Informe “Visión 2030” de la FDI: No hay salud global sin salud bucodental

En un informe publicado recientemente, titulado “Visión 2030: Ofreciendo una salud bucal óptima para todos”, la Federación Dental Mundial (FDI) compartió cómo planea continuar avanzando en el futuro cercano en su objetivo de mejorar la salud bucal en todo el mundo.

Este informe con visión de futuro describe cómo la comunidad de la salud bucal puede abordar los cambios y las tendencias transformacionales actuales y anticipadas en el entorno de la atención médica global y aprovechar las oportunidades para convertirse en miembros productivos de un equipo de atención médica que brinda atención centrada en la persona. El mensaje principal de la FDI es que, para 2030, la atención de la salud bucodental será empoderadora, basada en la evidencia, integrada y completa.

El informe Visión 2030 también enfatiza la responsabilidad de los profesionales de la salud bucal de mantener un nivel apropiado de competencia a lo largo de su vida profesional y la necesidad de que asuman un papel de liderazgo dentro de la comunidad de atención médica y en la sociedad en general.

El documento aborda las desigualdades en materia de salud bucodental y describe estrategias para mejorar la salud bucodental en los próximos diez años. Afecciones bucodentales como la caries, la periodontitis, la pérdida de piezas dentales y el cáncer bucal son las enfermedades no transmisibles más extendidas del mundo, que afectan a 3500 millones de personas y tienen efectos graves e importantes para la salud, la sociedad y la economía. Estas alarmantes cifras han generado, por ejemplo, la necesidad de buscar nuevos esquemas de tratamiento en el manejo de la enfermedad periodontal, como por ejemplo el uso de probióticos.

Tres pilares, cada uno con un objetivo principal, representan una estrategia para la educación que creará una profesión receptiva y resiliente con el conocimiento y las habilidades para liderar reformas de sistemas. Según la FDI, la educación y la formación en salud pública permitirán a los profesionales sanitarios contribuir de forma más eficaz a la prevención de las enfermedades bucodentales en toda la población. También les permitirá desempeñar un papel central en el tratamiento de posibles emergencias de salud pública futuras similares a la reciente pandemia de COVID-19.

Pilar 1: Para el año 2030, los servicios esenciales de salud bucodental estarán integrados en todos los países, y la atención odontológica de calidad adecuada estará disponible y será accesible y asequible para todos.

Pilar 2: Para el año 2030, la atención de la salud bucodental y la salud general centrada en las personas estarán integradas, lo que facilitará una prevención y un manejo más eficaces de las enfermedades bucodentales y una mejora de la salud y el bienestar.

Pilar 3: Para el año 2030, los profesionales de la odontología colaborarán con una amplia variedad de trabajadores del ámbito de la salud para garantizar una atención sanitaria sostenible, basada en las necesidades de salud y centrada en las personas.

Impacto del Covid y determinantes sociales

Sin lugar a dudas, el brote de SARS-CoV-2 ha tenido un impacto importante en la prestación de servicios de salud bucal al limitar el contacto cara a cara con los pacientes y el alcance de la atención que se puede brindar de manera segura. Según la organización, esto ha sido un poderoso recordatorio del mundo incierto en el que vivimos y un ejemplo de por qué nuestra profesión debe ser adaptable y resistente.

Este informe tiene como objetivo orientar los esfuerzos de políticas y promoción durante la próxima década, por lo que no se centra específicamente en esta pandemia. Sin embargo, sí considera lo que se puede aprender de esta crisis y cómo la profesión debe evolucionar para estar preparada para el próximo gran desafío de salud, cualquiera que sea.

Además, el informe reconoce que habrá diferencias específicas en cada país y región en los desafíos de salud bucal que se están enfrentando, así como en las prioridades de salud y los recursos disponibles. Por lo tanto, no puede haber un enfoque único para todos. Corresponderá a cada país interpretar las recomendaciones de este informe en función de sus propias circunstancias.

El informe también examina cómo los amplios cambios sociales, como el envejecimiento de la población, requerirán que el personal de salud bucodental se adapte y esté preparado para ofrecer una atención uniforme.

La FDI dijo que se pretenden realizar actualizaciones periódicas basadas en los requisitos locales y globales, en los problemas de salud emergentes y en el logro de los indicadores clave de desempeño. Sin embargo, no se pretende que sean prescriptivos, sino que proporcionen una orientación que dependa de las necesidades, condiciones y circunstancias locales.

Los autores del informe Visión 2030, un equipo experto de profesionales procedentes de diversos sectores de la comunidad sanitaria, han destacado la necesidad de interactuar con el público, así como con otras partes interesadas. Visión 2030 exige que los propios pacientes sean defensores bien informados de su propia salud bucodental y puedan desempeñar un papel activo en sus decisiones de tratamiento. Desde el paciente hasta los profesionales, Visión 2030 defiende el mensaje de que no hay salud global sin salud bucodental.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.