Científicos desarrollaron injerto de neuronas en primates para controlar los síntomas del Parkinson

El Parkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que aún no tiene cura. Es por esto que la comunidad científica está enfocada en hallar un método tanto para revertir esta situación como para prevenirla.

En esta línea, investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison de Estados Unidos llevaron a cabo el diseño de un injerto de neuronas cultivadas en el cerebro de monos, aliviando el movimiento y los síntomas de la depresión asociados al mal de Parkinson.

La investigación publicada en la revista Nature Medicine, indica que la fabricación de neuronas a partir de células madre pluripotentes inducidas (capaces de generar la mayoría de los tejidos) de los propios cuerpos de los primates, permitió evitar complicaciones en el sistema inmunológico de los pacientes.

Esta innovación abre las puertas a un posible tratamiento para millones de personas que actualmente viven con esta enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS), pronostica que para 2030 más de 12 millones de personas en el mundo vivirán con este padecimiento.

“Este resultado en primates es extremadamente poderoso, particularmente para trasladar nuestros descubrimientos a la práctica clínica”, dice Su-Chun Zhang, neurocientífico de UW-Madison, que en el laboratorio del Centro Waisman de la institución universitaria cultivó las células cerebrales.

Tratamientos actuales

La enfermedad de Parkinson afecta al sistema nervioso generando un daño en las neuronas que producen dopamina en el cerebro. Entrega señales interrumpidas que imposibilitan la coordinación de músculos, generando rigidez, lentitud y temblores; síntomas distintivos de esta enfermedad.

Hasta el momento, los pacientes en etapa temprana del Parkinson se tratan con medicamentos que ayudan a aumentar la producción de dopamina. “Esos medicamentos funcionan bien para muchos pacientes, pero el efecto no dura”, explica Marina Emborg, investigadora de Parkinson en el Centro Nacional de Investigación de Primates de Wisconsin de UW-Madison

Si bien, ralentiza su proceso, al pasar los años la enfermedad empeora. A esto, la investigadora detalla que “con el tiempo, a medida que la enfermedad progresa y los síntomas motores empeoran, vuelven a no tener suficiente dopamina y aparecen los efectos secundarios de los medicamentos”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.