Nuevas tecnologías diagnostican la tuberculosis en menos tiempo favoreciendo su prevención y disminuyen el contagio

La tuberculosis es una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones y está presente en todos los países, incluido Chile. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la tuberculosis es una de las 10 principales causas de muerte en todo el mundo y la principal causa por un único agente infeccioso.

Pero también, es una enfermedad curable y prevenible. Por ello, en el marco del Día Mundial de la Tuberculosis, que se conmemora cada 24 de marzo con el objetivo de concientizar sobre la temática, Pablo Saavedra, Tecnólogo Médico del Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” Los Ángeles, destacó la importancia de obtener un diagnóstico oportuno para esta enfermedad altamente contagiosa, principalmente en el actual contexto de la pandemia por COVID-19 en que ha primado el subdiagnóstico en varias patologías, entre ellas, la tuberculosis.

“En Chile tenemos cerca de 3 mil casos nuevos anuales de tuberculosis y vemos con preocupación el actual escenario por el subdiagnóstico que puede existir derivado de la pandemia. Contar con un diagnóstico temprano y preciso permite mejorar la detección de casos sospechosos, comenzar de forma más rápida con el tratamiento adecuado e intervenir rápidamente para evitar la diseminación de la enfermedad”, explicó el especialista.

La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire. Basta con inhalar unos pocos bacilos para quedar infectado. Los principales síntomas son: tos, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso, entre otros, que pueden ser leves durante muchos meses, por lo cual en ocasiones los pacientes no buscan atención médica en forma inmediata.

Testeo y detección

El análisis microbiológico de muestras de pacientes con sospecha de tuberculosis permite confirmar o descartar la presencia de Mycobacterium tuberculosis y su perfil de sensibilidad y, de esta forma, determinar la mejor terapia antibiótica para tratar al paciente.

Su diagnóstico ha ido evolucionando gracias al avance de la tecnología en el área de la salud, lo que permite que cada vez que el diagnóstico sea más preciso. “Una de las pruebas realizadas en los laboratorios es el cultivo manual en medio sólido, que puede demorar hasta 60 días en detectarse la bacteria causante de la enfermedad. También está disponible un sistema automatizado para cultivo líquido de Micobacterias de muestras clínicas pulmonares y extrapulmonares que acorta el tiempo de diagnóstico a un rango entre 10 y 30 días, considerado el método de referencia según la OMS. A su vez, es posible realizar la prueba de sensibilidad a antibióticos en el mismo sistema”, explicó María Peres, Especialista Clínica de la empresa Becton Dickinson.

Por otro lado, “la tecnología en la prueba de biología molecular mejora significativamente los tiempos de detección porque en sólo 4 horas se puede diagnosticar la tuberculosis, agregó Peres.

¿Qué es la tuberculosis resistente?

Según la OMS, es una forma específica de tuberculosis farmacorresistente, causada por un bacilo que es multirresistente por lo menos a la Isoniazida y la Rifampicina, los dos antibióticos esenciales para el tratamiento de la enfermedad.

Para Pablo Saavedra, la tuberculosis resistente es un problema grave porque “el no poder contar con estos dos medicamentos complejiza el tratamiento contra la Tuberculosis, a la vez de hacerlo más costoso. Así también, el curso de estas terapias, lamentablemente se acompañan de mayores tasas de fracasos, muerte y tratamientos que no llegan a término”.

“Desde que la OMS centró su mirada en la Tuberculosis Multidrogorresistente (TB-MDR) como una crisis de salud pública global, y desde sus primeros reportes, una importante proporción de casos de TB-MDR – en las Américas y el mundo – no han logrado ser diagnosticados y tratados oportunamente. En Chile, la conducción del Programa de Control y Eliminación de la Tuberculosis (PROCET), el fortalecimiento de su red de laboratorios, además de la tecnología de diagnóstico molecular puesta hoy a su disposición, han fomentado y potenciado un avance sin precedente en esta materia, llegando a contar hoy con una robusta red de diagnóstico y vigilancia de resistencia a fármacos anti-tuberculosos; todo un ejemplo a nivel mundial”, agregó.

Las cifras de la OMS indican que el 80% de los casos de tuberculosis resistente en el mundo siguen sin tratarse, y solamente el 52% de los pacientes con esta condición son tratados satisfactoriamente. Por ello, la iniciativa de Laboratorios Europeos de Tuberculosis (ELI) recomienda los ensayos moleculares y la identificación temprana de los casos de tuberculosis multirresistente como estándar del diagnóstico de tuberculosis.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados