativas de los pacientes en este sentido?

El mejor paciente es aquel cuya exigencia no es muy alta, por ejemplo alguien que no es un conductor. El paciente que tiene mejores resultados o que queda globalmente más satisfecho es el que usaba un lente multifocal o bifocal producto de una hipermetropía de lejos y una presbicia de cerca. El paciente que no queda muy contento es el emétrope, que sólo tiene su presbicia y que tiene muy buena visión de lejos. No queda muy contento en general, porque pierde parte de su visión de lejos. Globalmente lo que nosotros buscamos, es que el paciente disminuya entre un 80 y un 90 por ciento su dependencia de anteojos en sus actividades de visión cercana o intermedia.

En este campo de la oftalmología los avances son continuos…

Existe otra técnica más reciente, también muy validada en el tratamiento de la presbicia, que es la cirugía con lentes intraoculares multifocales, que ha tomado un gran auge en estos últimos tres años por la aparición de lentes cada vez mejores, con una geometría óptica mejor y que son mucho más tolerables y con resultados bastante interesantes. Estos están permitiendo a las personas poder operarse con lentes intraoculares multifocales y mantener o mejorar sus visiones de lejos y mejorar su visión de cerca. Inicialmente esta cirugía partió en aquellas personas que tenían cataratas, en las cuales comenzamos a implantar estos lentes multifocales y la persona recuperaba su visión de lejos y de cerca. Los lentes han sido cada vez más eficientes, los resultados cada vez mejores y la satisfacción cada vez más mayor de los pacientes.

¿En este sentido, cuáles son los pasos siguientes?

Esta cirugía la hemos trasladado poco a poco a aquellos pacientes que no tienen cataratas, pero de alguna forma le ofrecemos esta cirugía como un medio para corregir su presbicia implantando este tipo de lentes intraoculares. En ese contexto, la tendencia actual es que la persona hasta los 54 o 55 años en general deberían ser operadas a través de algunas de las técnicas con láser que conversamos anteriormente, ya sea presbilasik o monovisión, y sobre los 55 años hoy en día la tendencia es privilegiar una cirugía con lentes multifocales. Estas son las tendencias, pero los análisis particulares hay que hacerlos caso a caso.

¿Cómo nace la idea de instalar un lugar especializado en el tratamiento de los problemas de la visión incluido la presbicia y por qué el centro tiene una orientación europea?

Básicamente tuve la suerte de formarme en Francia y hacer toda mi especialización en oftalmología allá. Acá hemos aplicado todos los criterios de la escuela francesa en este dominio de la cirugía refractiva. Hoy en día trabajamos estrechamente con los institutos y centros de formación que son pioneros y de referencia en este tipo de cirugía, trabajamos codo a codo en el intercambio de información, tecnología y en el manejo de los pacientes. Hay un feedback permanente y abierto entre nosotros y estos centros, que son actualmente referencia a nivel francés y europeo. Es por eso que haciendo hincapié de nuestra formación y el vínculo que tenemos, de ahí nace la idea de llamarnos centro europeo.

¿Qué sello tiene este centro?

Es un centro que está dedicado básicamente a la resolución de los problemas de la visión. Nosotros no somos expertos en todas las enfermedades del ojo, estamos especializados en los temas referentes a la visión y su calidad, en todas las patologías que afectan esta problemática. Nuestro fuerte como institución es ser un centro altamente especializado en los problemas de cirugía de la miopía, astigmatismo hipermetropía y presbicia a través de todos los métodos disponibles actualmente. Si bien es cierto que somos capaces de abordar las otras patologías, como por ejemplo problemas visuales en  niños, glaucoma o retina, hemos querido marcar una diferencia centrando todo nuestro esfuerzo tecnológico y formativo en el área de la cirugía refractiva, en ser una clínica de la visión.

Artículos relacionados