Estudio: El control nacional de COVID-19 tiene prioridad sobre las prohibiciones de viajes internacionales

Desde que COVID-19 alcanzó el estado de pandemia mundial, muchos países se han enfrentado a presiones de contención de la transmisión nacional e internacional después de experimentar múltiples olas epidémicas. Pero según un nuevo artículo coescrito por un experto en economía urbana y ambiental de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, el control de la transmisión doméstica del nuevo coronavirus debería tener prioridad sobre las prohibiciones de viajes internacionales o las restricciones aparentemente destinadas a limitar la amenaza del virus en el extranjero.

Una nueva investigación de Yilan Xu, profesor de economía agrícola y del consumidor en Illinois, publicada en la revista Proceedings of the National Academy of the Sciences muestra evidencia de China en cuanto a que los casos importados de COVID-19 solo tienen un efecto limitado en los casos confirmados de un país, pero eso solo si los mecanismos de mitigación de la transmisión nacional han mantenido el virus bajo control.

“A medida que COVID-19 y sus variantes continúan propagándose por todo el mundo, los países deben gestionar los riesgos de propagación nacional e internacional al mismo tiempo, pero las magnitudes relativas de esas amenazas varían con el tiempo y dependen en gran medida de cuán débiles o fuertes es la transmisión doméstica”, dijo el autor.

Las intervenciones de transmisibilidad como el distanciamiento social, el uso de máscaras, las pruebas y las cuarentenas oportunas son más efectivas que las restricciones generales de viaje, según el documento.

“Aparte de las prohibiciones de viajes internacionales, se puede mitigar fácilmente la transmisión internacional con intervenciones no farmacéuticas: una prueba doble negativa antes de que los viajeros ingresen al país; registro previo del estado de salud; cuarentena centralizada obligatoria; y el uso de mascarilla universal, por ejemplo”, dijo Xu.

“Dicho esto, todas las intervenciones en el frente internacional tendrían efectos casi insignificantes si las intervenciones de transmisibilidad doméstica no estuvieran en su lugar o si el virus doméstico ya se está propagando exponencialmente”, afirmó.

Xu y sus coautores realizaron un análisis geográfico de múltiples escalas de la propagación de COVID-19 para cuantificar el riesgo de importación de virus en diferentes escenarios de políticas utilizando evidencia de China en la primavera de 2020.

Utilizando datos de vuelos internacionales y de movilidad a gran escala de China, los investigadores construyeron una red integrada de 284 ciudades chinas y 48 países y regiones que tuvieron en cuenta los efectos dinámicos de las políticas de restricción de viajes y varios vectores de transmisión de enfermedades infecciosas, incluso dentro de la ciudad, entre -ciudad y transmisión transfronteriza.

“Descubrimos que la transmisión dentro de la ciudad era el mecanismo de transmisión dominante en China al comienzo del brote, y que todos los mecanismos de transmisión nacionales se silenciaron o debilitaron significativamente antes de que la importación representara una amenaza”, explicó Xu.

“Por lo tanto, el momento de las diversas intervenciones es importante. Como nuestras simulaciones sugieren que el riesgo de importación es limitado cuando la transmisión nacional está bajo control, también descubrimos que los casos acumulados en China a fines de abril de 2020 habrían sido casi 13 veces más altos si la transmisibilidad nacional hubiera resurgido a su nivel previo a la contención después de la importación, y 32 veces más alto si la transmisibilidad nacional se hubiera mantenido en su nivel anterior a la contención. Por eso es imperativo tener la transmisión nacional bajo control”, enfatizó el investigador.

Los autores encontraron que incluso sin restricciones de viajes internacionales y controles de transmisión de importaciones extranjeras, los casos importados solo tendrían un efecto limitado en el total de casos confirmados en China a pesar de sus casos domésticos extremadamente bajos.

“Esto se debió a que los mecanismos de transmisión nacionales se suprimieron significativamente cuando surgió el riesgo de importación”, dijo Xu.

“Aunque las agresivas políticas de contención del gobierno chino, tal como se calibran en nuestro modelo de referencia, pueden no ser viables en otros países, nuestras simulaciones muestran que las políticas de control de las importaciones son las más efectivas cuando las transmisiones nacionales se suprimen al menos parcialmente, porque las transmisiones nacionales incontroladas pueden magnificar exponencialmente los efectos de la importación”, comentó.

El estudio llena el vacío en la literatura de investigación al cuantificar el riesgo de importación bajo diferentes mecanismos, dinámicas e interacciones de la transmisión de COVID-19 en múltiples escalas geográficas a medida que se propaga dentro de las ciudades, entre ciudades y a través de las fronteras nacionales, señaló Xu.

Según el autor, los hallazgos del estudio brindan información práctica sobre la contención de enfermedades infecciosas y exigen esfuerzos de supresión global colaborativos y coordinados.

“Las enfermedades infecciosas viajan internacionalmente todo el tiempo, por lo que es un poco tonto pensar: cortaremos los viajes internacionales y eso será todo. Seguirá su curso”, sostuvo agregando que la investigación destaca la necesidad de un enfoque coordinado en una pandemia mundial.

“Cada país realmente necesita coordinarse entre sí; e incluso a nivel nacional, cada estado debe coordinarse entre sí. Se nos recuerda de esto de nuevo a medida que la variante delta continúa extendiéndose en los EE. UU. y en el extranjero”, concluyó Xu.

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró la muestra de apoyo global demostrada en la Cumbre Mundial de Covid-19, organizada por el presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden, este pasado miércoles, pero pidió que "los compromisos se conviertan en acciones inmediatas para acabar con la pandemia de forma equitativa".
El miércoles 29 de septiembre a partir de las 19:00 se realizará este encuentro organizado por Pro Salud Chile, con el objetivo de conocer cómo operará este nuevo modelo de prescripción y cuáles son sus ventajas, tanto para la salud y seguridad de los pacientes, como para asegurar la trazabilidad