Minsal abre licitación para estudiar la salud de las comunas de Puchuncaví, Quintero y Concón tras crisis ambiental de 2018

El Ministerio de Salud (Minsal), después de dos años de la crisis ambiental que provocó la intoxicación de 1.770 personas de la provincia de Valparaíso, abrió licitación para realizar un estudio sobre la relación entre los contaminantes de la zona y los problemas de salud ocasionados.

El estudio, que llevará por nombre “Situación de salud en habitantes de las comunas de Puchuncaví, Quintero y Concón asociado a determinantes de la salud 2020”, analizará la presencia de plomo mediante exámenes de sangre y de arsénico en la orina, además de evaluaciones de salud y de considerar variables socioambientales.

El objetivo de esta investigación es “conocer la prevalencia, características y factores de riesgo de enfermedades, en población mayor de 1 año”, según detalló el Ministerio. Dentro de las actividades de la investigación se contempla realizar una encuesta epidemiológica-ambiental.

El estudio, una vez adjudicado, tendrá una duración de 12 meses. Por su parte, las bases técnicas fueron elaboradas en enero y febrero de 2020 y se encuentra en procesos de revisión según informó el Minsal al diario La Tercera el 29 de diciembre.

La realización de exámenes toxicológicos fue parte del petitorio que levantó la comunidad el 24 de agosto de 2018, a días de iniciada la crisis. Para esa fecha, ya se contabilizaban 278 consultas en centros de la salud de la provincia, según el informe del Departamento de Epidemiología de la División de Planificación Sanitaria del Minsal.

“Exigimos que los exámenes toxicológicos sean de sangre, orina, pelo y uñas, tanto para episodios de intoxicaciones agudas como la actual, como para medir y determinar toxinas con mayor cantidad de tiempo en el cuerpo”, estipula el documento, firmado por 26 organizaciones ambientales y sociales de las zonas involucradas.

Cabe recordar que el 21 de agosto de 2018, los niños de la provincia estaban “cayendo como moscas” a los recintos de salud. Estudiantes del liceo politécnico cayeron desmayados en el establecimiento. Este hito se replicó en los colegios Santa Filomena, el Orione y el Alonso de Quintero.

Según relatan los habitantes de la zona, una nube tóxica bajó y se concentró en el centro de Quintero. En horas, el único hospital de la zona se aglomeró de niños, ancianos y profesores que acudían con vómitos, dolores de cabeza y pérdida de sensibilidad en piernas y brazos.

La contaminación, según los datos que se manejan por el momento, fue a causa del cordón industrial de la zona. A partir de 1954, en la bahía de Quintero se instalaron distintas empresas del rubro energético, químico y de combustibles, entre ellas, Empresa Nacional de Petróleo (ENAP) y Codelco Ventana.

Tras la crisis en las comunas de Quintero, Puchuncaví y Concón, el Minsal desarrolló la Unidad de Vigilancia Epidemiológica Ambiental, el cual tiene por objetivo “levantar información sistemática y ordenada sobre el perfil de salud de los habitantes en esta zona y adaptar la oferta de prestaciones”.

Además, el 26 de agosto del año pasado se creó un grupo de trabajo asesor en medidas sanitarias para dichas comunas, en el cual participa la comunidad.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.