Teva acusado en investigación de fijación de precios en EE.UU.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El grupo farmacéutico israelí Teva fue acusado en Estados Unidos de conspirar para fijar el precio de medicamentos genéricos, incluido un tratamiento común para el colesterol, después de que se negó a llegar a un acuerdo con el Departamento de Justicia nortemericano.

Según reporta el Financial Times la compañía israelí, que en nuestro país tiene presencia como Laboratorio Chile, fue el martes la séptima farmacéutica en ser acusada en la investigación de fijación de precios y fue acusada de participar en tres conspiraciones distintas. Teva negó las acusaciones y dijo que las impugnaría enérgicamente en la corte.

Empresas como Sandoz, Taro Pharmaceuticals y Apotex han admitido su papel en las conspiraciones y han pagado multas por un total de casi $ 425 millones. Glenmark, un presunto conspirador de Teva, está a la espera de juicio.

El Departamento de Justicia acusó a Teva de conspiración para fijar precios, manipular licitaciones y asignar clientes para medicamentos genéricos en esquemas que se desarrollaron desde al menos mayo de 2013 hasta al menos diciembre de 2015. Cada cargo conlleva una multa potencial de $ 100 millones o hasta dos veces la ganancia del delito o las pérdidas sufridas por los clientes.

Makan Delrahim, asistente del fiscal general de la división antimonopolio del Departamento de Justicia, señaló que la investigación está diseñada para “garantizar que las empresas que engañan descaradamente a los consumidores con los beneficios del libre mercado sean procesadas con todo el peso de la ley”.

Añadió: “El cargo de hoy reafirma que ninguna empresa es demasiado grande para ser procesada por su papel en las conspiraciones que llevaron a precios sustancialmente más altos para los medicamentos genéricos en los que confían millones de estadounidenses”.

Las acciones de Teva cayeron un 3 por ciento a 9,23 dólares en las operaciones posteriores al cierre, después de cerrar alrededor de un 1 por ciento tras un informe de Reuters de que los cargos estaban a punto de ser anunciados.

Teva está acusada de fijar precios a medicamentos como la pravastatina, que se usa para controlar el colesterol y reducir el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, así como medicamentos que se usan para la artritis, convulsiones, dolor, afecciones de la piel, cáncer de cerebro y fibrosis quística.

Desde la farmacéutica señalaron estar “profundamente decepcionados” de que el gobierno estuviera procediendo con la acusación, agregando que habían cooperado e intentado llegar a una resolución.

La empresa dijo que había realizado una investigación interna “durante más de cuatro años y ha concluido que Teva no participó en la fijación de precios”, dijo en un comunicado.

Kåre Schultz, director ejecutivo de Teva, completó recientemente una reestructuración de la compañía de dos años, reduciendo costos y obteniendo $ 173 millones en ingresos operativos en el segundo trimestre, frente a una pérdida en el mismo período del año anterior.

Pero persisten los riesgos de grandes facturas legales. Teva ya ha reservado 1.200 millones de dólares para posibles responsabilidades legales de miles de casos relacionados con la crisis de opioides en Estados Unidos, y eso puede aumentar a medida que continúen las negociaciones.

Artículos relacionados