Prediabetes podría estar vinculada a tener un mayor riesgo de sufrir de deterioro cognitivo y demencia vascular

Personas con prediabetes (niveles altos de azúcar en la sangre, pero no lo suficiente para ser diagnosticadas con diabetes tipo 2) podrían tener un mayor riesgo de sufrir de deterioro cognitivo y demencia vascular, según los antecedentes recabados por investigadores de la Universidad College de Londres (UCL).

El estudio publicado en la revista ‘Diabetes, Obesity and Metabolism’, analizó datos del Biobanco del Reino Unido de 500.000 personas de 58 años de media. Descubrieron que las personas con niveles de azúcar en la sangre superiores a los normales tenían un 42% más de probabilidades de experimentar un deterioro cognitivo en una media de cuatro años, y un 54% más de probabilidades de desarrollar demencia vascular en una media de ocho años (aunque las tasas absolutas tanto de deterioro cognitivo como de demencia eran bajas).

La Dra. Victoria Garfield, del Instituto de Ciencias Cardiovasculares de la UCL y autora principal del estudio recalcó que al ser este un estudio observacional “no se puede probar que los niveles más altos de azúcar en la sangre causen un empeoramiento de la salud del cerebro. Sin embargo, creemos que existe una conexión potencial que debe investigarse más a fondo”.

“Investigaciones anteriores han encontrado un vínculo entre los resultados cognitivos más deficientes y la diabetes –recuerda la investigadora–, pero nuestro estudio es el primero en investigar cómo tener niveles de azúcar en la sangre relativamente altos, pero que todavía no constituyen diabetes, puede afectar la salud de nuestro cerebro”.

Los autores investigaron cómo los diferentes niveles de azúcar en la sangre -o estados glucémicos- se asociaron con el rendimiento en las pruebas cognitivas a lo largo del tiempo, los diagnósticos de demencia y la estructura cerebral medida por resonancias magnéticas del cerebro. Cada una de estas medidas se limitó a subconjuntos más pequeños de la muestra del Biobanco (por ejemplo, solo 18.809 participantes se sometieron a pruebas cognitivas de seguimiento).

Todos los participantes del Biobanco del Reino Unido se sometieron a una prueba de HbA1c, que determina los niveles promedio de azúcar en la sangre durante los últimos dos o tres meses. Los participantes se dividieron en cinco grupos en función de los resultados: nivel “normal bajo” de azúcar en sangre, normoglucemia (tener una concentración normal de azúcar en la sangre), prediabetes (clasificados con resultado entre 42-48 mmol / mol (6,0-6,5%), diabetes no diagnosticada y diabetes.

Para la investigación se utilizaron datos de evaluaciones repetidas de la memoria visual para determinar si los participantes tenían deterioro cognitivo o no. Aunque las tasas absolutas de deterioro cognitivo eran bajas, las personas con prediabetes y diabetes tenían una probabilidad similarmente mayor de deterioro cognitivo: 42% y 39% respectivamente.

El análisis de los diagnósticos de demencia arrojó que la prediabetes estaba asociada con una mayor probabilidad de demencia vascular, una forma común de demencia causada por la reducción del flujo sanguíneo al cerebro, pero no la enfermedad de Alzheimer.

Respecto a las personas con diabetes, estas tenían tres veces más probabilidades de desarrollar demencia vascular que las personas cuyos niveles de azúcar en sangre se clasificaron como normales y más probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

El profesor Nishi Chaturvedi, de la Unidad del MRC de UCL para la salud y el envejecimiento y también autor del estudio, resalta que “en este grupo de edad relativamente joven, los riesgos de deterioro cognitivo y demencia son muy bajos; los riesgos excesivos que observamos en relación con un nivel elevado de azúcar en sangre solo son modestos aumentar las tasas absolutas de mala salud. Será importante ver si estos efectos persisten a medida que las personas envejecen y cuando las tasas absolutas de enfermedad aumentan”.

También reconoce que estos hallazgos “también deben replicarse utilizando otros conjuntos de datos. Si se confirman, abren preguntas sobre los posibles beneficios de la detección de diabetes en la población general y si deberíamos intervenir antes”, añade.

Entre los 35.418 participantes del estudio del Biobanco del Reino Unido que se sometieron a escáneres cerebrales por resonancia magnética, los investigadores encontraron que la prediabetes se asoció de alguna manera con un hipocampo más pequeño y más fuertemente asociada con tener lesiones en el cerebro (hiperintensidades de la materia blanca, WMH), ambas asociadas con la edad discapacidad.

Los investigadores señalan que algunas de estas diferencias podrían explicarse por la presión arterial elevada, ya que es probable que los participantes que toman medicamentos antihipertensivos tengan más WMH y un volumen hipocampal más pequeño. En lugar de que el tratamiento tenga un efecto adverso en el cerebro, los investigadores dijeron que el uso de tal medicamento podría ser un indicador de hipertensión arterial anterior no tratada.

Las personas con prediabetes pueden reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 si llevan una dieta sana y equilibrada, son más activas y mantienen un peso saludable.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados