Ministerios de Salud y de Ciencias crean plan de vigilancia genómico para el SARS-CoV-2

Dada la aparición de variantes del virus SARS-CoV-2 en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, existe una preocupación a nivel mundial sobre los efectos que puedan tener esta en el desarrollo, contagio e inmunización de este virus que ya cumple un año de circulación desde su origen en China.

Chile no es la excepción, puesto que el 22 de diciembre pasado se detectó la variante de Reino Unido en nuestro país. Por esto, el Ministerio de Salud comenzó a trabajar en un plan de vigilancia genómico, solicitando el apoyo científicos a las universidades del país. Para este caso, se solicitó la secuenciación de estas nuevas variantes al equipo de científicos de AUSTRAL-omics.

El Ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (MInCYT), Andrés Couve, indicó que “desde el Ministerio se está implementando un programa de vigilancia genómica, junto al Instituto de Salud Pública, MINSAL y una red de universidades, donde estamos secuenciando el virus”.

Hasta el momento, ya existen 15 infectados con esta variante, la cual ha sido identificada, al menos, como un 30% más contagiosa que las variantes antes conocidas, según reportó recientemente el Instituto de Salud Pública (ISP). Los casos se encuentran en las regiones Metropolitana, el Maule y Los Ríos.

Secuenciar el virus

La Universidad Austral de Chile, a través de AUSTRAL-omics, es parte del programa de Vigilancia Genómica que está implementando el MInCYT, reconociendo la experiencia científica que la institución tiene para apoyar en esta importante tarea de vigilancia.

La Dra. Andrea Silva, experta en Genética y Biología molecular y Directora Ejecutiva de AUSTRAL-omics, indicó que “a nivel científico estamos preocupados por conocer la diversidad que tiene el virus en el país y no solo si está presente la variante de Reino Unido. El genoma viral sufre mutaciones azarosas constantemente y mientras más personas presentan la enfermedad, más se aumenta el número de copias virales y con cada vez que el virus se replica en una célula humana, le damos una nueva posibilidad para que mute”.

“En importante monitorear estas mutaciones, dado que estos cambios pueden hacer que se modifique el comportamiento viral, variando por ejemplo su tasa de infectividad, su grado de severidad, así como también se pudiera afectar la secuencia de los genes que se utilizan en las pruebas PCRs para la detección y diagnóstico de COVID-19”, añadió.

Un ejemplo de ello es la relevancia epidemiológica que tienen nuevas variantes detectadas recientemente en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica. De esta misma forma, es importante reconocer que Chile también puede ser fuente de variantes a exportar, y solo una vigilancia genómica preventiva “nos permitirá identificar tempranamente mutaciones que deben ser estudiadas para conocer el efecto que tienen en el virus mismo y por tanto en su comportamiento en el humano”, ahondó la experta.

“La muestra clínica de hisopado nasofaríngeo fue procesada inicialmente en el laboratorio de bioseguridad nivel 2 de la Facultad de Medicina de la U. Austral para la extracción del genoma y luego los procesos de estandarización, preparación y secuenciación del genoma fueron realizados en el Laboratorio de Genómica de AUSTRAL-omics durante los primeros días de enero. La estandarización del protocolo de secuenciación del genoma fue extenso y laborioso, trabajamos varios días hasta altas horas de la madrugada, pero ese trabajo nos permitirá reducir los tiempos de las secuenciaciones genómicas futuras”, detalló Luis Guzmán, encargado de la secuenciación del genoma del virus.

Carolina Encina, quien también trabaja en la secuencia indicó que “dada la geografía de nuestro país es importante contar con laboratorios como el nuestro a lo largo del territorio para acceder de manera oportuna a este tipo de análisis. La rapidez del análisis cobra mayor relevancia con este virus ya que su genoma es de RNA, molécula altamente susceptible a degradación, razón por la cual se utilizan medios de transportes específicos y cadena de frío y contar con laboratorios cercanos al lugar de la toma de muestra disminuye el riesgo de degradación de la misma. Así, tener a lo largo de Chile diferentes laboratorios de monitoreo genómico del virus facilitarían la pesquisa de nuevas variantes que ingresen en el país por pasos fronterizos terrestres”, sostuvo.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Investigadores están desarrollando un implante dental inteligente que resiste el crecimiento bacteriano y genera su propia electricidad al masticar y cepillar para encender una luz que rejuvenece los tejidos. La innovación podría extender la vida útil de un implante.
Al igual que el SARS-CoV-2 constituye una pandemia que ha cobrado más de 4 millones de vidas y más de 200 millones de personas diagnosticas que aún conviven con diversas secuelas, la Asociación Chilena de Hepatología (ACHHEP), filial de la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SChGE), advierte su preocupación acerca de la pandemia del consumo excesivo de alcohol.