Capital humano para la instalación de salud digital en Chile

En el ámbito tecnológico el mundo está cambiando progresivamente y en la salud no es la excepción. Sumado el contexto de pandemia, ha obligado instalar en la mesa la necesidad y urgencia de incorporar la tecnología en la atención de los servicios de salud en beneficio de los usuarios. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de una de las evoluciones más importantes para la sociedad del siglo XXI.

Según el Programa 2019-2023 de la OMS, se estima que mil millones de personas podrían ser beneficiadas con mejor cobertura, mil millones de personas estarán mejor protegidas frente a emergencias y mil millones más disfrutarán de un mejor bienestar sanitario. El denominado objetivo de los “tres mil millones”.

En Chile, con el fin de responder a este desafío, se creó en 2017 el Centro Nacional en Sistemas de Información en Salud (CENS), a través de Corfo y con el apoyo de las universidades de Chile, Católica, Talca, Concepción y Valparaíso. Su propósito: superar brechas y acelerar el tránsito hacia una salud conectada.

Para ello, la Dra. May Chomalí, directora ejecutiva del CENS, asegura a diario la Tercera que “la construcción del capital humano avanzado en salud digital es un aspecto que según la misma OMS ha sido desatendido por la gran mayoría de países. Y el nuestro no es una excepción: un informe de este centro tecnológico de Corfo estimó que carecemos de 3.500 profesionales y técnicos especializados para este desafío”.

En respuesta a esto, el CENS cuenta con dos programas que apuntan a especializar a profesionales para enfrentar el desafío de la salud digital en Chile. Uno de ellos es el curso Modelo de Competencias Referenciales en Sistemas de Información en Salud (el único de su tipo en América Latina), el cual tiene por objetivo entregar conocimientos sobre salud digital y aplicarlos en la realidad local. El segundo pilar es la definición de cinco perfiles laborales que buscan impulsar la salud digital en Chile.

Según la directora ejecutiva del CENS “ambas herramientas apuntan a proporcionar al país la masa crítica que facilite la adopción local de tecnologías. La meta es lograr en 2022 un total de dos mil nuevos profesionales y técnicos, bien preparados y dispuestos a implementar tecnología para aplicarla tanto en el aspecto clínico como administrativo”.

Con estas estrategias, se espera materializar una estrategia de salud digital en el país, tanto para el sector público como privado, priorizando una mejor atención para la población. Para esto, la Dra. Chomalí aseguró que el CENS “establecerá una hoja de ruta clara y consistente con las expectativas que genera la transformación digital”.

 

Compartir este artículo

Artículos relacionados

En un artículo de revisión publicado en Nature Cardiovascular Research por expertos en cardiología, neumología y ciencias de investigación básica del Brigham and Women's Hospital, los investigadores exponen la evidencia que demuestra cómo el asma alérgica y otras alergias asociadas pueden ser factores de riesgo de CVD y cómo los medicamentos administrados para tratar el asma también puede influir en el riesgo de ECV.
Se cree que la corteza cerebral es la sede del procesamiento consciente en el cerebro. En lugar de inactivarse, algunas células específicas de la corteza cerebral muestran una mayor actividad espontánea durante la anestesia general que cuando se está despierto, y esta actividad se sincroniza entre esas células corticales. Una mejor comprensión de los mecanismos neuronales de la anestesia general podría dar lugar a mejores fármacos anestésicos y a mejores resultados quirúrgicos.