Injerto de córnea, una alternativa para mejorar la visión

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La córnea juega un rol fundamental en la visión. Como cualquier otro órgano, ésta puede verse afectada por distintos factores comprometiendo así la visión. Una alternativa para solucionar este problema es el injerto o trasplante de córnea, técnica que el doctor Ambrosio Márquez, oftalmólogo, explica en entrevista con Ciencia y Salud.

Doctor, ¿en qué consiste el injerto corneal?

La córnea es la superficie refractiva anterior del ojo y permite enfocar, entonces requiere de un cierto espesor, regularidad y transparencia para permitir una visión normal. El injerto de córnea consiste en el reemplazo del tejido corneal por uno sano proveniente de donante cadáver. El objetivo principal del injerto corneal es el de restaurar la visión ocasionada por una cicatriz  u opacidad en la córnea por distintos motivos. También tiene otras indicaciones como restaurar el espesor de la córnea en ciertas enfermedades en que hay perforación o adelgazamiento del espesor de la córnea.

¿Cuál es el perfil de paciente más común en esta indicación?

La indicación va desde niños  hasta adultos mayores, sin embargo en mi experiencia son pacientes adultos. La causas más frecuente en nuestra experiencia en Chile son :

Queratopatía bulosa pseudofáquica, que es una alteración  de la capa posterior de la córnea (endotelio)en pacientes que han sido operados de catarata y a los que se les implanta un lente intraocular, y que por efecto prolongado del ultrasonido empleado al emulsificar la catarata o mucha manipulación traumática de la córnea, se producen unas ampollas en la superficie anterior de ésta, como resultado de daño irreversible al endotelio, capa de la córnea responsable de eliminar el líquido (humor acuoso) que baña el interior del ojo y que permite mantener la transparencia corneal.

 

Queratocono, que es una deformación (o ectasia) progresiva, no inflamartoria de la córnea,  de causa generalmente congénita, más frecuente en hombres desde la pubertad, y que en las etapas más severas de la enfermedad produce una gran deformidad, con adelgazamiento central de la córnea, y a veces con una cicatriz central, con mala visión aun con lentes de contacto.

Queratopatía herpética, que es una infección recurrente por el virus herpes simplex, que lleva como resultado final un engrosamiento, con una cicatriz difusa de casi todo el espesor corneal, con formación de vasos sanguíneos anormales (neo-vascularización ) y erosiones superficiales recurrentes.

¿Cuáles son las ventajas principales que ofrece este tipo de injerto?

Mejorar visión, restaurar la arquitectura de la superficie anterior del ojo, mejoría de síntomas por alteración de la  superficie corneal.

¿Qué limitaciones o contraindicaciones tiene esta técnica?

Rechazo de la córnea donante, al no reconocer como propio el tejido injertado, más frecuente en córneas con mucha vascularización (ej. queratopatia herpética), lo que hace más fácil a través de estos vasos sanguíneos de un tipo de glóbulos blancos que circulan por la sangre, denominados linfocitos, que son los encargados de  destruir a los tejidos que el organismo no reconoce como propios.

Falla de la capa posterior de la córnea o endotelio, que permite la transparencia de ésta, producida por reducción progresiva del número total de sus componentes o falla en su funcionamiento.

Astigmatismo  inducido, al no lograrse la forma normal de la córnea , que es casi una esfera; en este caso hay zonas de ella muy incurvadas y otras muy aplanadas, lo que se conoce como astigmatismo, a veces de gran magnitud, ya que como es una técnica manual hay suturas que pueden quedar muy tensas  y otras muy laxas produciendo una deformidad de la córnea que se traduce en un astigmatismo, y que en definitiva dependen de la experiencia y/o habilidad del cirujano de dejar una tensión uniforme en todas las suturas ( de 8 a 16 ), para dejar una forma aproximadamente normal.

Otras: Infección ( endoftalmitis ), Glaucoma secundario

Pero en términos de costo beneficios la suma es positiva

En costo beneficio para el paciente es positivo, por diferentes motivos: Restaurar  una visión útil desde una  ceguera legal (agudeza visual < o igual a 20/400), eliminar o atenuar dolor o síntomas de inflamación de la superficie anterior de la córnea, restaurar las paredes del ojo, en caso de perforación inminente o establecida de la córnea, por un adelgazamiento crítico de ésta.

¿Cómo se accede a un injerto de córnea?

Donación gratuita en Hospitales del Servicio Nacional de Salud, por pacientes que fallecen en la institución, previa autorización legalizada de sus parientes. Compra del  tejido corneal, en forma privada,  a través de Bancos de Córneas (ej. Banco de Ojos de San Diego,  USA.)  El tejido se envía en un medio llamado Optisol, a una temperatura entre 4 a 6° C. Estos tejidos vienen de pacientes previamente testeados para descartar alguna enfermedad contagiosa transmisible (sífilis, hepatitis B o VIH, por ejemplo), neurológica, no contagiosa transmisible (tumor y metástasis)  y que tengan un ojo sano, que no haya sido sometido a cirugía previa.

Cuál es a su juicio la implementación o el desarrollo a futuro de esta técnica

Con el desarrollo de equipos de láser de femtosegundo, que hacen un corte muy preciso del espesor total o parcial de la córnea donante, se reducen las complicaciones como alto astigmatismo o rechazo del tejido, ya que se puede injertar parte de la córnea, dependiendo de la patología, conservando así el tejido propio sano.

El problema del injerto de córnea es que las expectativas del paciente  a veces son demasiado altas porque las cirugías oftalmológicas tienen muy buenos resultados, como la cirugía de catarata o cirugía refractiva con láser.

¿Qué ocurre en este sentido con el injerto de córnea?

Esta  es una  cirugía de alto riesgo, con potencialidad de complicaciones, y que no siempre cumple todas las expectativas visuales de los pacientes, a lo que se suma que no hay una ley o una cobertura en muchos Hospitales o Centros Oftalmológicos para realizarla, entonces no es algo que se haga regularmente y muchos oftalmólogos desisten un poco de hacerlo porque el paciente siempre tiene que estar en control por la posibilidad de rechazo, que aunque es baja, existe.

Con el advenimiento del  láser de femtosegundo, que permite mayor precisión en el corte parcial o total de la córnea enferma, reemplazando solamente la o las capas alteradas, se puede manejar mejor las complicaciones, como el alto astigmatismo o el rechazo del tejido; pero tienen la limitación de su alto costo y disponibilidad parcial solo en algunos Centros.

 

Si quiere recibir mayor información sobre este tratamiento, puede contactar al Dr. Ambrosio Márquez González, cirujano oftalmólogo especialista en córnea y enfermedades externas, al correo ambrosiomarquez@gmail.com

Artículos relacionados