Dr. Diego Reyes: “El 90% de quienes padecen cáncer de riñón son personas sobre los 50 años”

Desde el 2017 se estableció el tercer jueves de junio como el Día Mundial del Cáncer de Riñón por la Coalición Internacional contra el Cáncer de Riñón. Según datos de la Globacan 2020, en Chile se presentaron cerca de 2.000 nuevos casos y más de 1.000 muertes producto de esta enfermedad.

Es el sexto cáncer más frecuente en el país y el noveno de mayor mortalidad. Según estudios, el 90% de los casos de cáncer de riñón se presentan en hombres mayores de 50 años, acentuándose en fumadores y personas con obesidad; y es dos veces más común su incidencia en hombres que en mujeres.

Sin embargo, pese a los datos pesquisar de forma temprana este cáncer es difícil, puesto que no suele presentar síntomas en su fase temprana y, generalmente, se descubre de forma accidental durante exámenes de imagenología de otras enfermedades abdominales.

“La gran mayoría de los casos, entre el 50 al 60%, son un hallazgo, lo que en medicina llamamos un incidentaloma. Se suele encontrar cuando el paciente se realiza otros exámenes de rutina en la zona abdominal”, relata el doctor Diego Reyes, jefe de urología de la Clínica Bupa Santiago y urólogo del Instituto Nacional del Cáncer.

¿Qué es el cáncer de riñón?

El cáncer de riñón se presenta como un crecimiento maligno de células en el Parénquima (tejido del riñón), parte que tiene relación con la filtración de la sangre para eliminar toxinas mediante la producción de orina en el metabolismo de las personas.

¿Qué síntomas están asociados a este tipo de cáncer?

Como el cáncer de riñón está dentro del abdomen, en general, no es muy sintomático a no ser que sea de un tamaño muy grande. De hecho, en la mayoría de las veces no duele y cuando duele, generalmente es un tamaño sobre los 10 cm., y ahí ya estamos hablando de un cáncer avanzado. En estos casos, el síntoma principal es la hematuria, sangrado por la orina, que puede ser percibida por el paciente o a través de un examen de orina que pesquisa células sanguíneas.

Sin embargo, en el 60% de los casos los pacientes no presentan síntomas y se halla este cáncer por accidente durante exámenes de imagenología de otras enfermedades abdominales. Lo anterior se debe a que la mayoría de los casos no presentan síntomas y por ello, son descubiertos en etapas avanzadas de la enfermedad, lo que reduce drásticamente su posibilidad de curación.

¿Quiénes tienen mayor probabilidad de padecer de cáncer de riñón?

Quienes tienen más probabilidades de tener cáncer de riñón son personas sobre los 50 años (90%), además, el riesgo incrementa en las personas fumadoras y con obesidad. Se debería realizar, por ejemplo, imagenología a todos los mayores de 50 años.

Además, está demostrado que los pacientes que tienen este cáncer de manera temprana, antes de los 47 años, corren el riesgo de transmitir el cáncer a sus hijos. Por ello, si tengo antecedentes familiares, lo recomendable es que, a partir de los 18 años, el paciente se realice exámenes preventivos para detectarlo a tiempo.

¿Qué tratamientos se están aplicando actualmente para tratar este cáncer?

Cuando es detectado de forma temprana y el tumor es pequeño, es altamente probable curarlo cuando es pequeño, hasta unos 7 cm., pero si este pasa esos centímetros se hace más complejo tratarlo y es probable que el tumor reaparezca a distancia, lo que llamamos metástasis. Si es pequeño y se comprueba que no hay metástasis, está la opción de la cirugía a través de una nefrectomía parcial (extracción de riñón) tratando de cuidar el resto del riñón.

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer de riñón avanzado?

No hay opciones curativas para cuando el tumor ya está avanzado y tiene metástasis en otros órganos. Hasta hace 4 o 5 años atrás, nuestra única alternativa era medicamentos orales de tratamientos sistémicos, conocidos como inhibidores de tirosina quinasa. Estos han demostrado gran eficacia para controlar el crecimiento del tumor, pero no mejoran la sobrevida de los pacientes.

Sin embargo, hace 5 años aproximadamente se están utilizado la inmunoterapia, donde los medicamentos son endovenosos, que reactivan el sistema inmune para que las propias defensas del cuerpo detecten las células tumorales como si fuesen una infección, por ejemplo. Con nueva terapia tenemos pacientes que un 20% de sobrevida, es decir, 1 de cada 5 pacientes están vivos a los 5 años de tratamiento.

¿Los tratamientos y detección del cáncer de riñón se han visto afectados por la pandemia de Covid-19?

En general, todos los tratamientos oncológicos se han retrasado tanto en la práctica pública como privada por la falta de acceso a pabellones producto de la contingencia sanitaria. Además, los diagnósticos también se han visto retrasados. Sin embargo, un detalle positivo, desde mi impresión, es que hemos podido pesquisar más casos de cáncer de riñón. Cuando los pacientes con Covid-19 son hospitalizados, se toma una tomografía computada de tórax, de abdomen y pelvis. A través de ellas se pueden detectar de forma accidental un tumor renal y ser tratado una vez que el paciente sea dado de alta por la infección del SARS-CoV-2.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

En el estudio más grande de la composición bacteriana intestinal (también llamado microbioma intestinal) hasta la fecha en personas con deficiencia de IgA selectiva por inmunodeficiencia, los investigadores de DTU Bioengineering han determinado que las personas con deficiencia de IgA tienen una incidencia mucho más frecuente de E. coli, y que existen varios factores intestinales que tienen correlación con procesos inflamatorios y patogénicos.