investigación síndrome de Dravet

Investigadores descubren reacción química que provoca la Epilepsia Mioclónica Severa de la Infancia

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Case Western Reserve (CWRU), decidieron explorar en profundidad la Epilepsia Mioclónica Severa de la Infancia (también conocida como síndrome de Dravet), para estudiar un posible tratamiento.

Durante la investigación, cuyos resultados fueron publicado en la revista The Journal of Clinical Investigation, descubrieron una reacción química en el cerebro llamada neddylación, la cual es capaz de estabilizar el canal de sodio.

Para llegar a esta conclusión, el equipo investigador realizó pruebas en ratones donde la muestra que carecía de la proteína necesaria para la neddylación en sus neuronas inhibidoras desarrolló epilepsia. “Si tenemos esa reacción química bajo control, podría ayudar a controlar la epilepsia”, explicó Lin Mei, profesor y presidente del Departamento de Neurociencias de la CWRU.

De esta forma, los resultados dan pie para identificar fármacos o enfoques donde se pueda manipular la reacción química con el objetivo de estabilizar el canal de sodio y así controlar la epilepsia.

Asimismo, el equipo se encuentra realizando más experimentos para determinar si esto ocurre en otros pacientes que padecen otros tipos de epilepsia. Incluso esta reacción química es considerada como un objetivo para la investigación del cáncer.

“Con esta nueva ventaja, los científicos o las compañías farmacéuticas pueden buscar productos químicos para impulsar la neddylación. El concepto aún se encuentra en una etapa inicial y es necesario hacer mucho para marcar la diferencia para los pacientes”, indicó Mei.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.