La obesidad en Chile como un problema de salud público

Mas de 10 millones de personas sufren de obesidad o sobrepeso en Chile. La Federación Mundial de Obesidad (World Obesity Federation [WOF]) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) la han definido como una enfermedad crónica y multifactorial.

Las personas con obesidad son más propensas a padecer enfermedades de riesgo cardiovascular, diabetes, hipertensión arterial, dislipidemia (colesterol y triglicéridos elevados), hígado graso, apnea del sueño y enfermedades articulares, como artrosis de rodilla, entre otros problemas a la salud.

Durante la pandemia se ha evidenciado que en las personas con obesidad o sobrepeso el Covid-19 se manifiesta con mayor gravedad. Un estudio realizado en Seattle y publicado en la revista Nature, mostró que el 85% de los pacientes con obesidad y Coronavirus, necesitaban intubación en la UCI, mientras que el 62% moría.

La Dra. Liselotte Becker, Gerente Médico de Obesidad de Novo Nordisk Chile, comenta que respecto a la percepción de la obesidad “la evidencia científica ha demostrado que es una enfermedad. Se ha identificado que existen genes que predisponen a las personas a acumular más tejido adiposo y también que personas con determinadas enfermedades psicológicas y virales pueden desarrollar obesidad. Por otro lado, se ha observado que factores ambientales y de estilo de vida también influyen”.

Según la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, la obesidad creció de un 22,9% a un 31,2% en 6 años. Entre los países OCDE, Chile es el segundo país con más sobrepeso y obesidad. Además, en el país muere una persona obesa por hora.

El estudio “Percepciones sobre la obesidad y las barreras para su cuidado (ACTION IO)” presentado en el congreso SOCHEG 2020, detalla que el 81% de las personas con obesidad asumen totalmente la responsabilidad en la pérdida de peso y el 30% de los profesionales de la salud cree que la pérdida de peso es solo responsabilidad de las personas con obesidad.

Esta percepción limita a la obesidad como una enfermedad que podría ser tratada solo a base de ejercicio y una dieta baja en calorías. Sin embargo, especialistas han advertido que existen factores genéticos, psicológicos, del entorno y de otros problemas de salud que inciden en cómo tratar esta enfermedad crónica.

Desde Novo Nordisk han impulsado el programa “La obesidad que no ves”, que busca educar y concientizar tanto a la población como a los profesionales respecto a la evidencia científica y el tratamiento multidisciplinar que el paciente necesita para tratar esta enfermedad.

“Los tres pilares de la campaña son: difundir la evidencia científica que señala que la obesidad es una enfermedad y no sólo una condición; recalcar la importancia del apoyo médico multidisciplinario que permita abordar todas las dimensiones que deben ser consideradas; y promover la discusión respecto a la necesidad de políticas públicas que vayan más allá de la prevención”, detalla la Dra. Becker.

Desde el Estado se han impulsado programas como “Elige Vivir Sano” al alero de la Ley 20.670, el cual apunta a promover hábitos y estilos de vida saludables para mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas. Sin embargo, los altos índices de obesidad y sobrepeso en el país evidencian que las políticas públicas no se están llevando de forma efectiva.

Para la Dra. Becker es de suma importancia que el Estado adopte e intensifique la creación de políticas públicas que apunten a la prevención de la enfermedad, puesto que esta acarrea otro tipos de complicaciones que, a parte de disminuir la calidad de vida de las personas, también implican un mayor gasto para el Estado.

Por último, aclara que “es de suma importancia poder contar con guías clínicas específicas en obesidad que, en consecuencia, permitan al Estado y a los médicos tener un lineamiento sobre la forma adecuada para tratar a los pacientes y donde se considere la multicausalidad de esta”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.