Cáncer de pulmón es el cáncer que más vidas cobra en Chile

El 17 de noviembre es el Día Mundial del Cáncer de Pulmón, fecha destinada a generar conciencia sobre esta enfermedad. En Chile, según información del Observatorio Global de Cancer (Globocan), el cáncer de pulmón se ubica en el primer lugar de mortalidad y el cuarto en incidencia con más de 3.800 nuevos casos por año.

Más de 3500 chilenos pierden la vida al año debido al cáncer de pulmón, el cuarto tipo de tumor con mayor cantidad de casos nuevos (7.3%).

En el país, el cáncer de pulmón afecta al 6,6% de las mujeres y al 7,9% de los hombres, normalmente mayores de 45 años, convirtiéndose así en uno de los tipos de tumores cancerígenos que más impacta en la salud de los chilenos.

Los síntomas del cáncer de pulmón pueden incluir tos persistente, tos con sangre (hemoptisis), baja de peso y disminución de la capacidad respiratoria. Generalmente estos se presentan ya en forma tardía, es decir, cuando el cáncer ya ha avanzado.

El oncólogo médico del Centro de Estudios Clínicos Bradford Hill, Hospital del Tórax y Clínica Universidad de Los Andes, doctor Carlos Rojas expresó que “las cifras de incidencia del cáncer de pulmón en Chile son altas, y además se trata de un cáncer muy agresivo. Esto sumado al contexto actual de pandemia con el retraso en las consultas que se generó, podría llevar a un aumento de la mortalidad por esta enfermedad en los próximos meses”.

Si bien el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte entre las enfermedades oncológicas, la ciencia ha avanzado bastante en los últimos años lo que ha permitido salvar la vida de miles de pacientes en el mundo con detección temprana de la enfermedad y drogas cada vez más efectivas y menos invasivas.

 

 

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.