Autoridades lanzan campaña para concientizar sobre el cáncer cervicouterino

Hoy 26 de marzo es el Día Mundial de Prevención del Cáncer de Cuello Uterino, con el fin de concientizar a la población respecto a esta enfermedad ginecológica. En Chile mata a 600 mujeres al año, lo que equivale a dos muertes diarias y anualmente se diagnostican 500 casos al año.

Producto del confinamiento a causa del Covid-19, tratamientos y exámenes preventivos se vieron interrumpidos, sin embargo, a un año de la pandemia en el país, las autoridades de salud y personal médico hacen un llamado a retomar los controles ginecológicos y, por sobre todo, a realizarse el PAP (Papanicolau).

El examen del PAP es un estudio citológico de las células de cuello uterino, que consiste en la recolección de las células del cuello del útero para ser analizadas bajo microscopio. Este método es crucial para detectar de forma precoz lesiones pre cancerígenas. En Chile, está recomendado realizar el PAP a partir de los 25 años cada 3 años.

“En el mundo, esta enfermedad sigue siendo muy importante porque afecta principalmente a las mujeres más vulnerables, que pertenecen a estratos socioeconómicos más bajos y con poca escolaridad. Por lo tanto, es una patología que impacta de manera desigual en las distintas partes del mundo y también en Chile”, enfatiza Gina Merino, matrona del Programa Cáncer de Mama y Cáncer Cervicouterino del Ministerio de Salud.

Se estima que en Chile hay 2.200 mujeres con lesiones pre-invasoras de cuello uterino sin ser pesquisadas y sin tratamiento oportuno, producto de la suspensión de revisión durante el 2020. Por ello, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Ministerio de Salud (Minsal) lanzaron la campaña “Tu Vida Importa, Hazte el PAP”, con el apoyo de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG) y el Colegio de Matronas y Matrones de Chile.

“El mensaje de esta campaña es que las mujeres se cuiden, se den el tiempo y tomen conciencia de que este examen literalmente les puede salvar la vida. Estamos hablando de 2.200 mujeres que podrían estar desarrollando en este preciso momento un cáncer que si no lo tratan ahora les provocará la muerte en el mediano plazo”, advierte Zohra Abaakouk, Asesora de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de OPS Chile.

La iniciativa tiene como objetivo motivar a que las mujeres de entre 25 y 64 años a que se tomen su PAP para detecten a tiempo el cáncer cervicouterino y comenzar un tratamiento de forma temprana.

Gina Merino, destaca que “si bien en nuestro país el cáncer cervicouterino es la segunda causa de muerte en mujeres jóvenes entre 20 y 44 años, esto no quiere decir que no afecte a mujeres mayores de esta edad”.

Como método de prevención desde el año 2014 se implementa la vacuna escolar contra el Virus Papiloma Humano VPH que está incluida en el Plan Ampliado de Inmunización de Chile, para todas las niñas que cursan cuarto y quinto año básico.

La medida ha sido una eficaz y oportuna estrategia de salud pública para prevenir la amenaza del cáncer cervicouterino en la población femenina. “La razón de vacunar a este grupo etario se basa, principalmente, en la respuesta inmune que genera en niñas de esta edad, la cual es 10 veces más potente en producción de anticuerpos que incluso la infección misma”, destaca el presidente la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología, Dr. José Andrés Poblete.

La campaña partirá en las comunas que presentaron una mayor baja en la toma del PAP, que son: Calama, Quinta Normal, Talcahuano, Temuco y Valdivia.

Para conocer más sobre esta campaña, puedes visitar la página www.tuvidaimporta.cl donde podrás tener acceso a material educativo respecto del PAP y el cáncer cervicouterino.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.