Investigación evidencia el comportamiento de anticuerpos contra SARS-CoV-2 en población vacunada con Sinovac y Pfizer-BioNTech en Chile

Detectar en el tiempo los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 -y con ello evidenciar parte de la respuesta inmunológica en las personas que han recibido las vacunas Sinovac y Pfizer-BioNTech en nuestro país, fue el objetivo de una investigación desarrollada de manera conjunta por académicos del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile con apoyo del Ministerio de Ciencia y el Ministerio de Salud.

La investigación publicada ayer en The Lancet Infectious Diseases, es una de las primeras comparaciones poblacionales en el mundo entre ambas vacunas, desarrollada desde las perspectivas de la movilidad y la epidemiología.

Con un despliegue en 37 ciudades de todo el país, este estudio de detección de anticuerpos IgG contra SARS-CoV-2 consideró a más de 60 mil personas, cuyas muestras fueron tomadas en estaciones ubicadas en puntos estratégicos basados en la información de movilidad de las grandes ciudades chilenas que ISCI en conjunto con ENTEL Ocean procesan desde hace más de un año. Con información totalmente agregada y anonimizada, se pudo seleccionar sitios con alto volumen de tráfico que permitiesen obtener una muestra altamente representativa de cada territorio.

Según destacó el ministro de Ciencia, Andrés Couve, el estudio dio cuenta que ambas vacunas generan una respuesta inmune en la gran mayoría de las personas. “Lo que presentamos hoy realmente hay que mirarlo como un logro de una visión de largo plazo que se basa en la investigación asociativa y multidisciplinaria (…) Son resultados muy interesantes respecto a los niveles de anticuerpos, pero me gustaría destacar cómo este estudio de seroprevalencia tiene un impacto en la salud pública y cómo estos resultados han sido un insumo clave al momento de tomar la decisión de aplicar dosis de refuerzo en nuestro país”, sostuvo el titular de ciencias.

Principales resultados

A diferencia de lo que ocurre con indagatorias que analizan la efectividad de las inoculaciones, el estudio “Seropositividad Dinámica de IgG en Chile tras el despliegue de una vacuna de virus inactivado (CoronaVac) y una vacuna mRNA (BTN162b2): un estudio centinela de vigilancia”, analiza la evolución en el tiempo de los anticuerpos a nivel poblacional.

En efecto, mediante la aplicación de tests rápidos para la detección de anticuerpos IgG contra SARS-CoV-2, el estudio identifica la dinámica de estos a medida que transcurre el tiempo desde la inoculación de las primeras y segundas dosis, en ambos tipos de vacunas. Además, el estudio permite analizar si la positividad se ve afectada por diferencias etarias, de género o por comorbilidades.

El reporte incluyó los datos de 64.813 personas evaluadas, hasta el 2 de julio de 2021, y dentro de los principales resultados muestra que la positividad general de IgG para los receptores de Sinovac alcanzó el 77% después de la vacunación completa con dos dosis, mientras que una sola dosis de dicha vacuna produjo niveles bajos de positividad de IgG, con un 28,1%. En tanto, la seropositividad en los receptores de la vacuna Pfizer-BioNTech superó el 95% después de dos dosis y el 80% después de una dosis de la vacuna.

Junto a esto, por grupo etario, se observaron niveles de positividad significativamente más bajos para ambas vacunas entre los participantes de 60 años o más respecto a aquellos menores de 40 años y, para Sinovac, para hombres en comparación con las mujeres y para personas con diabetes y enfermedad crónica cardiaca.

Como destaca el académico de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, Dr. Miguel O’Ryan, los resultados muestran que “tanto las personas que recibieron las vacunas Sinovac como los que recibieron Pfizer tuvieron una respuesta muy robusta a IgG medido por el test en el dedo al cabo de dos semanas de la segunda dosis: 75% para Sinovac y arriba de 90% para Pfizer, lo cual se condice muy bien para los ensayos de fase clínica de ambas vacunas hechos previamente, pero esto es en la vida real”.

Con estos datos a la vista, advierte que “hay que ser muy cauto con la interpretación porque eso no significa que las personas que han recibido Sinovac al cabo del tiempo estén necesariamente sin protección, porque estamos midiendo solamente un elemento de la respuesta inmune contra el virus y con una técnica”.

Estos datos, dice O’Ryan, “proveen más evidencia para sugerir que un refuerzo de vacunación, fundamentalmente en el caso de Sinovac”. Al mismo tiempo, confiere evidencia inmunológica que la vacunación con dos dosis de Pfizer mantiene altos niveles de anticuerpos IgG aún a 20 semanas post segunda dosis.

