Profesionales de la salud pública y mapuches trabajarán de forma colaborativa para tratar la Tuberculosis

Instituciones de salud pública de la región de Los Ríos se reúnen con mapuches conocedores de medicina ancestral para enfrentar la Tuberculosis. Esta patología aún está presente en el país. Según el reporte Programa Nacional de Control y Eliminación de la Tuberculosis (PROCET) del Ministerio de Salud, alrededor de 3 mil personas desarrollaron esta enfermedad.

El tratamiento para la Tuberculosis es farmacológico que no siempre es bien recibido por los pacientes. Con el objetivo de mejorar su adherencia y fortalecer la salud de las personas, personal médico de los Cesfam y profesionales de la Seremi y Servicio de Salud Del Reloncaví, se reunieron con las comunidades mapuches de huilliche, intercambiando conocimiento para incluir la medicina ancestral en los tratamientos.

José Antonio Vergara, epidemiólogo de la Seremi de Salud Los Lagos, aseguró que es necesaria una respuesta colectiva y organizada frente a estas enfermedades poniendo en el centro el bien común. “En el sistema público el tratamiento es gratuito independiente de la previsión de la persona, además profesionales acompañan al paciente para que no abandone el tratamiento porque si lo hace, después aparecen nuevas cepas que no se pueden tratar, por eso es necesario que la ciencia se complemente con el conocimiento ancestral”, aclaró.

Respecto a la visión de la cultura mapuche acerca de la salud y la importancia de su incorporación, Mónica Igor, facilitadora intercultural de la comuna de Fresia, indicó a el diario El Heraldo Austral que “todo lo que pensamos, lo que comemos, lo que respiramos y cómo nos relacionamos, determina nuestra salud o la enfermedad. La enfermedad es producto de un desequilibrio en nuestro entorno, como cuando se intervienen los bosques, los ríos y los mares, eso nos provoca enfermedad”, explicó.

Por su parte, Yaneth Huinca, facilitadora intercultural del CESFAM Padre Hurtado, explicó que la medicina mapuche busca intervenir en el cuerpo con medicina natural que, a diferencia de los medicamentos occidentales, no dañan el estómago. “Para nosotros todo es remedio, un abrazo, los mismos sanadores y también las hierbas, podemos ayudar a las personas mapuches y no mapuches, porque ambas medicinas pueden apoyarse mutuamente”, precisó.

Producto a la pandemia, las estrategias de prevención se han debilitado y en el año se han registrado 23 casos de Tuberculosis localizados, mayoritariamente, en la zona pulmonar.  “Están contagiando a otras personas sanas, además hay 4 casos extrapulmonares, de ellos uno es menor de 15 años. En total hay 4 niños en tratamiento, 10 son casos en mayores de 60 años y 13 casos entre las edades de 15 a 59 años. También Hay 4 pacientes fallecidos, lo que representa al 17% de los casos diagnosticados de TBC”, comentó Regina Haro, profesional del Programa de Tuberculosis.

Por lo mismo, hizo énfasis en que este trabajo colaborativo no debe dejar de lado los avances logrados en materia de prevención con el fin de evitar que más personas se contagien.

Finalmente, el Seremi de Salud de Los Lagos, Alejandro Caroca, valoró el encuentro manifestando que la conversación fue un avance en salud intercultural, “lo que se busca es proteger a las personas y estamos comprometidos en seguir avanzando”.

La comisión integrada por los profesionales de salud de Seremi, Servicio, Salud Municipal y representantes de la Mesa Territorial de Salud de las Provincias de Llanquihue y Palena continuarán trabajando por la coordinación de ambas medicinas en beneficio de los usuarios.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

En el estudio más grande de la composición bacteriana intestinal (también llamado microbioma intestinal) hasta la fecha en personas con deficiencia de IgA selectiva por inmunodeficiencia, los investigadores de DTU Bioengineering han determinado que las personas con deficiencia de IgA tienen una incidencia mucho más frecuente de E. coli, y que existen varios factores intestinales que tienen correlación con procesos inflamatorios y patogénicos.