Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico: “Una condición clínica en crecimiento”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una patología que está en continuo aumento tanto en Chile como en el mundo, producto en gran parte al cambio del estilo de vida y alimentación que existen actualmente. En entrevista con Ciencia y Salud el doctor Raúl Lazarte Cuba, destacado gastroenterólogo, explica los conceptos básicos de esta enfermedad, cómo identificarla y tratarla; destacando la importancia de la prevención.

Doctor, ¿qué define al reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico se define como una situación fisiológica que consiste en el ascenso de contenido gástrico hacia el esófago. Está presente en individuos normales, particularmente en el período posprandial (posterior a las comidas). En cambio la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE), según el American College of Gastroenterology, se refiere a síntomas o daño de la mucosa producido por un reflujo anormal de contenido gástrico dentro del esófago. La definición de la clasificación de Montreal (2005) dice que es una condición que se desarrolla cuando el reflujo del contenido del estómago, causa síntomas molestos, problemáticos (al menos dos episodios de pirosis a la semana) y/o complicaciones.

¿Cuándo el reflujo pasa a ser un problema?

Una cosa es el reflujo gastroesofágico, porque todos tenemos reflujo durante el día siendo parte de la fisiología normal, pero el problema está en el incremento del número de episodios de reflujo y en el aumento de la cantidad del mismo. Esto hace que el paciente llegue a un estado en el que siente molestias y esto se conoce como enfermedad por reflujo gastroesofágico, que hay que diferenciar muy bien de los episodios de reflujo fisiológico.

¿Qué situaciones o conductas lo provocan y han producido un aumento en la incidencia?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es una condición clínica que está en constante crecimiento a nivel mundial. En los últimos 20 años ha ido en aumento y es un motivo de consulta frecuente, tanto para el médico general como para el gastroenterólogo. Las condiciones que han provocado este aumento de la incidencia (casos nuevos)  están relacionadas con:  el desarrollo, la obesidad abdominal, el cambio de dieta conteniendo más grasas saturadas, el hábito de fumar, etc.

¿Cree usted que hay conocimiento a nivel de la población de esta realidad?

No, creo que existe desconocimiento del problema.  Mucha gente no conoce la relación de la dieta y de la ingesta de algunos productos irritantes como pueden ser el café o el té con la ERGE. Asociada a esto está la ingesta de productos condimentados, chocolate y mucha gente no sabe la fuerte relación  que tiene la ERGE con la nicotina, el hábito de fumar incrementa la enfermedad; así como el consumo excesivo de alcohol. El sobrepeso y la obesidad son condiciones que tienen una relación directa con la ERGE. Deberían prevenirse estas condiciones para evitar que el paciente llegue a tener síntomas severos de la enfermedad.

¿Cómo se empieza a sentir el paciente con una enfermedad por reflujo gastroesofágico?

La sintomatología no es exactamente igual en todos los pacientes. La mayor parte de los pacientes considera que tener reflujo es tener una sensación ácida en la boca, una acidez recidivante o permanente, regurgitación, disfagia, dolor torácico. Menos frecuentemente  odinofagia (dolor al tragar), excesiva salivación provocada por el reflujo ácido, dolor subxifoideo, naúsea. Otras veces en una situación donde hay ERGE, éste se va a expresar con dolor en epigastrio o región retroesternal, con una sensación de calor  y con otras características, que a veces se puede confundir con un trastorno de la motilidad esofágica.

¿Qué otros síntomas específicos se presentan?

La sintomatología puede ser variada, puede haber regurgitación, una sensación de acidez en la boca, halitosis e incluso en las noches algunos pacientes sufren de pirosis nocturna, donde la persona se despierta a cierta hora y tiene náuseas, vómitos, tos, dolor retroesternal e incluso disnea. En las últimas reuniones internacionales se ha visto que la ERGE se está asociando cada vez más a patologías extraesofágicas.

¿Cómo es esta relación con patologías de otras especialidades ?

Dentro del área respiratoria tenemos el asma bronquial, bronquitis, tos crónica, laringitis (ronquera, carraspera) ;  pacientes que nos refieren mucho los otorrinoloaringólogos. Ellos derivan al gastroenterólogo por las patologías mencionadas, a veces llegan a tener disfonía a causa de la ERGE. Los pacientes cada vez llegan en mayor cantidad referidos por otros especialistas; por ejemplo ahora últimamente son interconsultados por odontólogos cuando encuentra erosión del esmalte dental, lo que puede ser un síndrome extraesofágico de la ERGE. Además existe asociación propuesta (sin asociación causal establecida) con: faringitis, sinusitis, otitis recurrente media y fibrosis pulmonar idiopática.

En términos de diagnóstico, cómo se identifica que hay un problema en el paciente ?

