El rol de la Atención Primaria en la atención de pacientes con Covid-19 prolongado

Durante los últimos meses, los servicios de salud han sido cruciales para el control de la pandemia en el país, teniendo que adaptarse a las nuevas necesidades sanitarias de la población. Como es el caso de la rehabilitación a personas con sintomatología prolongada más allá de lo normal.

Los sistemas de salud se han alineado para enfrentar la emergencia sanitaria y si bien, se infiere que el proceso de vacunación a ayudado a disminuir los casos y, con ello, el sistema sanitario se ha aliviado levemente, las secuelas del Covid-19 prolongado es un desafío que se debe enfrentar.

En esa línea, durante junio las autoridades sanitarias anunciaron la inyección de 2 mil millones de dólares extraordinarios para fortalecer a la red de salud en el combate contra la pandemia, e implementar un programa de rehabilitación de enfermos Covid-19, entre otras destinaciones del presupuesto.

Para la académica del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la Universidad de Chile, Dra. Mónica Nivelo, es importante que este programa de rehabilitación no tenga un límite de tiempo, ya que, hay que adaptarse a esta nueva realidad con Covid-19 en el cotidiano, requiriendo nuevas atenciones de salud asociadas a la sintomatología de la enfermedad.

“Habrá que hacer una nueva programación, tanto al sistema de salud como en concreto a lo que hacemos en la atención primaria, porque lo que sabemos sobre el Covid-19 va evolucionado, y quizás en un año más vamos a estar completamente abocados a este trabajo, entonces hay que programarse con las atenciones, calcular cuántos profesionales se van a requerir para dar atención, y también, todo el recurso material y espacio necesario” agregó la Dra. Nivelo.

De acuerdo con la experiencia que se ha ido obteniendo de los dispositivos de Atención Primaria, respecto de la rehabilitación de personas con “Covid prolongado”, como se conoce al estado de mantener síntomas más allá de lo que dura normalmente la enfermedad, es que ha significado una mayor necesidad de personal capacitado para estas funciones. Las áreas de la kinesiología, la terapia ocupacional y la fonoaudiología lideran estos servicios, trabajando por disminuir los síntomas a través de diversas estrategias.

Para la kinesióloga y referente del programa comunal de rehabilitación integral de Recoleta, Daniela Durán, este trabajo se ha intensificado a medida que avanza la enfermedad en el país, y lo que se busca es coordinar a la red de dispositivos de Atención Primaria, para poder abordar a los usuarios de toda la comuna que requieran de este servicio. Actualmente, cuentan con un presupuesto delimitado para unos meses, otorgado por el programa ministerial.

“Lo que hemos hecho a nivel comunal es un abordaje a los pacientes post-covid mediante la vinculación con salas respiratorias habilitadas en la red. Además, el equipo de trazabilidad nos permite generar flujos de derivación en donde se utilizan distintos criterios para derivar en cada una de estas salas”, agregó Durán.

Pese a que el presupuesto para este programa municipal sólo está garantizado hasta septiembre, existen intenciones desde los servicios locales, para darle permanencia a este tipo de estrategias que van en la línea de mejorar la salud de la población.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) añadió la duración del sueño a su lista de verificación de salud cardiovascular. Esto es parte del cuestionario "Life's Essential 8" (Los ocho esenciales de la vida) que mide ocho áreas clave para determinar la salud cardiovascular de una persona.
Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19. Estudio desarrollado por ACHS y el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales reveló que el 70% de los personas siente temor a ser víctima de la delincuencia, en contraste con un 25% de quienes tienen miedo a contagiarse por Covid-19.