Experto de la Sochimi asegura que el 90% de las personas ingresadas a UCI no están vacunadas

El sistema hospitalario ya ha alcanzado el 95% de utilización de camas críticas en el país. Ante esto, Eduardo Tobar, vocero de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (Sochimi) afirmó que más del 90% de las personas que ingresaron a una Unidad de Cuidado Intensivo (UCI) por COVID-19 no están vacunadas.

El médico explicó a El Mercurio que durante esta semana el uso de camas críticas volvió al 95%, cifra que fue empujada principalmente por el incremento de casos registrado desde mediados de mayo, que algunos atribuyen a la movilidad por el día de la madre y las recientes elecciones.

Tobar indicó que existe una paradoja, ya que a pesar de que el proceso de inoculación ha superado el 50% del grupo objetivo “todavía quedan muchos susceptibles. Para que las vacunas tengan un efecto significativo uno tiene que tener por lo menos el 70% u 80% de la comunidad vacunada”.

Por el perfil de las personas que actualmente están ingresando a las UCI, el intensivista del Hospital Clínico de la Universidad de Chile estimó que “el 95% o 90% son personas que no están vacunadas”.

“Hay pocos pacientes que están vacunados, y entre los no vacunados yo diría que dos tercios son porque aún no les tocaba y otro porque francamente no quisieron vacunarse. Todavía tenemos pacientes de 60 o 70 años que ya debieran estar vacunados desde hace dos meses y que optaron por no hacerlo, y jóvenes con comorbilidades que no se han vacunado”, afirmó.

Dado el escenario, el especialista sostiene que es importante vacunar a quienes están rezagados, pues “no nos sirve tener un 50% vacunado, porque eso quiere decir que todavía tenemos nueve millones de (personas) susceptibles y con eso podemos seguir muchos meses con una crisis sanitaria”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Investigadores están desarrollando un implante dental inteligente que resiste el crecimiento bacteriano y genera su propia electricidad al masticar y cepillar para encender una luz que rejuvenece los tejidos. La innovación podría extender la vida útil de un implante.
Al igual que el SARS-CoV-2 constituye una pandemia que ha cobrado más de 4 millones de vidas y más de 200 millones de personas diagnosticas que aún conviven con diversas secuelas, la Asociación Chilena de Hepatología (ACHHEP), filial de la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SChGE), advierte su preocupación acerca de la pandemia del consumo excesivo de alcohol.