Plan para la lucha mundial contra las enfermedades cardiovasculares en las mujeres

Un panel de expertas convocado por The Lancet pidió acciones urgentes para reducir la carga global de enfermedades cardiovasculares en las mujeres, delineando una agenda ambiciosa para lograr ese objetivo.

El informe de la Comisión de Enfermedades Cardiovasculares y Mujeres Lancet, dirigida exclusivamente por mujeres, se presentó el 16 de mayo durante una sesión plenaria en el Congreso del American College of Cardiology (ACC) de 2021 y se publicó simultáneamente en versión electrónica en The Lancet.

Progreso estancado

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en mujeres en todo el mundo. Se estima que a 275,2 millones de mujeres se les diagnostica una enfermedad cardiaca en todo el mundo, incluidos 20,8 millones en los Estados Unidos, y la mayoría de estos casos se pueden prevenir, escriben las autoras.

Décadas de campañas comunitarias han creado conciencia sobre el impacto de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres, y los cambios positivos que afectan a las mujeres y su salud han cobrado impulso. No obstante, la última década ha sido testigo de un “estancamiento” en la reducción general de la carga de enfermedad cardiovascular en las mujeres, describe la comisión. La enfermedad cardiovascular en las mujeres sigue estando poco estudiada, reconocida, diagnosticada y tratada.

“Por primera vez en la historia, estamos tratando de obtener una comprensión integral de lo que puede ser necesario para reducir las enfermedades cardiacas entre las mujeres en todo el mundo. Este problema ha persistido sin cambios durante décadas y esta comisión es un paso fundamental para encontrar soluciones”, dijo la Dra. Roxana Mehran, quien dirigió el esfuerzo.

“Por ejemplo, los médicos son conscientes de que la hipertensión, el tabaquismo, la hiperlipidemia y la diabetes son los factores de riesgo basados ??en la evidencia más importantes para las enfermedades cardiacas. Ahora debemos dirigir nuestro estudio hacia los factores de riesgo menos conocidos que afectan la salud de las mujeres”, dijo la Dra. Mehran, directora de Investigación Cardiovascular Intervencionista y Ensayos Clínicos, en la Icahn School of Medicine en Mount Sinai en Nueva York, Estados Unidos.

A juicio de la investigadora, estos incluyen el “papel mencionado, pero poco estudiado” del estrés, la privación psicosocial y económica, así como los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular específicos del sexo, como el parto prematuro, la preeclampsia, la menopausia prematura y la violencia doméstica.

“La comisión concluye que al estudiar este tipo de factores, podemos prevenir, identificar y tratar mejor las enfermedades cardiacas, reduciendo las tasas de mortalidad y mejorando la salud de las mujeres a escala mundial”, puntualizó la Dra. Mehran.

Mensajes clave y recomendaciones

  1. No se dispone de datos precisos sobre la prevalencia global y los resultados de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres

Recomendación: Financiamiento directo para la recopilación de datos precisos y en tiempo real sobre la prevalencia y los resultados de las enfermedades cardiovasculares en mujeres a nivel mundial.

  1. Las mujeres con enfermedad cardiovascular siguen siendo subestimadas, subreconocidas, subdiagnosticadas y subtratadas.

Recomendación: Desarrollar programas educativos sobre enfermedad cardiovascular en mujeres para médicos, científicos, profesionales de la salud aliados y comunidades.

  1. Los mecanismos específicos del sexo en la fisiopatología y la historia natural de la enfermedad cardiovascular siguen siendo poco conocidos.

Recomendación: Priorizar la investigación específica por sexo centrada en identificar la fisiopatología y la historia natural de las enfermedades cardiovasculares.

  1. Las mujeres están infrarrepresentadas en la mayoría de los ensayos clínicos cardiovasculares.

Recomendación: Desarrollar estrategias para mejorar la inscripción y retención de mujeres en ensayos clínicos cardiovasculares.

  1. La privación socioeconómica contribuye sustancialmente a la carga global de enfermedad cardiovascular en las mujeres.

Recomendación: Priorizar la financiación en las organizaciones sanitarias mundiales para los programas de salud de las enfermedades cardiovasculares en mujeres de regiones desfavorecidas socioeconómicamente.

  1. El infarto de miocardio y la mortalidad por enfermedad cardiovascular están aumentando en las mujeres jóvenes.

Recomendación: Educar a los profesionales sanitarios y a los pacientes sobre la detección precoz y la prevención de las enfermedades cardiovasculares en mujeres jóvenes.

  1. La hipertensión, la dislipidemia y la diabetes son los factores de riesgo más importantes que contribuyen a la muerte por enfermedad cardiovascular en las mujeres.

Recomendación: Establecer iniciativas basadas en políticas y programas médicos y comunitarios sobre factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en entornos frecuentados por mujeres.

  1. Los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular específicos del sexo y otros factores poco reconocidos, como los factores psicosociales y socioeconómicos, parecen contribuir a la carga global de enfermedad cardiovascular en las mujeres.

Recomendación: Se necesita investigación para identificar el efecto de los factores de riesgo psicosociales, socioeconómicos y específicos del sexo sobre las enfermedades cardiovasculares en las mujeres y para evaluar las estrategias de intervención.

  1. La prevalencia de enfermedad cardiovascular ajustada por edad en las mujeres está aumentando en algunos de los países más poblados del mundo.

Recomendación: Ampliar los programas para un corazón sano en regiones densamente pobladas y progresivamente industrializadas.

  1. Actualmente no existe una política global establecida para coordinar la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres.

Recomendación: Adoptar alianzas público-privadas para desarrollar programas a gran escala para salvar vidas de mujeres con enfermedades cardiovasculares.

“Estas recomendaciones son una hoja de ruta para combatir a este asesino número uno de mujeres en todo el mundo”, dijo la Dra. Mehran. “Es una empresa de escala y alcance masivos y requerirá el compromiso total de los gobiernos, las organizaciones de salud, los sectores de tecnología y las agencias de financiamiento para priorizar esta urgente necesidad de cambio. Esperamos que esta hoja de ruta sea la estrella del norte para el futuro de la salud del corazón de las mujeres”.

“Establecer estas recomendaciones es un paso importante, pero es aún más importante cómo los 10 mensajes clave se implementan de manera pragmática en entornos concretos de la vida real”, dijo el Dr. Valentin Fuster, Ph. D., director del Mount Sinai Heart y médico en jefe de The Mount Sinai Hospital.

También es importante desarrollar “programas motivadores de prevención de enfermedades cardiacas que comiencen en la primera infancia y para las mujeres antes y durante el embarazo”, agregó el Dr. Fuster.

En un comentario de The Lancet, la Dra. Ana Olga Mocumbi, Ph. D., del Instituto Nacional de Salud de Mozambique, quien no participó en la comisión, planteó que sus recomendaciones piden fondos adicionales para los programas de salud cardiovascular de las mujeres, priorización de los programas de atención integrada, incluidos los programas combinados de salud cardiaca y la atención obstétrica y el fortalecimiento de los sistemas de salud se alinean con los esfuerzos para “cerrar la brecha para los más desfavorecidos del mundo”.

“Tal cambio en la atención cardiovascular de las mujeres sería un paso importante hacia la equidad, la justicia social y el desarrollo sostenible”, señaló.

 

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.