diabetes tipo 1

Identifican células que podría provocar la diabetes tipo 1

Investigadores de la Universidad de California en San Diego (UCSD) identificaron a las células variantes que causan la diabetes tipo 1, enfermedad que hasta el momento no tiene cura. Este hallazgo, marca un precedente al proporcionar una hoja de ruta genética para tratar la enfermedad, además de predecirla.

El estudio publicado en la revista Nature, se realizó en base a la asociación del genoma completo (GWAS) de personas que padecen diabetes tipo 1, con el objetivo de encontrar en el código genético diferencias que puedan asociarse con esta condición.

Además, tomaron 520.580 muestras, con lo que el equipo se propuso identificar 69 señales de asociación novedoso. Luego mapearon 448.142 elementos reguladores en cis (secuencias de ADN no codificares en o cerca de un gen) en el páncreas u los tipos de células sanguíneas periféricas.

“Al combinar estas dos metodologías, pudimos identificar las funciones específicas del tipo celular de las variantes de la enfermedad y descubrir un papel causal predictivo para las células exocrinas pancreáticas en la diabetes tipo 1, que pudimos validar experimentalmente”, explicó Kyle Gaultonm, autor principal de la investigación y profesor en el Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de UCSD.

Según se indica en el estudio, las células exocrinas pancreáticas producen enzimas secretadas en el intestino delgado, donde ayudan a digerir los alimentos. Por lo que el hallazgo representa un gran avance en la comprensión de las causas de la diabetes tipo 1.

“Estos hallazgos apoyan el papel del páncreas exocrino en la patogénesis de la diabetes Tipo 1 y destacan el poder de los estudios de asociación a gran escala de todo el genoma y la epigenómica unicelular para comprender los orígenes celulares de enfermedades complejas”, afirman los autores del estudio.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

En un artículo de revisión publicado en Nature Cardiovascular Research por expertos en cardiología, neumología y ciencias de investigación básica del Brigham and Women's Hospital, los investigadores exponen la evidencia que demuestra cómo el asma alérgica y otras alergias asociadas pueden ser factores de riesgo de CVD y cómo los medicamentos administrados para tratar el asma también puede influir en el riesgo de ECV.
Se cree que la corteza cerebral es la sede del procesamiento consciente en el cerebro. En lugar de inactivarse, algunas células específicas de la corteza cerebral muestran una mayor actividad espontánea durante la anestesia general que cuando se está despierto, y esta actividad se sincroniza entre esas células corticales. Una mejor comprensión de los mecanismos neuronales de la anestesia general podría dar lugar a mejores fármacos anestésicos y a mejores resultados quirúrgicos.