Startup chilena usa algoritmos e inteligencia artificial para detectar patologías articulares

La artrosis es la primera causa global de discapacidad. La rigidez articular y deformidad ósea son dos de los principales síntomas de este mal que afecta principalmente a personas mayores de 55 años según datos del Ministerio de Salud (Minsal).

A nivel mundial, se calcula que 500 millones sufren de esta condición degenerativa; mientras que en Chile se estima que podría rondar al 30% de la población según la Sociedad Chilena de Reumatología.

Esta enfermedad no posee una cura definitiva en la actualidad. Sin embargo, un diagnóstico temprano puede incidir en una reducción del dolor y una mejor condición de vida del paciente. La artrosis afecta degenerativamente el cartílago entre otros tejidos articulares, asociado al envejecimiento y al desgaste de la articulación, algo que puede ser silencioso, casi insidioso, y donde pueden pasar meses antes que el afectado busque atención médica.

La startup nacional MEDX creó una nueva forma de detección temprana de este padecimiento, usando algoritmos y tecnología digital. Según explica Javier Urzua, fundador del emprendimiento, “lo que nosotros estamos  desarrollado es una plataforma para inferir información biológica de los píxeles de la imagen médica, aplicando modelamiento avanzado de tejidos y técnicas de machine learning para analizar resonancias magnéticas, cuantificando las lesiones y variaciones en los tejidos articulares  de forma automatizada para medir el avance de la artrosis, clasificando la progresión de la degeneración tisular, eliminando errores de diagnóstico y reduciendo el tiempo de estos”.

Durante el 2020 MEDX accedió al financiamiento para emprendimientos de base científico-tecnológica de alta escalabilidad de Corfo y ya han comenzado a recibir atención de diferentes empresas e inversionistas internacionales dedicadas a la “Precision Medicine.

El foco de MEDX, que cuentan con el apoyo de Ganeshalab, es ayudar a la rápida detección de la artrosis (y otras patologías articulares) mediante el uso de la matemática, particularmente a través de algoritmos, “que son un conjunto de instrucciones o reglas definidas, ordenadas para resolver un problema, procesar simultáneamente gran cantidad de datos y llevar a cabo acciones”, detalla Urzúa.

Para Javier, quien usa silla de ruedas, el contribuir a reducir las limitaciones físicas y la incidencia de este tipo de enfermedad es importantísimo, ya que “la artrosis es la primera causa mundial de discapacidad permanente, lo que además se ve potenciado por las limitaciones del diagnóstico basado en imágenes que puede producir errores de hasta el 30% del diagnóstico total de patologías positivas según publicaciones de prestigio”.

De momento, el emprendimiento se encuentra cerrando acuerdos con las empresas Mitsubishi Chemical Company y MTEC (brazo técnico del ejército de Estados Unidos) para medir la variación de los tejidos articulares de rodilla de pacientes de dicha institución sometidos al tratamiento regenerativo.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados