Estudio relaciona el desarrollo de enfermedades oculares con la cocina a leña y carbón

Aproximadamente la mitad de la población mundial (3.800 millones de personas) está expuesta a la contaminación del aire doméstico por cocinar con combustibles sólidos “sucios”, como el carbón y la madera. Si bien estudios anteriores han informado de un posible vínculo entre cocinar con combustibles sólidos y un mayor riesgo de cataratas en las mujeres, no está claro si también existen asociaciones similares con otras enfermedades oculares importantes, como la conjuntivitis, la queratitis y el glaucoma.

Los investigadores del Departamento Nuffield de Salud de la Población (NDPH) de la Universidad de Oxford y la Academia China de Ciencias Médicas y la Universidad de Pekín, Beijing, analizaron datos de casi medio millón de adultos chinos en el Biobanco Kadoorie de China.

A todos los participantes del estudio se les preguntó sobre sus hábitos de cocina mediante un cuestionario, y luego se les hizo un seguimiento de las admisiones hospitalarias por enfermedades oculares importantes a través de la vinculación con los registros del seguro médico. Durante el período de seguimiento de diez años, hubo 4.877 casos de trastornos de la conjuntiva, 13.408 cataratas, 1.583 trastornos de la esclerótica, córnea, iris y cuerpo ciliar (DSCIC) y 1.534 casos de glaucoma entre los participantes del estudio.

Según el estudio, publicado en la revista Plos Medicine, en comparación con los que cocinaban con combustibles limpios (electricidad o gas), los usuarios de combustibles sólidos tendían a ser mayores, mujeres, residentes rurales, trabajadores agrícolas con menor nivel de educación y fumadores habituales.

Entre los resultados de la investigación, el uso prolongado de combustibles sólidos para cocinar se asoció con un 32%, 17% y 35% más de riesgo de conjuntiva, cataratas y DSCIC, respectivamente, en comparación con aquellos que cocinaron con combustibles limpios;

Hubo poca diferencia en el riesgo entre los diferentes tipos de combustibles sólidos utilizados (por ejemplo, carbón versus madera). Además, no hubo asociación entre el uso prolongado de combustibles sólidos y un mayor riesgo de glaucoma.

Las personas que cambiaron de combustibles sólidos a combustibles limpios para cocinar tenían menor riesgo de sufrir enfermedades oculares en comparación con aquellos que no cambiaron. Las personas que cambiaron tenían más de riesgo de conjuntiva (21%), cataratas (5%) y DSCIC (21%).

El Dr. Peter Ka Hung Chan, investigador del Departamento de Salud de la Población de Nuffield, Universidad de Oxford y autor principal del estudio, explicó que “el aumento de los riesgos puede deberse a la exposición a altos niveles de partículas finas (PM2. 5) y monóxido de carbono, que pueden dañar la superficie del ojo y causar inflamación”.

La quema de madera también aumenta el riesgo de lesiones oculares por chispas o polvo de madera. Los investigadores proponen que la razón por la que no hubo asociación entre el uso de combustibles sólidos y el riesgo de glaucoma fue porque este trastorno afecta las estructuras internas del ojo, que están menos expuestas a los contaminantes del aire.

Entre los individuos que usaban combustibles sólidos para cocinar, el estudio no encontró diferencias significativas en el exceso de riesgo entre aquellos con y sin ventilación de estufas (como una chimenea).

En China, a pesar del reciente éxito de las iniciativas de estufas limpias impulsadas por el gobierno, alrededor de 400 millones de personas todavía usaban combustibles sólidos para fines domésticos en 2018. En todo el mundo, el porcentaje de la población mundial que depende de combustibles sólidos para cocinar solo ha disminuido modestamente desde 2010, en 11%. La mayoría de estas personas vive en países de bajos ingresos, particularmente en África y Asia. Esto puede dificultar el acceso de las personas afectadas por trastornos oculares a un tratamiento eficaz y asequible.

El profesor Zhengming Chen, profesor de epidemiología y director de programas de China en el Departamento de Salud de la Población de Nuffield, Universidad de Oxford y coautor del estudio, mencionó que “entre los adultos chinos, el uso de combustible sólido a largo plazo para cocinar se asoció con mayores riesgos no solo de trastornos de la conjuntiva, sino también de cataratas y otras enfermedades oculares más graves. El cambio a combustibles limpios pareció mitigar los riesgos, lo que subraya la importancia para la salud mundial de promover el acceso universal a combustibles limpios”.

Por su parte, el profesor Liming Li de la Universidad de Pekín y parte del equipo de investigación, agregó que el estudio “agrega otra pieza de evidencia para apoyar los esfuerzos gubernamentales para facilitar la transición de combustible, y el público en general debe estar informado sobre los riesgos potenciales de enfermedades oculares, algunos de los cuales son altamente discapacitantes, relacionados con el uso de combustibles sólidos”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró la muestra de apoyo global demostrada en la Cumbre Mundial de Covid-19, organizada por el presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden, este pasado miércoles, pero pidió que "los compromisos se conviertan en acciones inmediatas para acabar con la pandemia de forma equitativa".
El miércoles 29 de septiembre a partir de las 19:00 se realizará este encuentro organizado por Pro Salud Chile, con el objetivo de conocer cómo operará este nuevo modelo de prescripción y cuáles son sus ventajas, tanto para la salud y seguridad de los pacientes, como para asegurar la trazabilidad