La mayoría de países no están preparados para combatir las resistencias a antibióticos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que la mayoría de países no están preparados para hacer frente a las infecciones causadas por bacterias resistentes a antibióticos, después de que una encuesta haya revelado que sólo 34 países disponen de planes nacionales para combatirlas.

El trabajo de este organismo de Naciones Unidas buscaba hacer un análisis de situación en cada región y, tras una encuesta con 133 países, han visto como siguen quedando muchas lagunas pendientes a pesar del compromiso de la mayoría de estados miembros, ya que solo una cuarta parte están preparados para abordar este problema de salud.

“Éste es el mayor desafío de las enfermedades infecciosas de la actualidad”, según ha defendido Keiji Fukuda, director general adjunto para la Seguridad de la Salud de la OMS, que recuerda que muchos microorganismos, incluidos también algunos virus y parásitos, se están volviendo resistentes a los medicamentos como consecuencia de su uso inapropiado.

Del mismo modo, ha alertado de que se trata de un problema que “se está dando en todas partes del mundo”, lo que obliga a todos los países a “poner de su parte” en combatir esta “amenaza global”.

El trabajo, cumplimentado en 2014, es el primero que evalúa la respuesta que los Gobiernos nacionales están ofreciendo a esta problemática, especialmente por el uso de medicamentos utilizados a tratar enfermedades como la neumonía, la tuberculosis, o la malaria.

Además del poco desarrollo de planes integrales para combatir la resistencia a antibióticos, la OMS defiende que el seguimiento es clave para controlar estas resistencias bacterianas pero por el momento no está muy implantado.

De hecho, en muchos países la falta de infraestructuras o la poca capacidad de los laboratorios impiden llegar a cabo una vigilancia eficaz de patrones de resistencia, claves para identificar posibles brotes.

Venta sin receta

Además, denuncian que las ventas de antibióticos y otros medicamentos antimicrobianos sin receta sigue siendo generalizada, y hay muchos países que carecen de guías de tratamiento estándar, lo que aumenta la posibilidad de que estos medicamentos sean utilizados de forma excesiva por los ciudadanos y los profesionales sanitarios.

De hecho, critican que en muchos países hay gente que sigue creyendo que los antibióticos son eficaces para combatir infecciones virales como la gripe. Y también siguen siendo necesarios más programas para controlar las infecciones nosocomiales que tienen lugar en los hospitales, que siguen siendo un problema importante.

Para revertir esta situación, la OMS y sus estados miembros desarrollaron un proyecto de Plan de Acción Mundial para combatir la resistencia bacteriana que se presentará en la próxima Asamblea Mundial de la Salud que se celebrará en mayo.

Artículos relacionados