Apagar las cámaras durante las reuniones virtuales puede reducir la fatiga

Más de un año después de que la pandemia hiciera que muchos empleados pasaran al trabajo remoto, las reuniones virtuales se han convertido en una parte familiar de la vida diaria. Junto con eso, puede venir la “fatiga del zoom”, una sensación de agotamiento y falta de energía después de un día de reuniones virtuales.

Una nueva investigación realizada por Allison Gabriel, profesora McClelland de Administración y Organizaciones y Académica Distinguida de la Universidad de Arizona Eller College of Management, sugiere que la cámara puede ser parcialmente culpable.

La investigación de Gabriel, publicada en el Journal of Applied Psychology, analiza el papel de las cámaras en la fatiga de los empleados y explora si estos sentimientos son peores para ciertos empleados.

“Siempre existe la suposición de que si tienes la cámara encendida durante las reuniones, estarás más comprometido”, dijo Gabriel.

“Pero también hay mucha presión de autopresentación asociada con estar frente a la cámara. Tener una experiencia profesional y parecer listo, o mantener a los niños fuera de la habitación son algunas de las presiones”, explicó.

Después de un experimento de cuatro semanas en el que participaron 103 participantes y más de 1.400 observaciones, Gabriel y sus colegas descubrieron que, de hecho, es más agotador tener la cámara encendida durante una reunión virtual .

“Cuando las personas tenían cámaras encendidas o se les decía que las mantuvieran encendidas, informaron más fatiga que sus contrapartes que no usaban cámaras”, dijo Gabriel.

“Y esa fatiga se correlacionó con menos voz y menos participación durante las reuniones. Entonces, en realidad, aquellos que tenían cámaras encendidas potencialmente participaban menos que aquellos que no usaban cámaras. Esto contradice la sabiduría convencional de que las cámaras deben estar involucradas en reuniones virtuales”, sostuvo.

Gabriel también descubrió que estos efectos eran más fuertes para las mujeres y para los empleados más nuevos en la organización, probablemente debido a presiones adicionales de autopresentación.

“Los empleados que tienden a ser más vulnerables en términos de su posición social en el lugar de trabajo, como las mujeres y los empleados más nuevos y menos titulares, tienen una mayor sensación de fatiga cuando deben mantener las cámaras encendidas durante las reuniones”, dijo Gabriel.

“Las mujeres a menudo sienten la presión de ser perfectas sin esfuerzo o tienen una mayor probabilidad de interrupciones en el cuidado infantil, y los empleados más nuevos sienten que deben estar frente a la cámara y participar para mostrar productividad”, enfatizó.

Gabriel sugiere que esperar que los empleados enciendan las cámaras durante las reuniones de Zoom no es la mejor manera de hacerlo. Más bien, dice que los empleados deben tener la autonomía para elegir si usar o no sus cámaras, y otros no deben hacer suposiciones sobre la distracción o la productividad si alguien elige mantener la cámara apagada.

“Al final del día, queremos que los empleados se sientan autónomos y apoyados en el trabajo para estar en su mejor momento. Tener autonomía sobre el uso de la cámara es otro paso en esa dirección”, dijo Gabriel.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró la muestra de apoyo global demostrada en la Cumbre Mundial de Covid-19, organizada por el presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden, este pasado miércoles, pero pidió que "los compromisos se conviertan en acciones inmediatas para acabar con la pandemia de forma equitativa".
El miércoles 29 de septiembre a partir de las 19:00 se realizará este encuentro organizado por Pro Salud Chile, con el objetivo de conocer cómo operará este nuevo modelo de prescripción y cuáles son sus ventajas, tanto para la salud y seguridad de los pacientes, como para asegurar la trazabilidad