Respecto a las vacunas de refuerzo, el académico de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, Juan Pablo Torres, dice que es importante “tener los datos al momento de considerar los tipos de vacuna que pueden ocuparse para estos tipos refuerzo: es importante tener y generar evidencia respecto de la seguridad y el tipo de respuesta inmune que existe frente a esa tercera dosis de refuerzo, tanto en las personas que sean candidatas a recibirla, como en aquellas que la reciben para ver su comportamiento en el tiempo”.

Por su parte, el académico U. de Chile y director del Instituto Sistemas Complejos de la Ingeniería (ISCI), Leonardo Basso, plantea que los resultados del estudio “muestran claramente que las dos vacunas generan respuestas, y eso es una gran noticia que es consistente con que el proceso de vacunación ha logrado detener el número de contagios en circunstancias más complejas de la pandemia, dada la circulación de una variante más contagiosa y de cuarentenas mucho menos efectivas”.

Asimismo, señala que “el estudio muestra las diferencias en el tiempo, es decir cómo cambia el IgG respecto de cuándo una persona se vacunó, y de qué manera es distinto para cada vacuna, para gente con comorbilidad, para mayores de 60 años, por lo tanto, puede indicar dónde priorizar terceras dosis”.

Primera publicación made in Chile en The Lancet ID

El estudio fue aceptado en la importante publicación científica. Para Leonardo Basso, la dimensión de la muestra y la solidez de los resultados permitieron que se publicará el documento. “Está información es sólida, tiene el enorme valor de haber sido levantada en asociación entre la academia y el Estado, y no sólo es relevante para Chile, es relevante para todos los países que han basado su estrategia de vacunación en Sinovac”, aseveró.

Por su parte, para el académico Miguel O’Ryan, la investigación tiene un impacto más allá de nuestro país, dado que al “mostrar a todos los países del mundo que están usando vacunas COVID, que hay que estar mirando la respuesta diferencial en el tiempo, ir evaluando las diferentes vacunas y eventualmente ver si hay que adaptar la estrategia complementaria a la sola incorporación inicial de la vacunación, que es lo clave”.

Desde esta perspectiva es clave sostener esta vigilancia inmunológica en la población, especialmente para evaluar el efecto de las dosis de refuerzo en el tiempo, y comenzar la evaluación de poblaciones pediátricas a la luz del eventual inicio de la vacunación en este grupo.

El estudio sigue en desarrollo, con nuevas muestras diaria en el territorio nacional.

Nuevo aporte de los centros de excelencia en Chile

En la presentación del estudio, el ministro de Ciencia también destacó la importancia de políticas públicas de ciencia asociativa en Chile y el Plan Nacional de Centros de excelencia que impulsa su cartera.

“Lo que presentamos hoy, este resultado de una investigación que se hizo en el marco de la pandemia, realmente hay que mirarlo como un logro de una visión de largo plazo que se basa en la investigación asociativa y multidisciplinaria. Esto es algo que estamos haciendo en Chile desde el año 2000. Una política continua de nuestra Agencia de Investigación y Desarrollo (ANID). Y es por eso por lo que es tan importante para nuestro país contar con centros como el ISCI que nos permiten llevar a cabo esta investigación de largo plazo frente a desafíos complejos que requieren múltiples aportes. Es por eso por lo que hemos propuesto un Plan Nacional de Centros, justamente para fortalecer este tipo de centros, para aumentar su impacto en nuestra sociedad, en nuestra economía y, como vemos aquí, en cómo enfrentamos una emergencia sanitaria”, dijo el ministro.

“Esta semana, en este contexto comunicamos el fallo de un nuevo concurso de centros y hoy tenemos nuevos actores, en regiones, en temáticas muy relevantes como salud, pero también en temas como inteligencia artificial. Esto da cuenta de que estamos poniendo la ciencia y la evidencia científica al centro del desarrollo del país y la toma de decisiones”, finalizó.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró la muestra de apoyo global demostrada en la Cumbre Mundial de Covid-19, organizada por el presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden, este pasado miércoles, pero pidió que "los compromisos se conviertan en acciones inmediatas para acabar con la pandemia de forma equitativa".
El miércoles 29 de septiembre a partir de las 19:00 se realizará este encuentro organizado por Pro Salud Chile, con el objetivo de conocer cómo operará este nuevo modelo de prescripción y cuáles son sus ventajas, tanto para la salud y seguridad de los pacientes, como para asegurar la trazabilidad