En gastroenterología tenemos muchos procedimientos de imagen como la endoscopía digestiva alta, pero en esta enfermedad cuando hay muchos síntomas o signos claros podemos diagnosticarla clínicamente. Una vez hecho el diagnóstico, hay que evaluar al paciente y explicarle esta enfermedad, debe tomarse un tiempo para que la entienda y tenga el conocimiento, darle la mayor información posible para empezar con el régimen y la modificación del estilo de vida.

¿Cómo se enfrenta la enfermedad por reflujo gastroesofágico ?

El tratamiento, antes de los medicamentos, parte por el régimen, una modificación de la  dieta y cambios en el estilo de vida. Sin embargo, estas dos por si sólas no eliminan completamente los síntomas. Se recomienda entonces la terapia con inhibidores de  bomba de protones.

El paciente tiene que tener mucha información, como conocer por ejemplo que la cafeína va a abrir el esfínter gastroesofágico, una bebida gaseosa light tiene tres veces más la concentración de cafeína que una con azúcar. Los episodios del día están más bien relacionados con la ingesta de algún alimento, mientras que en la noche  lo que pasa es que muchas veces la gente no sabe que para pasar de la posición vertical a la horizontal en un paciente que sufre de ERGE, tiene que comer tres horas antes, no puede comer recostado.

¿Cuáles son los pilares del tratamiento además de cambiar el estilo de vida y la alimentación?

Es poco probable que sólo las modificaciones del estilo de vida eliminen completamente los síntomas. El manejo inicial es informar adecuadamente sobre la  enfermedad e iniciar el tratamiento con  inhibidores de la bomba de protones.  La dosis y el tiempo se evalúan en cada caso. Luego se debe titular (graduar) la dosis con la finalidad de lograr la más baja con la que se consigue un control  satisfactorio de la acidez. Las dudas sobre los efectos colaterales de estos medicamentos a largo plazo deben ser consultadas por los pacientes a su médico. La necesidad de realizar endoscopía digestiva alta es evaluada caso a caso, de acuerdo a los consensos.  Asimismo evaluar si es necesario control endoscópico, de acuerdo a la evolución. Dentro de sus complicaciones, está comprobado que la ERGE puede producir esofagitis aguda, esofagitis crónica, estrechez,  esófago de Barrett (metaplasia intestinal) e incluso posteriormente adenocarcinoma esofágico. El manejo de estas últimas, debe realizarse por el especialista de acuerdo al grado de daño.

En resumen, en esta condición es importante la evaluación médica para un diagnóstico precoz  y un manejo adecuado, evitando así llegar a las complicaciones. El paciente debe ser bien informado  sobre la enfermedad, tratamiento y posibles complicaciones. Logrando así una mejoría y control satisfactorios.

RECOMENDACIONES EN LA DIETA Y EN EL ESTILO DE VIDA PARA EL TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD POR REFLUJO GASTROESOFÁGICO

ALIMENTOS QUE SE DEBEN EVITAR EN LA DIETA

Alimentos ácidos o irritantes

Frutas cítricas (Naranja, Limón, Pomelo (Toronja)
Tomate
Cebolla
Bebidas gaseosas
Alimentos condimentados

Alimentos que causan reflujo gastroesofágico

Alimentos grasos y frituras
Café, té  y bebidas con cafeína
Chocolate
Menta

CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA

Dejar de fumar
Reducción de peso

 

– Para pacientes con sobrepeso (I.M.C.: 25.0 – 29.9) u obesos (I.M.C.: ? 30.0)

– Para pacientes con peso normal (I.M.C.: 18.5 – 24.9), pero en quienes aparecen síntomas de reflujo gastroesofágico asociados a ganancia de peso (dentro del rango normal.

Reducción en el consumo de alcohol

Síntomas nocturnos

Evitar la ingesta de alimentos desde 3 horas antes de acostarse
Elevación de la cabecera de la cama

Síntomas posprandiales (posterior a las comidas)

Consumo de alimentos en pequeñas cantidades y más frecuentemente
Evitar recostarse después de las comidas

Obesidad abdominal

Evitar prendas de vestir ajustadas

Nota:  Las medidas racionales para proscribir alimentos y realizar modificaciones en el estilo de vida están basadas en la experiencia clínica o; en algunas instancias; en estudios fisiológicos pequeños que muestran un efecto relevante tal como la reducción de la presión del esfínter esofágico bajo.

Estas recomendaciones deben ser propugnadas selectivamente en base a las circunstancias de cada paciente particular. I.M.C. significa Índice de Masa Corporal, el cual se calcula dividiendo el peso en kilogramos entre el cuadrado de la estatura en metros (IMC = Peso (Kg)/ Estatura 2 (metros).

Tomado de NEJM 359; 1700-7 .  Octubre  16,  2008.  Dr. Peter Kahrilas.

Traducido y  adaptado: Dr.  Raúl Lazarte Cuba. Gastroenterólogo.

Artículos relacionados