Chile nuevamente está en la “lista negra” de piratería de EE.UU.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El pasado 30 de abril el Departamento de Comercio de Estados Unidos publicó su temida “lista negra” de piratería ubicando a Chile, Argentina y Venezuela como los países que se mantienen en la lista prioritaria de vigilancia sobre violación de los derechos de propiedad intelectual.

Pese a esto, Estados Unidos en su declaración reconoce que estas tres naciones durante 2011 han desarrollado “algunos progresos” en la lucha contra la piratería. El informe del organismo estadounidense incluye a otras naciones latinoamericanas en su segunda lista de vigilancia: Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México y Perú.

La respuesta desde Chile

Al conocerse la publicación de este comunicado, la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON), dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores, emitió una declaración enfatizando que Chile continúa perfeccionando su sistema de propiedad intelectual.

En el texto, el organismo señala que “Chile ha definido como objetivo para el desarrollo promover la innovación, la adecuada protección de los derechos de propiedad intelectual y el debido acceso al conocimiento. En base a dichos principios, una constante coordinación intersectorial y la búsqueda de resultados balanceados en la elaboración e implementación de políticas públicas de propiedad intelectual, nuestro país continúa avanzando en la misma línea en la que ha trabajado los últimos años”.

Según la Direcon, este esfuerzo ha derivado en que Chile tenga “una institucionalidad sólida en propiedad intelectual, un registro de derechos en constante crecimiento y acciones de efectiva observancia de estos derechos”

Los productos farmacéuticos y la lista negra

Uno de los aspectos más polémicos de esta lista negra es en materia de productos farmacéuticos. En esta misma línea, la Direcon plantea que “en materia de protección de productos farmacéuticos, Chile cumple con sus obligaciones al contar con un sistema judicial eficiente que permite hacer efectiva la protección de patentes farmacéuticas y un sistema administrativo que otorga eficaz protección a la información no divulgada que se presente ante el Instituto de Salud Pública”.

La institución agrega que “sin perjuicio de lo anterior y con el objetivo de aumentar la transparencia y seguridad jurídica en la materia, en febrero de este año fue presentado un proyecto de ley destinado a mejorar el sistema de protección para patentes de productos farmacéuticos”.

El comunicado concluye que “a pesar de estos resultados concretos, Chile ha sido una vez más catalogado por Estados Unidos en la lista de Vigilancia Prioritaria en materia de Propiedad Intelectual (Priority Watch List) en el “Reporte Especial 301”. Dicho informe, preparado anualmente por la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos sobre la base de encuestas efectuadas a su industria y por ende, recogiendo la opinión de éstas, no se enmarca dentro del Tratado de Libre Comercio entre Chile y dicho país”.

“Lamentablemente el informe unilateral publicado recientemente no refleja el compromiso y los avances que Chile ha puesto en práctica en esta materia, como dan cuenta los cambios efectivos que se han implementado los últimos años en nuestro país. El Gobierno de Chile ha mejorado y seguirá mejorando su sistema de propiedad intelectual, a la luz de alcanzar su objetivo de promover la innovación y el emprendimiento, resguardando el debido acceso al conocimiento y bienes esenciales”, concluye el texto de respuesta de la Direcon.

La opinión de la industria

Una opinión diametralmente distinta a lo que plantea la “lista negra” del USTR es la que mantiene la Asociación de Industriales Farmacéuticos (ASILFA). El abogado asesor de la entidad, José Luis Cárdenas explica que “En muestra opinión, que Chile aparezca en la “Priority Watch List” o lista roja, no es el reflejo de lo que ocurre en nuestro país en materia farmacéutica”.

Según el profesional, “en Chile se respetan las patentes farmacéuticas y demás derechos de propiedad intelectual farmacéutica; prueba de ello, es que prácticamente no hay juicios por infracciones a patentes, ni similares”. Cárdenas agrega que “dicha lista roja se confecciona en base a las “opiniones” de grupos de interés de EE.UU., con total prescindencia de argumentos técnicos. Por ello, no debe ser considerada como antecedente relevante ni serio para la definición de políticas públicas ni legislativas.”

Sobre qué relación puede tener la publicación de esta lista como mecanismo de presión en las negociaciones que sostiene Chile en el marco de la discusión del Trans-Pacific Partnership (TPP), el asesor de Asilfa sostiene que “lamentamos que EE.UU. utilice estos mecanismos unilaterales para presionar ilegítimamente a nuestro país, el que ha cumplido plenamente sus obligaciones que emanan del TLC con EE.ÚU”.

Según Cárdenas, “en el informe se menciona que el ingreso de Chile al TPP serviría para “poner al día” a nuestro país en materia de propiedad intelectual farmacéutica. Para lo único que sirve dicho tratado es para avanzar hacia imposiciones irracionales que tendrán efecto en términos de menor acceso a medicamentos, dado que limitará la competencia”.

Artículos relacionados