Estudio estableció que la microbiota bucal influye en el proceso cardiovascular de la actividad física

Un reciente estudio de la Universidad de Plymouth (Reino Unido) y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), evidenció que alimentos altos en azúcares y carbohidratos inciden negativamente en la microbiota oral, provocando una disminución cardiovascular durante la actividad física.

Existe evidencia científica que respalda que hacer deporte aporta beneficios al sistema inmunitario y al metabolismo y que este proceso está mediado por la microbiota, conjunto de bacterias, virus y hongos que colonizan el tubo digestivo, desde la boca hasta el intestino.

La microbiota bucal es el segundo microbioma más complejo después de la microbiota intestinal y últimamente se ha detectado que las bacterias de la boca juegan un papel fundamental en el organismo.

Este antecedente llevó a los investigadores de la Universidad de Plymouth (Reino Unido) y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), a evaluar la evidencia científica disponible sobre cómo el ejercicio físico impacta en la cavidad oral, en especial los microorganismos presentes en la saliva y la microbiota bucal.

“La gran mayoría de las bacterias de la boca son imprescindibles para estar sanos; solo una minoría produce enfermedades como caries o periodontitis”, señalaron los investigadores del trabajo publicado en la revista PharmaNutrition.

El investigador principal del estudio, Dr. Raúl Bescós, profesor titular la Universidad de Plymouth, destacó que “estudios previos han demostrado que, si inhibes la actividad de las bacterias de la boca, los beneficios cardiovasculares del deporte se reducen”. El investigador indicó que había indicios de relación entre el deporte y la microbiota oral, pero “había muchos vacíos, por eso quisimos revisar qué impacta sobre la microbiota oral y cómo esto puede tener efectos moduladores sobre los beneficios del deporte”.

Factores que inciden en la microbiota bucal

El estudio liderado por Bescós junto con la profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC e investigadora asociada en la Universidad de Plymouth, Patricia Casas-Agustench, indican que el nitrato (molécula presente en algunos alimentos y que también se producen de manera endógena durante la actividad física) sirve de alimento para las bacterias de la boca, convirtiéndose en nitrito. Este es utilizado en el estómago y en los vasos sanguíneos, aumentando el flujo sanguíneo que llega a los músculos y reduce la tensión arterial.

“Los deportistas consumen muchas bebidas azucaradas y ácidas que pueden afectar la salud bucal y la abundancia de bacterias. También ingieren muchos hidratos de carbono, incluidos productos con mucho azúcar, como barritas energéticas y geles, que pueden alterar la microbiota oral”, apuntó Casas-Agustench, coautora del estudio.

Otros factores que se suman a esta condición son la deshidratación y la sequedad bucal, que se produce cuando se practican deportes como el ciclismo o el atletismo, que pueden afectar a la diversidad y la abundancia de microbiota oral, reduciendo la protección de los dientes.

El uso de colutorios con acción bacteriana también afecta de forma negativa la composición y equilibrio de la microbiota oral. “Inhiben las bacterias de la boca, y se ha observado que, cuando se utiliza clorhexidina, los efectos positivos del ejercicio sobre la tensión arterial disminuyen drásticamente”, explicó Bescós. La microbiota oral ayuda a la respuesta cardiovascular del ejercicio físico, además que una boca sana reduce los nitratos a nitritos, prestando soporte a la actividad física.

El estudio concluyó que para cuidar la microbiota oral y mejorar el rendimiento deportivo, es importante aumentar el consumo de vegetales ricos en nitrato, como lo son los vegetales de hojas verdes (rúcula, brócoli, espinacas y remolacha, entre otros) y masticar los alimentos, proceso que estimula la generación de saliva, esencial para regular el pH bucal y la composición bacteriana de la boca.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.