OMS establece una nueva forma de llamar a las variantes del Covid-19

Para facilitar la identificación de las variantes de preocupación del Covid-19, la Organización Mundial de la Salud anunció una nueva nomenclatura de identificación, llamándolas con las letras del alfabeto griego.

De esta forma, la primera variante de preocupación, que se detectó en primera instancia en Gran Bretaña y es conocida también como B.1.1.7, será llamada la variante “alfa”. La segunda, que se encontró en Sudáfrica y se ha conocido como B.1.351, ahora se llamará la variante “beta”. La tercera variante detectada en Brasil se llamará variante “gamma” y la cuarta encontrada en India será la variante “delta”.

Las futuras variantes que alcancen el estatus “de preocupación” serán etiquetadas con las letras que les siguen en el alfabeto griego, según su aparición.

Un grupo de expertos propuso el nuevo sistema, que no reemplazará los sistemas científicos para poner nombres, pero ofrecerá “etiquetas sencillas, fáciles de decir y de recordar” para las variantes, según declaró la OMS.

Según agregan, esta nueva identificación puede ayudar a disminuir el estigma hacia los países relacionados. El uso de nombres geográficos puede avivar el racismo y la xenofobia. También desincentiva potencialmente a los países de buscar nuevas variantes, ya que encontrarlas puede dañar su imagen nacional. Además, si bien una variante puede ser encontrada en un lugar determinado, esto no significa que sea su origen, ya que las variantes pueden propagarse fácilmente antes de ser descubiertas.

En la actualidad existe una firme tendencia en la medicina a dejar de nombrar las enfermedades según el lugar donde se identificaron por primera vez. Cuando la OMS ideó un nombre para la enfermedad causada por el Sars-CoV-2, la llamó Covid-19, una contracción de la “enfermedad por coronavirus 2019”.

A pesar que cada variante tiene su nombre científico, estas resultan difíciles de memorizar y de identificar, volviéndose “un lío sangriento”, según la revista Nature. Por ejemplo, la variante del Reino Unido tiene dos apodos oficiales, según el sistema que esté utilizando. Se llama B117 en el sistema Pango, pero 20I / 501Y.V1 en el sistema Nexstrain. La confusión de estos términos lleva a que las personas las identifiquen según su origen de identificación.

Por estas razones, la OMS ha establecido que la mejor forma de identificar las variantes de preocupación sin caer en estigmatizaciones ni enredes científicos, es identificándolas con el alfabeto griego. Este sistema de identificación es “fácil de pronunciar y recordar”, asegura la OMS.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.