Un 93% de las personas con obesidad considera que debe ser una patología GES con un tratamiento integral, para acorta las brechas de acceso

El 34,4% de los chilenos y chilenas vive con obesidad, la cual, según datos de la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017 ha venido incrementándose en el tiempo, llegando a estar Chile entre los países de la OECD con mayores índices de Obesidad.

Con el propósito de entender cuales son los principales problemas de acceso a la atención que tienen los pacientes con obesidad en el sistema de salud, Lenz Consultores, solicitó a IPSOS que aplicara una encuesta de salud a pacientes con obesidad, diseñada con la participación de expertos en obesidad y salud pública.

El estudio arrojó que el 49% de las personas que viven con obesidad indican que ningún profesional de la salud les ha ofrecido tratamiento. El problema de acceso a tratamiento es más grave en grupos más vulnerables, ya que un 68% de las personas en nivel socioeconómico D/E indica que ningún profesional de la salud les ha ofrecido tratamiento, en contraste con un menor porcentaje (34%) de personas sin indicación de tratamiento en el segmento ABC1.

Un comportamiento similar se observa entre beneficiarios del sistema público y privado: Un 67% de las personas afiliadas al sistema ISAPRE declaran haber recibido el ofrecimiento de tratamientos para bajar de peso por parte de un profesional de la salud, en contraste con los beneficiarios del FONASA (45%).

A la mitad de pacientes con obesidad que se les ofreció tratamiento, señalan que estos son básicos en Chile: un 83% señala dietas y/o ejercicios como el tipo de tratamiento que le ofrecieron. Los tratamientos médicos son menos frecuentes: “Medicamentos exclusivamente prescritos para diabetes o resistencia a la insulina” (30%), “medicamentos exclusivamente prescritos para reducir peso” (23%) y cirugía  (11%).

Un tercio de los pacientes señalan como principales dificultades para seguir las indicaciones para bajar de peso el que “No pude financiar la dieta…” (33%). Otra de las razones esbozadas fueron: “No pude seguir las indicaciones de ejercicio” (27%), “Sentía que no tenía resultados…” (26%) y “No pude financiar el tratamiento” (25%). En general, el financiamiento se origina como una causa importante para continuar la dieta, el tratamiento o pagar a los profesionales.

Otra temática recurrente dentro de los consultados es su opinión general sobre obesidad. La gran mayoría de los entrevistados considera la obesidad como un problema (89%). Esta opinión es significativamente más alta en el caso de las mujeres (91% versus 86% en caso de los hombres).

Consistentemente con las brechas de acceso reportadas, un 86% siente que el sistema de salud no lo ha apoyado o lo ha apoyado poco en el manejo de su obesidad o disminución de peso. Por contrapartida, solamente un 11% se ha sentido apoyado por el sistema de salud.

Los pacientes son críticos con la atención recibida por el sistema de salud para manejar su enfermedad crónica. Respecto de la atención entregada, un 71% de las personas que viven con obesidad declaran que el tiempo de atención o lo que dura una consulta médica o profesional, no es suficiente para ayudarle a cambiar sus hábitos de alimentación o estilo de vida. Así mismo, un 56% de los encuestados que han seguido un tratamiento para la obesidad, reportaron que el tratamiento que indicó su médico no se ajusta o adecúa a sus problemas.

Incluso un 36% se ha sentido discriminado en su experiencia con profesionales de salud debido a su obesidad. Este sentimiento es significativamente más alto entre las mujeres donde esta cifra alcanza un 45%.

En este sentido, el 93% de las personas con obesidad piensan que esta enfermedad crónica debería ser abordada por el GES. Rony Lenz, Investigador principal del Estudio y Director de Postgrado del ISPAB UNAB señala: “El hecho de que la mayoría de los pacientes demanden que la obesidad debiera ser una patología del GES es porque ven que actualmente no están siendo atendidos por el sistema de salud, público y privado, y ven en el GES un camino para cerrar sus brechas de acceso a la atención. No es lógico invertir en controlar la diabetes o la hipertensión, y desatender la obesidad que es la patología de base”.

“Los datos de este estudio muestran que la obesidad es una enfermedad difícil de combatir con las herramientas que actualmente tiene la población. El porcentaje de éxito en la tarea de bajar de peso es muy bajo, según lo declarado por los propios entrevistados, lo que demuestra la necesidad de abordar esta tarea de una manera mucho más integral y desde una política pública en salud que se haga cargo del problema”, indica Miguel Pinto, Subgerente de estudios públicos de Ipsos.

“Hay una genética que determina alrededor del 70% del peso corporal y solo un 15-20% es modificable por alimentación y ejercicio, por ello el apoyo de un equipo multidisciplinario es fundamental para dar un tratamiento integral, adecuado y realista para lograr las mejoras que se buscan. Por ello la obesidad relacionada a situaciones médicas como patologías metabólicas: diabetes mellitus 2 descompensadas, esteatosis hepática, patologías osteoarticulares invalidantes, entre otras) y contextos específicos que requieren de una intervención médica, debe ser con un enfoque multidisciplinario, puesto que el manejo debe intentar cubrir la multicausalidad de la entidad clínica. Para ello se necesita de un equipo especializado en lograr estos objetivos compuesto por médicos, nutriólogos, nutricionistas, psicólogos, kinesiólogos; que comprendan que el peso no es el objetivo central, sino el resultado de una serie de intervenciones avaladas por la evidencia médica. No se trata de fijar un peso “meta”, en el cual no importan los medios que se utilicen para llegar a ello, no se trata de maltratar al paciente haciéndolo sentir el responsable de su condición, tampoco es aceptable indicar “dietas” paupérrimas que precipiten a los pacientes a trastornos de la conducta alimentaria, tampoco se puede indicar cualquier tipo de actividad física, que incluso pudiese provocar lesiones al paciente”, explica la Dra. Daniela Meza, médico nutricionista, Centro Alma Fundación Arturo López Pérez.

Otros aspectos relevantes es que entre los entrevistados que no recibieron un tratamiento, un 67% piensa que algún médico debió dar una alerta sobre las posibilidades de tratamiento, este porcentaje se eleva a 74% en el caso de las mujeres. De este grupo, un 93% ha intentado bajar de peso por iniciativa propia sin ayuda profesional.

Respecto al tiempo tratando de bajar de peso, un 41% lo intentó por menos de 6 meses, un 25% entre 6 meses y un año, un 20% entre uno y 5 años, y un 14% 5 años o más.

Entre quienes han intentado bajar de peso por iniciativa propia, un 38% considera que “logró bajar los kilos que quería, pero que volvió a ganarlos”, un 33% señala que “logró bajar kilos, pero menos de lo que se había propuesto”. Dentro de este grupo, un 37% no gastó dinero y un 36% gastó 30 mil pesos o menos. En general, la mayoría piensa que si hubiera sido apoyado por un profesional, habría tenido mejores resultados (70%).

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró la muestra de apoyo global demostrada en la Cumbre Mundial de Covid-19, organizada por el presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden, este pasado miércoles, pero pidió que "los compromisos se conviertan en acciones inmediatas para acabar con la pandemia de forma equitativa".
El miércoles 29 de septiembre a partir de las 19:00 se realizará este encuentro organizado por Pro Salud Chile, con el objetivo de conocer cómo operará este nuevo modelo de prescripción y cuáles son sus ventajas, tanto para la salud y seguridad de los pacientes, como para asegurar la trazabilidad