Cenabast ingresó solicitud de autorización para importar vacuna Sinovac

La Central de Abastecimiento entregó los antecedentes técnicos de la vacuna CoronaVac -del laboratorio Sinovac-, al Instituto de Salud Pública, para que esta sea evaluada por la Agencia Reguladora Nacional y posteriormente se autorice la internación de más de 10 millones de dosis durante el primer trimestre del 2021.

Así, y una vez que se cuente con la autorización del ISP, a través del artículo 99 que permite la internación por emergencia de las dosis de CoronaVac, Cenabast podrá comenzar con este proceso, lo que se espera ocurra durante el mes de enero.

“Como Sinovac no tiene representación en Chile, de acuerdo al Código Sanitario nosotros podemos hacer la importación directa y por lo mismo, esta tarde solicitamos al ISP la autorización de uso de emergencia”, agregó el Director de Cenabast.

El traslado de la vacuna

La vacuna de Sinovac será gestionada completamente por Cenabast, tanto en la internación como en el almacenamiento y distribución.

La vacuna CoronaVac, que debe mantenerse refrigeradas, se mantendrá en un Centro Logístico con experiencia en vacunas, el cual cumple con todos los estándares de calidad y autorizaciones correspondientes.

Para que la importación se produzca sin inconvenientes, Cenabast firmó un contrato de cinco viajes exclusivos con Latam, lo que permitirá acotar los tiempos de traslado para mantener la calidad de este producto.

Posteriormente, la distribución de la vacuna contemplará las Seremis de Salud del país, tal como lo estime y mandate el Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI), del Ministerio de Salud.

El Director de Cenabast, Valentín Díaz, explicó que “una vez obtenida la autorización del ISP, el primer envío lo recibiríamos quince días después, ahí llegarían 2.178.000 vacunas, lo que sucesivamente debiera repetirse hasta completar 10 millones de dosis, al 1° de marzo”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.