Reconstrucción y elongación de pene

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las lesiones en el pene son un tema del que poco se habla y que pueden afectar seriamente la calidad de vida de quienes las sufren. En entrevista con Ciencia y Salud el doctor Nelson Núñez, urólogo médico jefe la Unidad de Urología y  Heridas de la Mutual de Seguridad, explica cómo este importante órgano puede reconstruirse y cómo la elongación del pene ha ido ganando terreno en el área de la urología.

Dr. Nelson Núñez, urólogo


Doctor, quizás por desconocimiento uno tiende a pensar que el pene es una parte del cuerpo difícil de lesionar. Desde su experiencia profesional, cuáles son los problemas más frecuentes que afectan a este órgano

Efectivamente el pene, siendo un órgano móvil, generalmente no tiene muchas lesiones traumáticas directas, pero últimamente hemos tenido una gran cantidad de pacientes lesionados por mecanismos de alta energía, fundamentalmente secundarios a aplastamientos por derrumbes, desplazamientos de maquinaria pesada, derrumbes de grúas o accidentes automovilísticos a alta velocidad que ocasionan que la pelvis choque con algún elemento, lesionando severamente el pene.

Esto ha ocasionado que nos hayamos tenido que dedicar al tema de reconstitución del aparato genital masculino y hemos constatado que para los hombres, en nuestro caso jóvenes trabajadores, es tremendamente importante conservar este órgano para su virilidad, además es importante para la estabilidad familiar y también para la felicidad propia de cada individuo.

¿Qué ha significado esta situación para ustedes como especialistas?

El pene tiene tres funciones fundamentales: la emisión de orina, la penetración a la pareja  durante el acto sexual y la eyaculación. Es importante preservar estas tres funciones para que el paciente que ha sufrido lesiones pueda recuperar su calidad de vida.

¿Cómo puede afectar una lesión en el pene la vida de un hombre, tanto en el aspecto físico como psicológico?

Por ejemplo muchos de los pacientes que atendemos acá en la Mutual de Seguridad son jóvenes que recién están formando su familia, por lo tanto es importante considerar todos estos aspectos. Para lograr su función de penetración en la mujer y de eyaculación, el pene requiere de un mecanismo de aumento de volumen, es decir erección por vía vascular, aumenta el flujo sanguíneo al pene, por lo tanto es fundamental preservar este flujo para que pueda mantener la erección y que ésta sea de buena calidad.

¿Cuáles son los aspectos fundamentales que involucra una reconstrucción?

Son técnicas microquirúrgicas que requieren de varias horas dentro del pabellón. Cuando hacemos reconstituciones, lo principal es saber si el daño causado ocasionó alteraciones en el flujo sanguíneo. Cuando existen alteraciones, lo que hacemos es instalar una prótesis porque no va a existir erección y en este caso podemos hacer elongaciones, que por ejemplo pueden ser de más de tres centímetros. Esta asociación de prótesis con elongación peneana es lo que puede lograr cambios más importantes.

¿Cómo ha sido el desarrollo de las elongaciones de pene?

Hemos desarrollado varias técnicas de reconstitución y esto nos ha permitido también derivar en elongaciones de penes en pacientes que tienen la percepción de que su miembro es pequeño. A partir de la reconstitución de elementos lesionados, hemos adquirido la experiencia necesaria para desarrollar elongaciones que aseguren funcionalidad y estética adecuada. Gran parte de esto ha sido por los tipos de accidente que vemos a menudo, hemos tenido pacientes en que la magnitud a que han sido sometidos ha determinado que pierdan gran parte del pene. Recuerdo por ejemplo, un paciente que tuvo un accidente con el deslizamiento de un poste, perdió el 60 por ciento de su pene y para recuperarlo desarrollamos una técnica mixta de cirugía vascular con injertos autólogos, obteniendo tejidos del mismo paciente y con ello reconstruimos la estructura responsable de  la erección del pene.

En otros casos cuando los traumatismos son hechos por elementos punzantes como fierros o algún otro elemento que desgarra el pene, lo que hacemos es utilizar parches vasculares que son sintéticos y que permiten restaurar la zona dañada del pene, con ello se logra una buena calidad en la erección.

La elongación de pene en Chile es un fenómeno reciente


¿Y cómo se ha ido desarrollando el tema de la elongación en pacientes que no han sufrido un trauma?

Los éxitos que hemos tenido en pacientes traumáticos han derivado en que ellos mencionen dentro de su círculo los resultados de la reconstrucción. Esto ha motivado que exista consulta de pacientes que no han sufrido trauma y que lamentablemente tienen problemas de autoestima porque consideran que su pene es pequeño.

¿Ese es el motivo principal de la consulta?

Exacto. Una elongación de pene puede mejorar la calidad de vida del paciente, su autoestima y además tiene beneficios en la parte sexual, sin embargo muchas veces les tengo que decir a los pacientes que no es posible realizar una elongación porque su tamaño se encuentra en un rango normal. Pero hay que destacar que hay pacientes a los que el tamaño realmente les afecta mucho.

¿Cree usted que esto responde al aspecto socio-cultural que rodea los temas de masculinidad con el tamaño del pene?

Me da la impresión que sí. Hoy en día la sociedad es muy competitiva y la parte sexual está muy vigente y no escapa a la competencia. La liberación de las parejas ha hecho que por ejemplo ya no sea un tema tabú el que la pareja conozca el tamaño del pene del hombre antes de casarse, sino más bien todo lo contrario, he conocido pacientes que presentan graves alteraciones psicológicas porque sus parejas sexuales les han dicho en algún  momento que tienen el pene pequeño, lo cual los afecta en lo más profundo de su virilidad y les trae importantes problemas de autoestima.

¿Cuáles son los criterios para poder determinar que una persona es candidata a una intervención de este tipo?

Los criterios de selección de los pacientes fundamentalmente parten por la consulta del paciente. No es que exista un criterio médico, esto responde más bien a una corrección estética porque hay pacientes que pueden tener el mismo tamaño de pene, pero sus experiencias de vida son muy distintas y esto depende mucho también de las parejas sexuales que hayan tenido.

¿Cómo se maneja el aspecto psicológico del paciente?

Hay pacientes que tienen problemas psicológicos serios en relación al tamaño de su pene, incluso con desgano de vivir; eso puede constituir una patología psiquiátrica importante. Con la elongación del pene, muchas veces este problema pasa y al paciente le cambia la vida en su círculo íntimo, sobre todo con sus parejas sexuales.

¿Cómo ve el futuro de este tipo de procedimientos en nuestro país?

La elongación de pene en Chile es un fenómeno reciente, sin embargo en países desarrollados es algo que lleva años y hay muchos centros especializados. Por ejemplo el año antepasado estuve en Barcelona y pude constatar que hay verdaderos institutos que se dedican a esto. Hay varias técnicas para lograr la elongación y el engrosamiento, pero todo va a depender de la necesidad del paciente, en esto no hay una técnica única.

Artículos relacionados