Covid-19 y los impactos en los seguros de salud laborales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La interrupción en la prestación de servicios de salud y los cambios duraderos en los patrones de trabajo resultantes de la pandemia COVID-19 tendrán un impacto importante tanto en el costo como en el diseño de los beneficios de salud proporcionados por el empleador, según un nuevo informe de Mercer Marsh Benefits (MMB).

La sexta encuesta anual de MMB Health Trends: 2020 Insurer Survey (anteriormente conocida como Medical Health Trends Around the World), reveló que el 68% de las aseguradoras esperan un aumento de las reclamaciones médicas impulsadas por el diagnóstico, la atención y el tratamiento de COVID-19.

Las aseguradoras también dijeron que esperan que los aumentos en los costos médicos continúen superando ampliamente la inflación en 2021. En 2019, las aseguradoras informaron aumentos de costos del 9,7%, que fue poco menos de 3 veces la tasa de inflación. En 2020, esperan un aumento en los costos médicos del 9.5%, que es aproximadamente 3.5 veces la tasa de inflación. Para 2021, el 90% de las aseguradoras esperan que la tendencia se mantenga o aumente.

Al comentar sobre los hallazgos, Hervé Balzano, presidente de Salud en Mercer y Líder Internacional de Beneficios de Mercer Marsh, dijo: “COVID-19 ha tenido efectos profundos en todas las partes de la sociedad y la economía, incluida la atención médica. Con un repunte esperado en los tratamientos electivos diferidos durante el encierro, un aumento en los problemas de salud negativos relacionados con el trabajo remoto y el estilo de vida sedentario, incluidos los problemas de salud musculoesquelética y mental, y las preocupaciones constantes sobre las implicaciones a largo plazo para la salud física y mental del COVID-19, esperamos que los costos médicos sigan aumentando”.

En este mismo sentido, Balzano agregó que para enfrentar los nuevos desafíos que plantea el trabajo remoto y contener la expansión de los costos, “las empresas deben repensar radicalmente la gama de beneficios que ofrecen a sus empleados y la forma en que los brindan”.

La crisis de COVID-19 ha puesto de relieve la fragilidad de los sistemas actuales de beneficios para empleados, muchos de los cuales se basan en papel y no se puede acceder a ellos ni gestionar de forma remota. Dado que muchos empleadores buscan proveedores de beneficios que puedan ofrecer beneficios adicionales como salud mental, atención preventiva y una gama mejorada de servicios digitales y en línea, las aseguradoras buscan cada vez más ampliar su conjunto de soluciones.

La encuesta encontró un aumento en el número de aseguradoras que ofrecen consultas de salud virtuales, o “telemedicina”, y el 59% dijo que era una parte activa de su enfoque actual para la gestión del plan, frente al 38% en 2019. Además, el 55% de las aseguradoras ahora cubren iniciativas de salud preventiva, como exámenes de detección, con un 20% adicional que indica que están experimentando o han desarrollado planes para iniciarlo en los próximos 24 meses. Los planes patrocinados por el empleador seguirán desempeñando un papel importante a la hora de brindar a las personas los servicios de salud que necesitan. Por ejemplo, poco más de la mitad de las aseguradoras esperan que los planes patrocinados por sus empleadores cubran las vacunas COVID-19, especialmente en América Latina.

La encuesta también encontró brechas en el apoyo a la salud mental, a pesar del aumento en la demanda observado durante la pandemia. Por ejemplo, la asesoría virtual en salud mental aún no está muy extendida, solo un tercio de las aseguradoras la ofrecen a nivel mundial, mientras que el 32% de las aseguradoras no ofrecen planes que cubran ningún servicio de salud mental. Esto a pesar del hecho de que, en todas las regiones, las aseguradoras califican los sistemas de atención médica privados patrocinados por el empleador como más efectivos que los públicos para brindar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento necesarios de los trastornos de salud mental.

 

Artículos relacionados

La Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fenats) anunció un paro indefinido a nivel nacional a partir de las 8:00 horas de este lunes 23 de noviembre. La medida fue adoptada ante la falta de respuestas del Gobierno a varias demandas expresadas por los funcionarios.