Científicos lograron identificar cómo el colesterol alimenta la metástasis del cáncer de mama

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común, con más de 2,2 millones de casos en 2020. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una de cada 12 mujeres enfermará de cáncer de mama a lo largo de su vida. En todos los tipos de cáncer, la mayoría de sus células cancerosas mueren cuando intentan hacer metástasis, sin embargo, las que logran sobrevivir poseen una capacidad para superar el estrés de la célula.

En esta línea, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke desarrollaron una investigación donde descubrieron que el colesterol es fundamental para impulsar la capacidad de sobrevivencia de las células del cáncer de mama.

“Los pocos que no mueren tienen esta capacidad para superar el mecanismo de muerte inducido por el estrés de la célula. Descubrimos que el colesterol era fundamental para impulsar esta capacidad “, indicó el autor del estudio, el Dr. Donald P. McDonnell.

Anteriormente, junto a su equipo de investigación habían trabajado en su laboratorio que se centró en el vínculo entre el colesterol alto y los cánceres ginecológicos y de mama con estrógeno positivo. Esos estudios encontraron que los cánceres alimentados por la hormona estrógeno se beneficiaron de los derivados del colesterol que actúan como estrógeno, lo que aviva el crecimiento del cáncer.

Pero surgió una paradoja para los cánceres de mama negativos al estrógeno. Estos cánceres no dependen de los estrógenos, pero el colesterol alto todavía se asocia con una enfermedad peor, lo que sugiere que podría estar funcionando un mecanismo diferente.

En el estudio actual, publicado en la revista Nature Communications, utilizó líneas de células cancerosas y modelos de ratón, los investigadores de Duke encontraron que las células cancerosas que migran devoran el colesterol en respuesta al estrés y la mayoría muere. Pero los que viven emergen con un superpoder que los hace capaces de resistir la ferroptosis, un proceso natural en el que las células sucumben al estrés. Estas células cancerosas impermeables al estrés luego proliferan y hacen metástasis fácilmente.

El proceso parece ser utilizado no solo por células de cáncer de mama ER negativas, sino también por otros tipos de tumores, incluido el melanoma. Y los mecanismos identificados podrían ser dirigidos por terapias.

“Desentrañar esta vía ha puesto de relieve nuevos enfoques que pueden ser útiles para el tratamiento de la enfermedad avanzada”, dijo McDonnell. “Hay terapias contemporáneas en desarrollo que inhiben la vía que hemos descrito. Es importante destacar que estos hallazgos destacan una vez más por qué reducir el colesterol, ya sea mediante el uso de medicamentos o mediante modificaciones en la dieta, es una buena idea para mejorar la salud “.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados